Tuesday 24 de January de 2017

¿Amigos o enemigos?

     18 Sep 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Del otro lado del auricular se escucha una voz como extraída de alguna película de los Almada. Es amenazante, acompasada, con un tono entre servicial y peligrosa, con un caló entre texano, sinaloense y cubano. Vulgar.
-¿Nos quiere como sus amigos o como sus enemigos?- Me río. En realidad no sé qué contestar y los nervios me traicionan después de escucharlo más de tres minutos. Me han dado la dirección y el nombre de quien está en el directorio telefónico. Me amenazan sutilmente: “sabemos donde está su familia, sus hermanas, sus hermanos. Todos. Un contacto de nosotros nos ha dado videos, fotos y sabemos qué hacen, a dónde van, a qué hora”.
Tomo aire. No puede ser cierto. Imagino que es como un central call de algún cuerpo delictivo. ¿Ya se habrá dado cuenta Teléfonos de México del peligro que significan los directorios telefónicos? Reviso, viene el número, los apellidos y la dirección. Un frío recorre mi cuerpo. El corazón se acelera. Es como descubrir lo expuesto que estamos a las bandas delictivas.
Respiro hondo. No resuelvo, todavía, colgar. ¿Qué tal si es cierto? ¿Qué tal si es un charlatán? ¿A mi me parece que me metieron en un guión de Tarantino? Las amenazas continúan, el tono sube, las mentadas aparecen, las palabras y frases violentas hacen su aparición: pendejo; no te burles; esa pinche risita; quieres que te chinguen; etcétera.
¿Cómo sigo aquí, escuchando? Me pregunto. El hombre habló muy cortés, con voz educada, con un tono entre vulgar y cuadrado. Como si la educación la diera el tono, no la preparación. Su vocabulario es muy pobre, pero hace grave la voz. Pregunta por quien ya murió hace algunos años y quien es el que aparece en el directorio telefónico. Se lamenta como buitre de funeraria, cuando le digo que ya murió. Había creído que lo conocía y cuando reacciono el tipo habla con ese tono que hace dudar.
Vienen las amenazas: habla de una hermana, de un hermano. Habla de muerte, de asesinatos. De ese México violento que vemos todos los días. Luego viene esa pregunta estúpida: ¿Nos quiere de sus enemigos o de sus amigos? Me río, le digo cómo preguntar algo así. Y se enoja más de la cuenta. Siento que aprieta el teléfono. Me estarán llamando de algún penal, es un número con lada del DF. No reacciono todavía.
El sujeto pide miles de dólares para dejar en paz, por hoy, el domicilio porque “andamos apurados en gastos”. Y me deja una ganga de 70 mil pesos. Como si uno tuviera su maquinita de billetes en el sótano. Luego sube la voz, vienen las mentadas. Me imagino si fuera cierto, en vivo, esto sería un monólogo en el que ellos siempre tienen la razón y nosotros sólo aceptamos. Si decimos cualquier cosa nos matan.
Decido colgar. Llamo a un amigo de seguridad. Me dice en el sms que piden que deposite en Elektra o Coppel, que son bandas de estafadores que están en cárceles. Moraleja: no conteste llamadas de número desconocidos. Si lo hace, cuelgue de inmediato.

*Periodista freelance
Director del elhorizontal.com




Lo más leído
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
Habrá matrimonios colectivos en Zacatecas
Cercano a Trump percibe ventajas para canadienses
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.29
Venta 21.79
€uro
Compra 22.87
Venta 23.37

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad