Tuesday 24 de January de 2017

¿Adiós a las Juanitas?

     11 Jan 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El término Juanitas se acuñó para designar a las ocho diputadas que pidieron licencia el primer día de sesiones de la 61 Legislatura del Congreso de la Unión, para ceder su lugar a varones que habían sido sus suplentes en las fórmulas de candidaturas;  se utilizó en alusión a Rafael Acosta Juanito, candidato a jefe delegacional de Iztapalapa que prometió renunciar para que Clara Brugada tomara las riendas de la demarcación.
Con asombro e indignación atestiguamos no sólo la renuncia de estas legisladoras, sino de otras, que sumaron un total de 13 mujeres que tras obtener el triunfo cedieron sus lugares a familiares o líderes políticos, para que los varones ejercieran el cargo.
Surgen como una práctica política para simular el cumplimiento de la normatividad electoral, que obliga el registro de un porcentaje de candidaturas del género femenino, la llamada “cuota de género” para garantizar el acceso de las mujeres al ejercicio de los cargos públicos de elección popular.
Sin embargo, los partidos han recurrido a dos vías para simular su cumplimiento: registrar mujeres en calidad de propietarias para su posterior renuncia y ceder el ejercicio del cargo a un varón (Juanitas) y justificar la excepción en la aplicación de la cuota en aquellos casos que la candidatura surge de un proceso de selección interno de carácter democrático; en este, el razonamiento es que no se puede obligar a la militancia a seleccionar forzosamente a una mujer como candidata porque altera el derecho de elección de las personas integrantes o simpatizantes de un instituto político.
De cara al proceso electoral 2012, el Instituto Federal Electoral (IFE) aprobó los criterios para registro de candidaturas y estableció que los partidos “procurarían” registrar candidaturas en las que la persona propietaria y suplente fuera del mismo género para evitar las Juanitas, y aclaró cuáles son los procedimientos internos de selección de candidaturas considerados como “democráticos” a efecto de exceptuar la “cuota de género”.
Inconforme, un grupo de mujeres intelectuales y líderes políticas promovió diversos juicios de protección de los derechos político-electorales para llamar al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJE) al análisis del alcance del derecho humano de las mujeres de participar de manera efectiva en los procesos electorales.
Así, el pasado noviembre el TEPJF resolvió y ordenó la expulsión de aquella parte de los criterios que señalaba que habría de entenderse por procedimiento democrático aquel en el que la elección de candidaturas se realizara de forma directa por la militancia del partido o por la ciudadanía, o de forma indirecta mediante una convención o asamblea de delgados.  
Igualmente, ordenó que cuando se eligiera a las candidaturas de mayoría relativa aún en un proceso democrático se deberán presentar como mínimo 120 y 26 candidaturas propietarios de un mismo género a diputados y senadores; se señalará que en los casos de candidaturas de representación proporcional las listas deberán integrarse en segmentos de cinco candidaturas, en cada uno dos candidaturas de género distinto, de manera alternada; y en caso de las candidaturas que integran el mínimo de 40% de un género, integrarse por personas del mismo sexo.
Respecto a esto último, el magistrado Flavio Galván presentó voto con reserva, pues estima que obligar a candidaturas del mismo género va más allá de las obligaciones de los partidos. El magistrado Manuel González Oropeza presentó un voto concurrente, en el que disintió en relación a que la cuota de género 60-40% debe aplicarse a las candidaturas de mayoría relativa y de representación proporcional, señala que dicha cuota debería aplicarse a la totalidad de las candidaturas.
Sin embargo, a petición del Partido Acción Nacional, que celebrará procesos de selección interna para la mayoría de sus candidaturas, el IFE solicitó al TEPJF que aclare la sentencia en lo que se refiere a los procesos de selección interna de carácter democrático y la excepción a la cuota de género en las candidaturas de mayoría relativa surgidas de estos procesos.
En Zacatecas, en una reforma electoral de avanzada, mediante el decreto 359 de la 59 Legislatura, se obligó a los partidos al registro de las candidaturas mediante fórmulas de propietario y suplente del mismo género para evitar a las Juanitas; asimismo, en las sustituciones que realicen deben respetar el principio de equidad y alternancia.
Se avanzó en la segmentación de las candidaturas en las planillas para ayuntamientos, las fórmulas serán incorporadas de manera alterna tomando como referencia el género de las personas que encabezan la planilla.
Así, actualmente se encuentran en el ejercicio de cargos en ayuntamientos 39 mujeres como síndicos y 322 regidoras.
Habrá que dar seguimiento a la aclaración de sentencia solicitada.
Por lo pronto, saludemos la decisión de nuestro máximo órgano jurisdiccional en materia electoral que privilegió los principios constitucionales, tratados internacionales y derechos humanos de las mujeres que incluyen el derecho a ser votadas en forma equitativa con respecto a los varones.
 

soto@itesm.mx




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.38
Venta 21.88
€uro
Compra 22.92
Venta 23.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad