Saturday 25 de February de 2017

Mi delito… luchar por mis hijos

Ivonne Nava García      18 Feb 2017 23:47:35

Los matrimonios que se separan muchas veces provocan graves sufrimientos en sus hijos.

Cegados por su tristeza y deseo de vengarse de la expareja, alguno -ya sea el papá o la mamá- manipula a sus hijos en contra del otro; a esto se le llama “alienación parental”.

En esta historia, se narra el calvario que sufrió una mujer, al vivir y sentir el odio infundado y manipulado en sus dos hijos menores de edad.

Los pequeños fueron envenenados con historias y circunstancias inventadas por su padre, menoscabando completamente su inocencia y dejando un daño difícilmente reparable en el desarrollo psico-afectivo de sus propios hijos.

Abandonó el hogar
Presenté una denuncia por violencia intrafamiliar; desde el inicio, mi relación con ese hombre fue muy conflictiva.

Él presentaba conductas extrañas. Nunca conocí a la familia de él.

Las cosas cada vez fueron de mal en peor. Estando casados el manipulaba a mis hijos para que me odiaran. La vida era un infierno; mi hijo mayor llegó a golpearme: me lanzaba objetos y me vi en la necesidad de huir y abandonar el domicilio conyugal.

Fuera de la casa me sentí liberada, pero siempre me preocuparon los niños y siempre luché para que ellos estuvieran conmigo.

Él empezó diciéndole a la niña que yo era mala, que siempre le pegaba, que le jalaba el cabello, que la pellizcaba cuando era bebé… cosas que no eran ciertas.

Llegó demasiado lejos
Mi verdadero sufrimiento empezó al escuchar a mi hijo narrando toda una serie de atrocidades que su padre le hizo creer que yo hacía.

Mi hijo tuvo que padecer muchas cosas que su inocencia no comprendía. ¿Cómo es posible que ese hombre llegara tan lejos y fuera capaz de hacer tanto daño?

Recuerdo cómo mi hijo, con esa manera obsesiva, narraba de forma extremadamente detallada cada lugar, cada cámara, cada posición… Ese hombre hizo que mi hijo creyera que había sido testigo presencial, a través de cámaras de circuito cerrado de televisión, de mis supuestos encuentros con un amante.

Ese hombre no tiene idea del daño tan grande que ha causado.

Cada vez que yo trataba de rescatar a mis hijos, él llegaba con la policía para llevárselos; mi hija me extrañaba, yo lo sé: ella me lo decía. Mi hijo, siempre vestido como un adulto, le robó su infancia y todo por sus celos, por su inseguridad.

Grave daño
Esta situación ha causado mucho dolor, mucho odio y resentimiento, todas las terapias no bastan. El daño está hecho y todos estamos sufriendo las consecuencias.

Por fin los niños están conmigo. Él es un hombre enfermo para el que cualquier castigo nunca será suficiente para reparar todo el daño que nos causó.

Tenemos que volver a construir nuestras vidas, pero cómo borrar de la memoria de mis hijos todo lo que su padre les dijo y les hizo creer que era real. Mis hijos hoy están conmigo.

El relato del padre
El daño en contra de Dios y la sociedad es irreparable. Levanté un acta porque mi hijo presenció actos sexuales de mi esposa con su amante.

Ella se llevaba a mi hijo a la casa de su amante y mi hijo veía todo en los monitores. Ese hombre tenía cámaras de seguridad en toda la casa y a mi hijo lo encerraban en donde estaban los monitores.

Me siento humillado. Ya sé dónde está el gusano ese, ya lo localicé, ya localicé su tumba, voy a hacer que pague.

A mi hermano lo mataron. Fueron expertos: le hicieron dos incisiones diagonales en los ojos. Le metí los dedos en las cuencas de los ojos para ver si los tenía. Fui al anfiteatro a reconocerlo, lo torturaron.

A mi otro hermano lo mataron fingiendo un accidente automovilístico, todo para cobrar los seguros de vida; lo despedazaron a él y a su camioneta. No sabe cuánto daño siento por dentro. Voy a buscar a cuanta gente esté involucrada. Nosotros sabemos cómo despedazar a una persona a golpes.

La realidad
Este caso es una realidad que pareciera exagerada, pero algunas personas no tienen límites al tratar de ganar un proceso judicial.

Es tal el grado de manipulación que puede ejercer un padre dolido sobre sus hijos que obligan a ensayar y aprenderse de memoria lo que deben decir.

La menor de esta historia narraba un discurso que parecía un ensayo. Sus palabras eran “me trata mal”, “no quiero estar con ella” y “me pega”; pero al momento de narrarlo su estado anímico se mostraba completamente tranquilo.

Cuando la niña decía que quería a su mamá, su hermano intervenía –si se encontraba presente– en tono brusco haciendo callar a su hermanita de seis años de edad.

Al momento de valorar al menor, él tenía 8 años. Al comenzar a escuchar su relato, fue impactante para mí atender esa narración tan detallada de las supuestas relaciones sexuales de su madre con un hombre que no era su padre.

El menor utilizaba lenguaje corporal el cual, escribirlo para lograr una descripción, resultaría obsceno.

Sus palabras eran “la ponía así”, “se la metía así”, “le hacía así”, “ella gritaba así”… resultaban grotescas.

Me sorprendía cómo detallaba todo, desde la puerta de entrada con lujo de detalles mínimos, colores, supuesta ubicación de cámaras, placas de los vehículos en la cochera, marca de los mismos, color de las paredes, dimensiones, ubicación de cada habitación de la vivienda en donde supuestamente sucedieron los hechos.

La forma descriptiva y sumamente concisa delataba que el menor había sido influenciado; sin embargo, presentaba múltiples contradicciones si se le hacían preguntas expresas sobre los hechos denunciados.

Durante todo el proceso se obtuvo que al menor, su padre le hizo creer al mostrarle alguna película para adultos que una de las actrices era su mamá en tiempo real.

Ese hombre está preso. Los niños y su mamá están recibiendo terapia y radican actualmente en otro lugar.

Alienación parental*
La pregunta que surge es inmediata: ¿cómo puede uno de los padres hacer daño a los hijos, si probablemente sea lo que más quiere en esta vida?

Bastante gente no sabe resolver bien los conflictos de pareja y utiliza mucho a los niños; el proceso puede tener como detonante que uno de los padres rehaga su vida sentimental que abandone en una manera de “huir” el domicilio conyugal o, que el alienador sienta que ha perdido su lugar ante los hijos.

Entonces el progenitor alienador se marca como objetivo alejar a la expareja de sus hijos y empieza a influir en ellos.

Como consecuencia, los niños caen un conflicto de lealtades y no quieren dar la razón ni a uno ni a otro.

Aunque intentan hacer dos mundos, tienen un aguante que rápidamente revienta.

Al menor se le obliga a olvidar y a negar lo que ha vivido y, por otro lado, a aceptar las mentiras como ciertas, lo que separa al niño de la realidad.

Aunque esté acreditado con vídeos y testimonios, el niño ha borrado de su mente ciertas vivencias y, por el contrario, cuenta cosas como que le pegaba unas palizas horribles o entre tantas como las ya señaladas, aunque eso no haya existido jamás.

Para un niño lo que le dicen sus padres es la verdad.
 
*Retomado de El Síndrome de Alienación Parental (SAP), Richard Gardner, 1985, citado por: José Manuel Aguilar, psicólogo clínico y forense y autor del libro SAP. Síndrome de Alienación Parental.








Compartir:
Ivonne Nava García
Nacida en la capital, estudió Psicología en la Universidad Autónoma de Zacatecas y una especialidad en Psicología Jurídica. Su espíritu de buscar siempre la justicia la llevó a escribir las historias de las víctimas para reflexionar sobre el sentido humano de los casos en los que se administra (o no) la justicia.
azul.iv@hotmail.com
Artículos anteriores:
Mi delito... que me echaran a la calle
Mi delito... creerle
Mi delito... tener una aventura
Mi delito... ser de barrio
Mi delito... ser una adolescente



Lo más leído
Cómo y en qué horarios se verá el eclipse de este domingo
'El Bronco’ descarta que policías filtraran video de tiroteo
Los mexicanos debemos buscar la unidad: Torres
Irresponsable, actitud de sindicatos mineros: Fabiola Torres
Apoyan a deportistas de la capital
Christopher Sandoval se adueña de la Carrera Atlética 5k de la Tilapia
Dan luz verde a convenio entre el IEEZ y el INE
Capacitan a bibliotecarios en acceso a la información pública
Choca en diferentes ocasiones por conducir a alta velocidad
Localizan fosa con al menos tres cuerpos en Trancoso 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.90
Venta 20.4
€uro
Compra 21.03
Venta 21.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad