Saturday 21 de January de 2017

100 días de Pena

     14 Mar 2013 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Luego de poco más de 100 días, los cuales sirven de parámetro para evaluar el arranque del nuevo gobierno e identificar las políticas que habrá de implementar a lo largo de su sexenio, donde según palabras del propio Presidente, su objetivo es transformar al país y no sólo administrarlo; reconocemos nuestra amarga realidad. No hay nada nuevo que la historia no nos haya mostrado ya.
Después de una serie de acontecimientos políticos como las reformas presentadas ante el Poder Legislativo, la detención de Elba Esther, el arranque de programas sociales (muchos de ellos sin sustento ni dirección clara), que por lo visto sólo buscan sumarle adeptos y otorgarle legitimidad al presidencialismo de Enrique Peña; eso mismo nos  permite ser testigos del renacimiento de las antiguas formas de hacer política y ejercer el poder.
Esta nueva edición del presidencialismo, es bien conocida para los mexicanos y su vida política, aunque resulta novedosa para nuestra generación; a veces puede ser fácil confundirnos con las apariencias y la lealtad mediática, también resulta sencillo identificar formas y actitudes de autoritarismo, intolerancia, demagogía, cinismo, exigencia de lealtad y disciplina para el jefe y su partido político, todo enmarcado en una ideología retrograda  y de ambición por administrar y controlar plenamente el poder.
Lamentablemente para los zacatecanos estas actitudes no son exclusivas de los últimos 100 días, aunque al parecer si se han acentuado; ya que hemos sido testigos, hasta cierto punto indiferentes, de la demagogía y el cinismo practicado por el gobierno municipal y estatal, el cual se ha basado en el engaño y la simulación.
Para muestra: como vecino de la colonia Barros Sierra la semana pasada recibí la invitación para acompañar al alcalde Arnoldo Rodríguez a lo que sería el inicio de la repavimentación y bacheo de toda la colonia, acción que consideré positiva dado el gran deterioro de las calles (inclusive algunas todavía de terracería); ¿cuál fue la realidad?: sin la necesidad de haber asistido a dicho evento, me percaté por todos los medios locales de tal acontecimiento, que verdaderamente sirvió sólo para montar un escenario mediático que permitiera presentar al aspirante más sonado por parte del oficialismo para ser el próximo presidente municipal; puesto que hasta hoy, a excepción de una calle parcialmente repavimentada, nuestras realidad sigue siendo la misma: baches, terregales, basureros, zanjas que obstaculizan el tránsito, entre otras carencias de hace tiempo.
Esto sólo es un ejemplo del cual tengo constancia de manera personal y directa, pero esta es la actitud que domina en la forma de proceder de nuestros gobernantes y su partido. ¿Qué motivos tendrán los gobiernos priístas para intentar engañar a los ciudadanos? No encuentro otra respuesta más que la de conservar el poder a través de acciones perversas y demagógicas enmarcada en el show mediático (el circo y teatro característicos de los gobiernos de la segunda mitad del siglo 20).
Estoy seguro que estas prácticas son el quehacer diario de los gobiernos municipales, estatales y federales, acciones producto de la improvisación que sólo responden al interés electoral. Mismas que seguramente pasaran a la historia con más pena que gloria.

*Joven zacatecano
Twitter: @joshguardado




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.56
Venta 22.06
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad