Tuesday 24 de January de 2017

Arañas negras bajo el cielo de España

     15 Oct 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Cuando veo o escu­cho una obra es­tética, me pre­gunto sobre el orden de lo im­probable: ¿cómo pueden configurarse estruc­turas complejas a partir de lo que existe sólo en el vaho vir­tual, sin recurrir a ropajes raí­dos? ¿Cómo el estallido de for­mas múltiples es capaz de sacudir íntegramente nuestra entidad, y no sólo el pensa­miento? Con las estructuras artísticas el goce estético es inherente, independientemen­te de la naturaleza del tema que lo anime.

A contrapelo de las estruc­turas gustosas del arte, los in­dividuos contemporáneos se enfrentan a otras que en oca­siones se transforman en ver­daderos calabozos: asfixiantes y mortales. Pensemos en las sociedades que se encuentran en una crisis de magnitudes aún insospechadas, como le sucede a España. Allá los ar­quitectos del laberinto econó­mico habían erigido un mode­lo consumista que parecía bien sintonizado al Estado de bien­estar.

Los ingenieros sociales de­cidieron instaurar una estruc­tura cuyos pilares eran el im­pulso ilimitado al crédito y al consumo, pero sin fortalecer las industrias manufactureras que le dan soporte al gasto im­productivo. Mientras que los cantos de sirena de la publici­dad y la propaganda buscaban embelesar los oídos de los ciu­dadanos para que éstos se abandonaran felizmente a la carrera por el confort inme­diato, crecía sin piedad la bur­buja inmobiliaria y, por tanto, la incapacidad de pago.

Por supuesto, bancos y go­biernos jamás dieron señales de alarma a la población, adu­ciendo que nadie había sido capaz de pronosticar la catás­trofe mundial que se avecina­ba. Ahora resulta que estas complejísimas estructuras eco­nómicas son manejadas por incompetentes y zafios que, eso sí, nunca pierden sus in­dignantes bonos y liquidacio­nes multimillonarias. Salen de la crisis aún más boyantes, en tanto que los ciudadanos experimentan el dolor por el desempleo de larga duración y la escasez dineraria.

Las arañas negras urdie­ron redes de tragedia bajo el cielo de España, sin pensar ja­más en las personas concretas porque el valor supremo es, hoy en día, abstracto. Nada los conmueve, ni las familias en desahucio, ni los viejos empo­brecidos, ni los niños mal nu­tridos, ni los millones de jóve­nes sin empleo y educación.

Ahora políticos y empre­sarios vuelven cargados de nuevos cantos de sirena y lan­zan a los ciudadanos otro dis­parate mayúsculo: el mayor sufrimiento tendrá mañana una recompensa para los hé­roes de hoy. Nadie se traga la nueva zanahoria, basta con­sultar el índice de descrédito de los políticos.

Aquí en México ¡los gobier­nos estatales siguen diciendo que el endeudamiento es ma­nejable!

*Mimbro del SNI
consolovin@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.42
Venta 21.92
€uro
Compra 22.92
Venta 23.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad