Friday 20 de January de 2017

Apodaca, una alerta

Referencias

     22 Feb 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

A las cárceles mexicanas desde siempre se les ha considerado “escuelas del crimen”, porque en realidad no hay lugares más propicios para la propagación del mal que esos pomposa y oficialmente llamados centros de rehabilitación social.
Por supuesto que sería injusto generalizar, porque existen reclusorios donde se hacen verdaderos esfuerzos para ayudar a los internos a rehabilitarse socialmente y ser productivos económicamente.
Además hay funcionarios de penales excepcionalmente empeñados en transformar las cárceles para que de ellas salgan nuevos ciudadanos, aptos para reinsertarse socialmente y retornar al seno de sus hogares.
No es muy abundante este tipo de funcionarios comprometidos, debe reconocerse, aunque sin duda son muchos más los que son arrastrados por la inercia de la corrupción.
Los hechos acontecidos en el penal de Apodaca, Nuevo León, el domingo pasado, en los cuales perdieron la vida 44 reos durante una riña colectiva, es una tragedia que debe alertar a los gobiernos federal y estatales e impulsar cambios radicales en las normas de esos establecimientos.
Por la obsolescencia de métodos vigentes en las prisiones, en 2011 sucedieron 49 incidentes en diversos penales del país, con resultado de 171 muertes, según registros de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.
Este año el mismo organismo señala que ya ocurrieron 75 fallecimientos en dos penales: 31 en Altamira, Tamaulipas, y 44 en el de Apodaca.
Las desalentadoras cifras deben alertar a la Secretaría de Gobernación para hacer las evaluaciones pertinentes y disponer las reformas de fondo necesarias. Es obligación ineludible del Estado la responsabilidad total de lo que ocurra en los penales, siempre bajo su resguardo.
Con cada vez mayor frecuencia los medios de comunicación informan de motines, fugas, grescas y homicidios dentro de los penales, a pesar de lo cual hasta ahora la federación nada eficaz ha hecho para cambiar la situación.
El gobierno de Zacatecas, por ejemplo, reiteradamente ha reprochado al Gobierno Federal por su negativa a trasladar a reos de alta peligrosidad a penales de máxima seguridad, sin que haya respuesta positiva.
Cárceles superpobladas, sistemas de autogobierno controlados por las mafias de las prisiones, autoridades penitenciarias corruptas, negocios internos y externos ilegales, son constantes en un sistema carcelario descuidado por gobiernos federales caracterizados por su indolencia para atender los asuntos sociales apremiantes del país.
Por si esto fuera poco, bien se sabe que la mayor parte de secuestros de personas y extorsiones son planeados impunemente desde los penales.
Nada de estos males son desconocidos en el sistema judicial, pero nada realmente serio se hace para combatirlos.
La tragedia de Apodaca debe ser el punto final de una turbia etapa de las cárceles mexicanas, pero mientras los métodos de reclusión y rehabilitación no sean mejorados, los gobiernos estatales y municipales tendrán que hacer lo necesario para evitar nuevas matanzas como la de Apodaca, Nuevo León.

*Periodista
ricgomm@hotmail.com




Lo más leído
Suspenderán el servicio del agua en colonias de Zacatecas y Guadalupe 
EU no impondrá pena de muerte a El Chapo: SRE
María Auxilio Tenorio, nueva titular de la DSP de la capital 
Destituyen a Eduardo López de Recaudación de Jerez 
Pagan quincena a trabajadores del PRI; les adeudan prestación
Encuentran cadáver descuartizado de niño de dos años 
Reportan disparos al aire en la avenida Hidalgo en la madrugada 
#Video Se registra un aparatoso accidente en el entronque a Morelos 
Estancia Infantil, un sueño hecho realidad para Rubí Dávila 
Reanudarán las clases el lunes en los 40 planteles del Cobaez
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad