Wednesday 18 de January de 2017

Alianza perniciosa

     18 Apr 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Sorpresa, incredulidad e indignación provocó en México y otros países el presidente Felipe Calderón, cuando sin el menor tacto diplomático criticó con dureza al gobierno argentino por expropiar la petrolera YPF, Sociedad Anónima, en la que la empresa española Repsol, tiene 51% de las acciones.
La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, dispuso mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia la intervención de la empresa, con el fin de asegurar la soberanía en sus hidrocarburos y retomar el control estatal sobre esa entidad “para recuperar el dominio de recursos que no sólo son estratégicos, sino vitales”.
En la exposición de motivos Fernández detalló la situación de la empresa, 17 años después de que Repsol adquiriera por 13 mil 158 millones de dólares la mayoría de las acciones. Entre 2001 y 2011 las reservas se redujeron 50%, mientras la baja producción obligó a que el pasado año Argentina se convirtiera, por primera vez, en importador neto de gas y petróleo.
Explica el decreto expropiatorio que las compras de combustibles en 2011 alcanzaron un monto de 9 mil 397 millones de dólares, duplicando la cifra del año anterior y casi igualando el volumen del superávit comercial, de 10 mil 437 millones de dólares.
De proseguir esta política de no producción ni exploración, nos convertiríamos en un país inviable, advirtió. En contraste, Repsol-YPF logró más que duplicar las ventas de 2003 a la fecha "por aumento de precios", mientras sus utilidades netas entre 1999 y 2011 ascendieron a 16 mil 450 millones de dólares, según la presidenta.
Aclaró que no se eligió un modelo de estatización, sino de recuperación de recursos, y aseguró que la empresa continuará como sociedad anónima y tendrá de socio comercial a la brasileña Petrobras.
A pesar de las justificaciones expresadas, el acto de soberanía nacional irritó al presidente Felipe Calderón Hinojosa, quien comentó que la expropiación “no es un acto racional, porque el peor incentivo para un inversionista es invertir en un país así”.
Aparte del galimatías lingüístico del señor Calderón, la inusitada intromisión causa vergüenza por provenir de un mandatario que se supone representante de los mexicanos. Es inadmisible que el más elevado funcionario del gobierno ataque de ese modo la decisión de la presidenta de un país hermano, con el que siempre han existido excelentes lazos diplomáticos y de profunda amistad.
Esta intromisión sólo puede explicarse porque nuestro Presidente, según se ve, sirve a la empresa Repsol, desde que comenzó a vincularse a través de Pemex con ese consorcio. Si la entrega de la riqueza petrolera nacional a inversionistas españoles ya es humillante, es el colmo que sus ímpetus proimperialistas lo lleven a confrontarse con una nación amiga.
El sometimiento de Felipe Calderón a Repsol es, simplemente, una vergüenza para México.

*Periodista
ricgomm@hotmail.com




Lo más leído
Detienen en Tacuba, capital, a un hombre con una navaja y en vehículo robado 
Agresor en colegio de Monterrey anunció el ataque en foro 
Muere estudiante que disparó en colegio de Monterrey
Estudiante dispara a compañeros y maestra en colegio de Nuevo León
Se suma Alejandro Tello a la propuesta de reducción de diputados 
Denuncia el Supdacobaez el desvío de $100 millones por año, desde 2010 
No toleraré actos de corrupción ni solaparé a quien viole la ley: Uc Jacobo
Autor de tiroteo en colegio de Monterrey padecía depresión
Fallece don Raúl Muñoz Popoca, destacado fresnillense
Gallos Cedar representará a Zacatecas en la Liga Mexicana de Futbol Femenil
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.92
Venta 22.42
€uro
Compra 23.26
Venta 23.76

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad