Saturday 21 de January de 2017

28 de febrero 2013,un día que quedará marcado para la historia

     27 Feb 2013 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Durante estos días, posteriores al anuncio de Su Santidad Benedicto XVI, ha proliferado una cantidad de comentarios de todo tipo. Algunos con sustento teológico y filosófico, muy pocos por cierto. Otros, la mayoría, con seudoanálisis de motuo propio que no vienen ni de un estudio critico ni profundo, pero eso si con una convicción de tener la razón.
Me parece sorprendente y hasta irónico que muchas personas que enarbolan la bandera de un estado secular y laico, ahora resulta que son más papistas que el Papa y de repente se dicen analistas de religión, pero no de cualquiera, de la católica por supuesto.
Me llama la atención que en los diferentes medios de comunicación, sobre todo radio, televisión y prensa se le dedique espacios y tiempos antes insospechados y prohibidos a la Iglesia Católica para hablar sobre religión y más aún sobre un Papa y todo lo que conlleva a la fe católica. Me da gusto que se hable de este tema, pero me cuestiona, que por un lado quienes hablan son las mismas personas que así como hablan de un tema hablan de otro sin sustento, y por otro, quienes tienen el sustento y conocimiento para hablar no lo hacen o lo hacen muy poco.
Es una decisión muy personal de alguien que, seamos creyentes o no, es un referente moral para toda la humanidad y, para muchos, un padre y un papá grande en la fe y la moral. Somos testigos de un hecho que hace y hará historia en un mundo tan cambiante y desafiante por sus relativismos y secularismos.
Después de la sacudida inicial esperamos venga la serenidad y nuestra fe sea purificada y fortalecida. La renuncia del Papa está prevista como posibilidad y es normada en el Derecho Canónico: “si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero no que sea aceptada por nadie” (canon 332.2). Esto no había sucedido en más de 20 generaciones; por eso nos ha sorprendido y suscita tantas preguntas.
La decisión del Papa Benedicto XVI ha sido preparada en la intimidad de la conciencia por la oración constantemente profunda y por un gran amor a la Iglesia. "He llegado a la certeza", nos ha dicho el Santo Padre en su mensaje del lunes pasado y lo ha repetido en la audiencia general del Miércoles de Ceniza. Esto debe dejarnos tranquilos y confiados. No faltarán voces que provoquen miedos y dudas: qué va a pasar si hay dos Papas, las interferencias en el gobierno de la Iglesia, las presiones para la renuncia del Papa y muchas más que, seguramente, darán material para hacer novelas y tratar de vender libros.
La unidad de la Iglesia es obra del Espíritu Santo. Cada persona debe responder con prontitud al llamado que ha recibido y cumplir su misión con todas sus fuerzas. Cuando éstas disminuyen o se agotan, debe ser normal retirarse y dejar que el Espíritu Santo haga lo suyo. "He decidido renunciar al ministerio que el Señor me ha confiado el 19 de abril de 2005. He hecho esto en plena libertad por el bien de la Iglesia" Benedicto XVI.

padrefelix98@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad