Wednesday 18 de January de 2017

A Eugenio Mercado con cariño y respeto

     20 May 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Desde el domingo que tuve conocimiento de que Eugenio Mercado Sánchez había fallecido, la tristeza no me ha abandonado ni de noche, ni de día. Estoy triste porque Eugenio era una persona entrañable. Recuerdo su sonrisa, su amabilidad, su profesionalismo, su timidez.
Como colaboradora de Imagen sólo tengo bellos recuerdos de él: su apoyo permanente, su generosidad,  su respeto al pensamiento libre. Estoy segura que el mundo no sólo ha perdido a una buena persona, sino además a un defensor inalterable de la libertad de expresión en el más amplio sentido de la palabra. Cualidades ambas tan necesarias en nuestro país y en esta sociedad utilitaria y fría.
Estoy triste también por el dolor que embarga a su familia; entre ellos, a quienes conozco desde hace no pocos años: a Patricia, a Susana, a Luis Enrique, sobre todo a mi querida amiga Gema. Dar el pésame, sin embargo, me resulta muy difícil porque en estos momentos las palabras sobran, sólo el cariño sempiterno puede abrirse paso entre el silencio solidario, como un acompañante sigiloso y fraternal.
Acaso, como una forma de consuelo, desea uno imaginar que la memoria es una especie de don divino, lo más cercano que tenemos los seres humanos de destruir el tiempo y la separación definitiva. Así, la bendita memoria hace posible que quien deja la tierra antes que nosotros jamás se vaya del todo, porque su recuerdo nos acompañará hasta el día de nuestra propia partida.
Desde hace varios años pienso que el ajetreo de la vida cotidiana suele llenar de polvo los recuerdos más antiguos que nos vinculan a nuestros seres queridos, mas, cuando se detiene el reloj de uno de ellos, aquellas vivencias cobran color y nitidez; pasan a formar parte de nuestro presente porque no hay tiempo ni espacio que las limite. Es sólo entonces cuando la sonrisa vuelve y la comunión se estrecha.
Cuando murieron mis padres y mi hermano, en el transcurso de seis años, una y otra vez recordé –acaso porque no tenía forma de dar palabra a mi aflicción- una parte de un poema del escritor español Miguel Hernández, llamado “Elegía”. Allí, al hablar al amigo fallecido, el poeta le dice: “Volverás a mi huerto y a mi higuera, por los altos andamios de la flores, pajareará tu alma colmenera […]. A las aladas almas de las rosas, del almendro de nata te requiero, que tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero”.
Querido Eugenio, tú ya estás en el valle donde los hombres buenos descansan en paz. Espero que tu familia encuentre consuelo en estos momentos tan aciagos.
.
**Miembro del Sistema Nacional de Investigadores.




Lo más leído
Estudiante dispara a compañeros y maestra en colegio de Nuevo León
Autor de tiroteo en colegio de Monterrey padecía depresión
Dejo gubernatura y busco candidatura al 100: Moreno Valle
Confirman elenco para la Feria de Carnaval Río Grande 2017
Fallece don Raúl Muñoz Popoca, destacado fresnillense
Bad Bull Rodeo premia a lo mejor de su Tour 2016
Muere estudiante que disparó en colegio de Monterrey
Zacatecas estará presente en la Espartaqueada 2017
Comisión de Salud exige informe sobre quimioterapias falsas
Pesa nueva acusación contra Rodrigo Medina por incremento patrimonial
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.77
Venta 22.27
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad