Monday 23 de January de 2017

Adiós al oráculo

     1 Jun 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Lo acontecido en las últimas semanas en México, con relación a la próxima contienda electoral y su vinculación con el movimiento estudiantil, las encuestas y los medios de comunicación,  tiene mucha tela de dónde cortar.
Desde la perspectiva del análisis social, quizá lo más sorprendente es la rapidez con que suceden las cosas, lo cual tiene como consecuencia inevitable que los comentarios elaborados por los columnistas de prensa aparezcan como añejos.
Por ejemplo, ayer jueves, Sergio Sarmiento, vinculado a TV Azteca, expresaba: “En estos tiempos políticos cada vez que cito una encuesta electoral en un artículo o en una red social me llevo una buena dosis de mentadas de madre. ¿Quién cree en las encuestas?, me dicen. Todas están cuchareadas, manipuladas o abiertamente compradas. Todos sabemos que nadie va a votar por Enrique Peña Nieto. ¿A quién quieren engañar las encuestadoras y los medios?”
En el artículo, aparecido en Reforma, el columnista sostenía que todas las encuestas mostraban una ventaja considerable de Enrique Peña Nieto sobre sus rivales, cuyo margen variaba de 10 a 20 puntos.
Sin embargo, ese mismo día el periódico Reforma publicó una encuesta donde la diferencia entre el puntero del PRI y Andrés López Obrador era sólo de 4 puntos (38 y 34, respectivamente). Así, al menos en este caso, la nota de Sarmiento resultó obsoleta.
Quizá el problema de fondo de muchos comentaristas es que han convertido esta herramienta en oráculo, generando malestar en la población mejor preparada académicamente, como se puede constatar en los reclamos de los jóvenes que integran el movimiento Yo Soy 132.
Es decir, el inconveniente no estriba en la incapacidad de la población para aceptar las tendencias (muy volátiles, por cierto), sino en los mismos columnistas que han modificado el fin de un instrumento analítico para trocarlo en profecía (destino), ya sea por interés o ignorancia.  
En realidad, resulta absurdo suponer que las expresiones colectivas de la sociedad civil no tienen repercusiones en los sondeos de opinión, sobre todo cuando, como en este caso, las movilizaciones estudiantiles han acaparado la atención nacional, han removido el moho adherido a las inercias políticas y motivado a la población a asumir la libertad ciudadana.
En este contexto, el más patético de los políticos es José Emilio González del Partido Verde, quien ha declarado que es hora de que estos ninis (léase jóvenes universitarios), “hagan algo por el país. Que hagan algo productivo para ellos. Que se dediquen a trabajar”. No sólo se ha mordido la lengua; en la cruz está llevando la penitencia: en las salas cinematográficas ahora se rechifla cada vez que aparece la publicidad de su partido político. Ya era hora.

*Miembro del Sistema
Nacional de Investigadores
 




Lo más leído
Choca de lleno un Caribe contra un autobús  
Se queda Chicharito sin novia y boda 
Reitera Tello la importancia de valorar al Cobaez; hay que ir al fondo, dice 
'Split' supera expectativas y es la cinta más taquillera
Filtran citatorio que la PGJ emite a Luis Miguel
Tienen nuevo plazo los comerciantes del Arroyo de la Plata
Jalisco pide ser sede de la ON para albergar a los deportes de conjunto
10 beneficios de cantar  
Satélite en HD muestra primeras imágenes de la Tierra 
Le niegan el permiso para salir con amigos y se quita la vida en casa
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.38
Venta 21.88
€uro
Compra 22.92
Venta 23.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad