Saturday 21 de January de 2017

ACTA: contra la libertad de internet

     13 Jul 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:
El ACTA se convirtió en un  tema de rechazo social. (Foto: Cortesía)
El ACTA se convirtió en un tema de rechazo social. (Foto: Cortesía)

El gobierno federal a través del embajador de México en Japón, Claude Heller, firmó el pasado 11 de julio la llamada Anti-Counterfeiting Trade Agreement (ACTA) o Acuerdo Comercial contra la Falsificación. Dicho acuerdo es promovido desde hace tres años por la administración de Estados Unidos y un centenar de empresas, en su mayoría dedicadas a la producción de videos, películas y éxitos musicales.
Entre otros países que han firmado el acuerdo se encuentran Australia, Canadá, Japón, Corea del Sur, Marruecos, Nueva Zelanda y Singapur.
En los últimos meses el ACTA se convirtió en un tema de rechazo social por parte de miles de cibernautas, organizaciones civiles, especialistas y académicos de todo el mundo. Fue tal el grado de inconformidad social que la Unión Europea decidió rechazar la aprobación del ACTA el pasado 4 de julio, cuando el parlamento votó en contra de su aplicación.
¿Por qué ha sido condenado el acuerdo por parte de la sociedad en red? Principalmente porque el ACTA criminaliza la actividad de los cibernautas que descarguen, trasmitan o almacenen documentos que hayan sido registrados como propiedad privada por empresas.
Esto incluye la propiedad intelectual, las marcas, el desarrollo de innovaciones en la red, los medicamentos y todos los archivos digitales como libros, videos o películas que los usuarios difundan por la red sin antes haberlos comprado.
¿Cómo afecta el ACTA a los mexicanos? Para explicarlo en términos sencillos, el acuerdo firmado por el gobierno federal y cuya vigencia dependerá de la ratificación del Senado de la República, considera que todo aquello que circula en internet como ideas, productos, marcas y cualquier artefacto registrado como propiedad privada por algún particular, empresa u organismo, no puede ser compartido por los internautas. Los usuarios ya no podrán compartir un video en su perfil de Facebook si antes no lo compraron.
El ACTA establece que los ciudadanos que tienen derecho a compartir archivos protegidos son aquellos que previamente pagaron por su uso.
Por lo tanto toda aquella persona que descargue un video de una cantante cuya empresa lo tiene registrado, o bien copie una página de un libro, cuyos derechos de propiedad son de una reconocida casa editora, estará cometiendo un delito de piratería.
En caso de que el Senado ratifique el ACTA, en México será considerado un delito descargar, almacenar o transmitir por internet archivos protegidos por la propiedad privada. El acuerdo otorga derecho a las empresas multinacionales y principalmente a la industria del entretenimiento, para entablar demandas contra los ciudadanos a través de tribunales mexicanos.
Por si esto fuera poco, el ACTA dará la facultad a órganos judiciales para que inspeccionen servidores propiedad de los usuarios para encontrar todo tipo de archivos “protegidos” y almacenados por los cibernautas.
El gobierno podrá eliminar de la red enlaces que hayan sido colocados por los usuarios para la descarga de terceros y que sean considerados “ilegales”.
Atendiendo las demandas de las corporaciones económicas, el gobierno federal podrá solicitar a las empresas que otorgan el servicio de la red (Internet Service Provider) la vigilancia de contenidos que comparten los cibernautas y en caso de que no hayan sido comprados, por ejemplo la distribución gratuita de un manual para aprender inglés, se investigue quién fue el usuario que lo difundió.
Los mexicanos que violen los contenidos del ACTA podrán recibir sanciones del gobierno federal, las cuales pueden ser la suspensión de páginas de internet, multas económicas y hasta la cárcel, todo dependiendo del daño que hayan ocasionado a las compañías demandantes por compartir archivos digitales en la comunidad red.
La firma del ACTA representa un peligro para el ciberespacio. Bajo el pretexto de proteger la economía de empresas multinacionales, el gobierno pone en riesgo la libertad de los cibernautas y criminaliza los contenidos que compartan o descarguen.
La regulación es sin duda un atentado contra la autonomía, la neutralidad y el canal de mayor libertad comunicativa que tiene la humanidad hoy en día.
Esperemos que el ACTA no sea ratificada por el Senado y que por encima del intento de control se privilegie el conocimiento abierto que existe en internet.

*Autor del libro “Zacatecas y la Sociedad Internet”




Lo más leído
Hallan una camioneta incendiada y con restos humanos en bolsas 
Participan militares en talleres de nuevas masculinidades 
Trump mantiene su proteccionismo; EU saldrá del TLCAN si no le favorece
Asegura la Profepa ejemplares de loro en Tabasco 
Debajo del uniforme hay un ser humano: Tenorio Raudales
Millones de mujeres marchan en todo el mundo contra Donald Trump
Niega nepotismo la regidora de Río Grande, María Teresa Rodríguez 
Aprueba el Issstezac 87 nuevas pensiones 
 Se reúne Judit Guerrero con "hormiguitas"
Capturan a un hombre en posesión de un arma tras herir a otro 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad