Sunday 22 de January de 2017

Apostar por la pluralidad

     16 Aug 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

En días anteriores y de manera pública, he sostenido mi rechazo personal a la propuesta de reducir el número de diputados plurinominales. En esta ocasión, quiero explicar por qué, refiriéndome a cada uno de los argumentos que se esgrimen.

El primero de ellos tiene que ver con que “cuesta muy caro” mantener a los diputados, ya sea federales o locales.
Creo que el argumento es válido y parte de un hecho contundente: los excesos presupuestales de los Poderes Legislativos. Pero lo que no encuentro es la correlación entre esos excesos de gasto y el número de legisladores.
En menos de 10 años, el presupuesto del Poder Legislativo de Zacatecas pasó de alrededor de 100 millones a más de 300 millones de pesos, sin que aumentara el número de diputados que lo integran. De esos 300 millones, los gastos de gestión y los sueldos de los diputados, su personal de apoyo, las comisiones y la mesa directiva se llevan dos terceras partes.
Sin embargo, son varios de los diputados que proponen eliminar a los plurinominales los que han impulsado el aumento de este gasto. Yo sostengo que los legisladores no deben de ser benefactores de la sociedad y que los gastos de gestión deben recortarse de forma dramática, así como algunas partidas específicas como el Seguro de Gastos Médicos Mayores.
Estimaciones personales, que he corroborado con la Secretaría de Finanzas y exdiputados locales, nos hacen pensar que aun con un sueldo de 80 mil pesos mensuales para los legisladores, y una partida de 20 mil pesos para asesoría y 20 mil pesos para gastos de gestión y representación, podrían recortarse 50 millones de pesos anuales del gasto del Congreso.
Por otra parte, si la fórmula fuera simplemente reducir el número de diputados para reducir el gasto: ¿Por qué no tener solamente 15 diputados en Zacatecas (en vez de los 30 actuales)? ¿O por qué no 10? ¿O cinco? Es decir ¿Cuál es el criterio para la reducción?
El otro argumento central para reducir los plurinominales es que son unos “parásitos” y que se beneficia a cuadros que no serían aprobados en las urnas.
Sin duda, también ese argumento es parcialmente cierto. Las burocracias partidistas han abusado de la representación proporcional colocando a amigos y familiares en las listas plurinominales.
Pero en varios de los ejemplos más criticados de legisladores corruptos, también han estado implicados los de mayoría. Es el caso de Julio César Godoy Toscano, Jorge Emilio González (que recientemente ganó la elección para senadores de Quintana Roo) y familiares de políticos como los Yunes en Veracruz o David Monreal en Zacatecas. Francisco Dick Neufeld, exdiputado panista recientemente aprehendido, en su momento fue electo por el principio de mayoría relativa y no el de representación proporcional.
Es decir: una forma de elección no es garantía de que los legisladores serán incorruptibles o sancionados socialmente. Menos, cuando no hay reelección legislativa en México.
En contraparte, muchos de los legisladores plurinominales han resultado extraordinarios.
Yo no puedo imaginar la actual Legislatura de Zacatecas y los logros que se han obtenido sin el valioso trabajo de compañeros como Luz Domínguez, Georgina Ramírez, Geovanna Bañuelos y Nohemí Luna. Todos, electos por el principio de representación proporcional.
Lo mismo sucede a nivel federal, donde políticos como Tomás Torres o Claudia Anaya han jugado un papel relevante para Zacatecas desde las listas plurinominales. Incluso, no es coincidencia que los coordinadores parlamentarios que acaban de elegir el PRI, el PRD y el PAN en el Senado y la Cámara de Diputados sean todos, sin excepción, plurinominales: Gamboa, Beltrones, Barbosa, Aureoles, Villareal y Cordero.
Sí creo que debe de haber mecanismos de rendición de cuentas al Poder Legislativo. Yo creo que debemos aprobar la revocación de mandato, que debemos fortalecer el reglamento ya aprobado en materia de transparencia de los recursos de gestión y que debemos reducir el presupuesto del Poder Legislativo.
También se puede establecer el mecanismo de “repechaje” que opera en estados como Jalisco, en donde los candidatos más votados que no ganaron su distrito, ocupan de forma intercalada los espacios de la lista plurinominal de su partido. (Así, son los ciudadanos los que determinan el orden de la representación proporcional y no las burocracias partidistas)
A esto debemos sumar mecanismos de productividad ya propuestos como aumentar el número de días y de meses que sesiona la Legislatura y sancionar (inclusive con la remoción de su cargo) a quienes falten de forma reiterada a las sesiones del pleno y de las comisiones que integran.
Si le queremos entrar en serio a la productividad, a la transparencia y a la austeridad, hay otras rutas que no implican eliminar de un plumazo la pluralidad que, a final de cuentas, solo da representación a los votos de los ciudadanos que, aun sin poder ganar en un distrito, apoyan una cierta agenda de trabajo que un partido propone.
Desde mi punto de vista, eliminar la representación proporcional es una salida falsa.

*Diputado local
jorge.alvarez.maynez.gmail.com




Lo más leído
Busca Guadalupe duplicar la aportación del Programa 3x1 
Difundirán a nivel nacional los festivales zacatecanos más representativos 
Arranca construcción de la Unidad Básica de rehabilitación en Pánfilo Natera 
Busca la Semujer replicar Ciudades Seguras para prevenir la violencia 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad