Thursday 19 de January de 2017

Al llegar a su 83 aniversario el PRI busca no perder otra vez

El tricolor conmemora 83 años de su fundación

     4 Mar 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:
  • El partido perdió la gubernatura del estado en 1998, ante Ricardo Monreal, y en 2004 con Amalia García. (IMAGEN) El partido perdió la gubernatura del estado en 1998, ante Ricardo Monreal, y en 2004 con Amalia García. (IMAGEN)
Imagen de


Corrupción, excesos, falta de estrategia en el gobierno y en consecuencia carencia de resultados, fueron sólo algunos de los elementos que contribuyeron a la derrota del PRI en el gobierno de Zacatecas en 1998, frente al expriísta Ricardo Monreal.
Paradójicamente fueron las mismas causas que le permitieron recuperar el poder en 2010 abanderados por un experredista, Miguel Alonso Reyes, luego de los malos resultados del sol azteca en la administración estatal.
Frente a esta realidad, los priístas llegan a una conclusión: “Quien gana, no lo gana todo y quien pierde, no pierde para siempre”.
Son conscientes de que si ya perdieron el poder una vez, la experiencia se puede repetir, pues el mayor problema sigue siendo la falta de desarrollo económico que requiere el estado, por lo que los beneficios siguen sin llegar a las mesas y a los bolsillos de los zacatecanos.
Aseguran que los errores que se cometieron no correspondieron ni al partido ni a sus estrategias, sino a las personas y que esto no es privativo de un instituto político, pues la alternancia demostró que un gobierno no sólo puede ser malo… “puede ser peor”.

La ruptura interna
Fundado en 1929, el PRI conmemora este día su aniversario número 83.
En Zacatecas el partido gozó del poder absoluto en la gubernatura, alcaldías y el Congreso local hasta 1998, aunque ya desde 1995, en las elecciones intermedias, el gobierno permitió la alternancia política y reconoció el triunfo de la oposición en algunos municipios, además de ceder espacios en la Legislatura.
Para el actual dirigente del PRI en Zacatecas, Juan Carlos Lozano Martínez, la experiencia electoral de 1995 fue frustrante, pues aunque ganó la presidencia municipal en Tabasco, tuvo que renunciar para ceder el espacio al PAN.
Asegura que el hecho fue producto de una negociación que realizó el entonces gobernador Arturo Romo, a quien acusó no sólo haber encabezado un “pésimo gobierno”, sino de alejarse de los intereses de la ciudadanía, lo que también contribuyó a la derrota de 1998.
Según José Olvera Acevedo, actual diputado local y candidato del PRI a la gubernatura en 1998, otros elementos que se sumaron a la derrota fue la fractura interna que se provocó desde la Presidencia de la República.
Reconoce que Ricardo Monreal estaba mejor posicionado que él, pues tenía al menos tres años trabajando su candidatura, pero Ernesto Zedillo, entonces titular del Ejecutivo Federal, decidió nombrarlo candidato y los resultados fueron la derrota del partido en Zacatecas.
José Eulogio Bonilla Robles, también excandidato del PRI a la gubernatura en 2006, considera que Zacatecas se le dejó al PRD como en su momento se le cedió Guanajuato y San Luis Potosí al PAN para dar paso a la alternancia política.

El dolor de la derrota
Ver cómo Ricardo Monreal derrotaba al PRI con las siglas del PRD no fue lo único que tuvieron que soportar los priístas, ya que a esto se sumó la renuncia masiva de compañeros de partido que se afiliaron al sol azteca.
José Olvera acepta que se sintió traicionado por muchos a los que consideraba sus amigos, pues luego de que el partido les dio todo, no dudaron en anteponer sus intereses personales.
Con esta combinación de elementos en contra, el resultado fue apabullante para los priístas.
“Estábamos en el piso, no nos hicieron talco nomás porque Dios es grande”, asegura José Olvera.
“Ver cómo un compañero se iba del PRI por no atender sus aspiraciones personales nos dejó en la lona”, resume Juan Carlos Lozano.
De los 481 mil 428 votos contabilizados en la elección de 1998, Ricardo Monreal del PRD se alzó con la victoria al obtener el 44% de los sufragios; José Olvera del PRI obtuvo el 38%; Florencio Quezada del PAN el 13% y José Narro del PT el 4 por ciento.
Pese a ello, el PRI mantuvo un importante número de diputaciones locales y presidencias municipales.
José Bonilla explica que aunque se perdió la gubernatura, esta fue una oportunidad para que el PRI pudiera conocer más a la ciudadanía, a la clase política y sobre todo a la oposición.
Además, comenta, se pudieron detectar los principales defectos de algunos priístas “sinvergüenzas, abusivos e irresponsables”, lo que permitió que en adelante se evitara cometer los mismos errores.
Entre las principales ventajas de ser oposición, José Olvera destaca que los priístas aprendieron a luchar desde la adversidad y a pesar de la falta de recursos y la nula posibilidad de gestión, obtuvieron triunfos en los siguientes procesos electorales.
En este contexto, refiere, los presidentes municipales y los diputados locales se convirtieron en los actores principales del partido.
“Aprendimos a ser una oposición responsable, nunca le apostamos a que le fuera mal al gobierno en turno”, asegura.
Para Juan Carlos Lozano, la derrota del 1998 sirvió para formar una nueva generación de priístas y a pesar de la frustración y el desaliento que les provocó esta situación pudieron salir adelante gracias a la disciplina y lealtad que aprendieron en el partido.

Alianza desastrosa
Una lección adicional que aprendieron los priístas, según cuenta José Olvera, fue hacer alianzas con otros partidos, por lo que en las elecciones de 2004 participaron en conjunto con el PT y el Verde.
“Pero fue desastrosa”, reconoce, pues en el proceso electoral de ese año, con José Bonilla como candidato a la gubernatura, el PRI obtuvo menos votos que en 1998.
De un total de 485 mil 607 votos de la elección a gobernador, la alianza del PRT-Verde-PT se quedó con el 34.3%, mientras que el PRD, con Amalia García como candidata, obtuvo el 47.7% de la votación.
La alianza no sólo le representó perder votos al Revolucionario Institucional, sino que además vio reducidas sus prerrogativas al pasar de 11 millones 929 mil 787 pesos en 2004, a 10 millones 960 mil 237 pesos; es decir, casi 1 millón de pesos menos.
A estos resultados adversos se sumó el hecho de que el PRD ganó la mayoría de las diputaciones locales y las presidencias municipales.
Para José Bonilla la derrota fue particularmente dolorosa.
“Fue duro porque soy el priísta que más puestos de elección ha tenido en la historia de Zacatecas: he sido diputado local suplente, síndico, diputado local propietario, senador suplente, presidente municipal, dos veces diputado federal y senador”, destaca.
Acostumbrado siempre a ganar, José Bonilla esperaba culminar su carrera política con el triunfo en la gubernatura.
“No dejó de afectarme anímicamente, pero estuvimos muy conscientes que había dificultades y carencias”, comenta.

Amalia gobernó peor que el PRI
Pese a los buenos resultados electorales que obtuvo en las urnas, Amalia García no pudo ganarse a la ciudadanía en el ejercicio de gobierno, pues siempre fue percibida como una persona que nunca atendió las necesidades de la población.
También fue criticada porque además de ignorar a los militantes de izquierda para integrar su gabinete, incorporó a funcionarios de otros estados que no sólo carecían de experiencia, sino de conocimiento de Zacatecas.
José Bonilla pone de ejemplo a Daniel Fajardo, quien fue nombrado secretario de Desarrollo Agropecuario sólo por ser el esposo de la secretaria de la mandataria.
En tanto, dice, la gobernadora puso en la Oficialía Mayor a un “don nadie” (Eduardo Ruiz Fierro), quien tampoco era de Zacatecas y que actualmente se encuentra en proceso judicial por malversación de recursos.
La alternancia, reflexiona, José Bonilla, dio a la oposición la oportunidad de demostrar que eran mejores que el PRI, que sabían más, que no serían abusivos en el ejercicio de gobierno y que serían honestos en el ejercicio de los recursos, pero no pudieron, resume.
Luego de esto, la estrategia fue relativamente sencilla, ya que según el priísta la gestión de la Amalia García dejó en claro que Zacatecas estaba mejor cuando era gobernado por el PRI.
Para Juan Carlos Lozano el mayor desprestigio para la exmandataria fue la corrupción de sus funcionarios y su empeño en imponer al candidato a la gubernatura, para lo cual le cerró toda posibilidad a Miguel Alonso Reyes, entonces diputado local por el PRD.
Con estos elementos, dice, el PRI sólo tenía que afinar una estrategia que le permitiera recuperar la gubernatura y definieron que esto sólo lo podrían hacer con candidatos ganadores entre los que destacó Miguel Alonso Reyes.
Si bien el perredista no cumplía con los requisitos para contender por el PRI, una nueva alianza con el Verde y el Panal permitió convertirlo en candidato de la coalición.
José Olvera reconoce que esto es “pragmatismo político”, pero es válido si permite el logro de determinados objetivos. “Esta alianza sí nos salió bien”, se jacta.

Resultado contundentes
Gracias a este “pragmatismo político”, el PRI logró recuperar el Gobierno del Estado en el proceso electoral del 2010 con una votación histórica de 284 mil 327 sufragios para la elección de la gubernatura.
En total se obtuvieron 640 mil 319 votos, de los cuales el 44.4% fue para la alianza PRI-Verde-Panal; 23% para la alianza PRD-Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano); 17% para el PAN y 17.2% para el PT.
Lo más destacado de estos resultados electorales es que a la par de la recuperación del PRI, el resto de los partidos también logró porcentajes históricos de votación, lo que garantiza mayor alternancia política.
José Olvera afirma que lo más difícil no fue ganar la elección, sino consolidar un extraordinario gobierno para lo cual el partido debe ser sumamente autocrítico en el desempeño de sus funcionarios.
Juan Carlos Lozano asegura que el PRI no se ha quedado cruzado de brazos, pues son conscientes de que se requiere un relevo generacional, por lo que ya trabajan en formar a las generaciones que serán los siguientes líderes.
Asegura que de los 58 comités municipales, al menos 40 están encabezados por jóvenes menores de 35 años.
Esto también lo tiene en cuenta José Bonilla, quien asegura que le ofrecieron una senaduría para el próximo proceso electoral, pero sabe que estos ya no son sus tiempos, son los de “los peñas nietos”.
Satisfecho, el diputado José Olvera expresa: “en el PRI jugamos a ganar… y ganamos”.

Narro y AGM, candidatos pluris al Senado




Lo más leído
Balean una casa en la colonia Alma Obrera durante la madrugada 
Analizan implementación del operativo mochila en Zacatecas 
Choque entre camión de arena y autobús en India deja 20 niños muertos 
Google se 'viste' de luto tras ataque en colegio de Monterrey
#Video Vuelve Gorillaz con canción contra Donald Trump 
Se reúne Alejandro Tello con Rosario Robles 
#Video En charla, sobrevivientes del Escuadrón 201 narran sus hazañas
Dejan una cabeza humana en la colonia Ojo de Agua de la Palma, Guadalupe 
Recupera Metropol dos autos robados 
El Operativo Mochila, sin la presencia de la policía: Luz Domínguez
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.89
Venta 22.39
€uro
Compra 23.27
Venta 23.77

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad