Wednesday 18 de January de 2017

Arte: el espejo de la realidad

     19 Jan 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
"Virgilio y Dante en el Infierno", obra de Adolphe Bouguereau.

Definir el arte siempre ha siempre ha sido una travesía fascinante por enfrentarnos a un concepto etéreo, flexiblemente estático  y volátilmente estético.
El resultado de la creación y la creatividad siempre ha sido un ambiente seductor para artistas, filósofos, gestores, académicos, etc.
Delimitar del arte su inicio y su término, así como distinguir sus atributos ha desatado intensos debates críticos y fabulosas teorías que tratan de explicar lo inexplicable y encuadrar lo amorfo.
Sin la presunción de presentar conclusiones, sino más preguntas que ayuden a clarificar la situación artística, es que se considera al arte un reflejo tácito de la realidad, del tiempo y del espacio.
Hay quienes opinan como Van Gogh que el “Arte es todo aquello agregado a la naturaleza” por lo que consideramos nuestro entorno un exceso de citas artísticas que luchan entre sí para captar nuestra atención.
Ante tal afirmación críticos han devaluado tal juicio al no tener el concepto, el valor estético y semántico exigido para cualquier manifestación  artística.
Un ejemplo es Emilio Castelar, que segrega del concepto artístico toda expresión que no contenga belleza; esta reflexión contrasta con muchas obras de arte contemporáneo en la que se propone la fragmentación estética para la creación artística.
El contar historias es una definición del origen del arte acuñada por el pintor Julian Bell, que considera el arte como la narración de la realidad; todos los objetos que discursen sobre el paso de la humanidad en el mundo son arte.
En estos tiempos contemporáneos, donde las reglas se reescriben y modifican, es complicado situar el concepto artístico, mucho más cuando se vive inmerso en un sistema de magnitudes y alcances comerciales. Existe una corriente de descalificar al arte cada vez que se comercializa y es visto como una mercancía.
Hay quienes van más allá de la visión matérica y conceptual e insisten, como Jodorowsky, en que el verdadero arte es aquel que tiene la capacidad y don de sanar.
O se le atribuyan propiedades de dotar alegría metafísica y amor a la existencia, una especie de éxtasis terrenal al entrar en contacto con cualquier manifestación artística.
En una visión semiótica (Umberto Eco) la importancia ya no radica en la mera cuestión técnica, ni en las habilidades y capacidades físicas del artista, sino en poder entablar “arte sobre el arte” donde el proyecto operativo que se formula, la imagen simbólica que el artista crea para resolver la pieza, resulta más importante que el objeto formado. Es decir que la fuerza del discurso artístico y la propuesta en el mismo lenguaje superan la obra creada.  
Volvemos a la visión kantiana de arte donde la belleza artística no consiste en representar una cosa bella, sino en la bella representación de una cosa.

Alvaro Octavio Lara Huerta
Twitter: @mantramexicano
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.61
Venta 22.11
€uro
Compra 23.13
Venta 23.63

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad