Tuesday 17 de January de 2017

30 de abril

El destino y la calidad de vida que les tocará vivir a nuestros niños depende de lo que estamos construyendo ahora

     29 Apr 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Hace un año, la fecha servía para reflexionar sobre las incongruencias de nuestro diario vivir, el hecho de programar actividades para celebrar el “Día del Niño” cuando simultáneamente somos responsables de construir  una sociedad cada vez más descompuesta, da cuenta de ello.
Fue el 20 de noviembre de 1959, cuando la Asamblea General de la ONU en la reunión celebrada en Ginebra, Suiza, a la par de reafirmar los derechos de los niños universalmente, decidió celebrar el Día del Niño, entonces se fijo como fecha para la celebración mundial el día 20 de noviembre, posterior a ello cada país ha elegido un día especial para festejar a los pequeños.
México eligió el 30 de abril como día para festejar a sus niños y niñas, instituyéndolo desde 1924 el Presidente Álvaro Obregón y el Ministro de Educación Pública José Vasconcelos.
Desde entonces, instituciones públicas y privadas, así como en las familias se organizan grandes festejos, los medios de comunicación aluden constantemente al día en que hay que festejar a los niños, las empresas televisivas hacen programaciones especiales para celebrar a los pequeños y en sus transmisiones insertan constantes anuncios de juguetes y accesorios que estamos obligados a comprar si queremos hacer felices a los reyes de la casa.
Todas estas acciones están llenas de incongruencias, pues los medios masivos de comunicación pueden hacer una transmisión especial por el día del niño, “maratones” de películas, caricaturas, etc., sin cuidar siquiera el contenido o mensaje de dichos programas, insertar en cada corte mensajes fortaleciendo valores y en otro canal transmitir los denominados talk Show, programas que contradicen por completo su campaña a favor de los valores y que ofenden la inteligencia de los mexicanos.
La incongruencia se completa cuando los padres no supervisamos lo que están viendo nuestros hijos, se trata de mantenerlos entretenidos con la “caja mágica” para que no interrumpan nuestros quehaceres, les hablamos de las consecuencias de no estudiar, de los peligros en las calles y decidimos que estén en casa frente a una consola de videojuegos “matando alienígenas o sabiéndose el héroe de la calle que mata a cuanto se encuentra por el camino”, entonces, ¿realmente nos preocupa su futuro?, no olvidemos que éste dependerá de lo que están viviendo ahora.
El destino y la calidad de vida que les tocará vivir a nuestros niños depende de lo que estamos construyendo ahora, no se trata solo de preocuparnos, sino de ocuparnos por ofrecerles un mundo más sano, sin violencia de ningún tipo, y para ello nuestra tarea es mantener una estrecha relación con nuestra hijos.
Dediquémosles todo el tiempo posible, su desarrollo y calidad de vida es responsabilidad nuestra, festejemos a nuestros niños mañana y siempre ocupándonos de su sentir, de sus preocupaciones, de sus inquietudes, interesémonos en sus cosas, atendamos sus necesidades, la “caja mágica” no lo hará por nosotros.
Brindemos a nuestros niños felicidad todos los días!

*Docente-investigadora
de la UAZ




Lo más leído
Encuentran a un hombre sin vida en Zóquite
Sondeo: Jóvenes opinan que estarán peor después de Trump 
Chocan sobre avenida Varela Rico
Turquía captura al agresor del club de Estambul 
La primera ministra Theresa May da detalles del Brexit 
Moreno Valle deja la gobernatura para buscar la candidatura a la presidencia
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.54
Venta 22.04
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad