Tuesday 24 de January de 2017

Así son los jóvenes

     6 Jun 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

La juventud, esa fuerza que irrumpió en el escenario electoral hace pocas semanas, por su potencial político se convirtió de pronto en urgente materia de análisis, más allá de las prospecciones comunes que la encierran en el marco de la historia reciente.
Que si son o no como los jóvenes del 58, del 68, del 71 o del 88 no es tan relevante porque las situaciones son diametralmente diferentes. Esa búsqueda de similitudes y de comparaciones parece ser un resurgimiento de esperanzas de gente adulta que pretende encarnar en la nueva fuerza el deseo de lograr lo que entonces no se pudo.
Lo logrado en otras luchas, ni duda cabe, fue mucho; sin embargo es todavía mucho más lo que nos falta para llegar a ser un país verdaderamente democrático, progresista, con justicia social, soberano e independiente.
Como referencia para abordar aunque sea someramente el tema, permítame el lector echar una mirada al pasado, para encontrar lo que decía Aristóteles:
“Los jóvenes están llenos de violentos deseos y son capaces de realizarlos. Pero son volubles y prontos a hastiarse: desean ardientemente y se fatigan enseguida; sus caprichos son vivos más bien que fuertes y duraderos (...). Son naturalmente irascibles, violentos y no saben dominar sus impulsos. Cegados por la fuerza de sus sentimientos y por el amor propio, no pueden soportar el desprecio ni sufrir una injusticia.
“Son ambiciosos, pero sobre todo aman el éxito, porque por encima de todo, quieren ser los primeros y que el triunfo asegure su superioridad. Honores y victorias les parecen preferibles al dinero (…). Son más buenos que malvados (…), confiados porque no han sido engañados; llenos de esperanza, porque su sangre juvenil los anima como un vino generoso, y también porque no han sufrido demasiadas decepciones. Viven sobre todo de la esperanza, porque la esperanza tiene ante sí el porvenir (…).
“También son valerosos a causa de su inclinación a la cólera y de su desconfianza en el triunfo (…). Los jóvenes están también llenos de respeto por el honor, porque educados en los principios de la ley, no les parece hermoso nada fuera de ella. Tener grandes pretensiones es elevar su alma, y estas altas pretensiones son el resultado de los seres llenos de esperanza.
“Cuando cometen alguna falta grave contra alguno, más bien es por ofuscación que por perversidad. Son inclinados a la piedad porque creen en la honradez y suponen a los demás hombres mejores de lo que son en realidad. Juzgan a los otros como ellos (…). Gustan de reír y bromear maliciosamente, mas estas bromas no son sino una nota de buen tono. Tal es el carácter de los jóvenes”. (Retórica 2, 12).
Así fueron en la antigua Grecia, no muy diferentes a los del México de 2012.

*Periodista
ricgomm@hotmail.com
 




Lo más leído
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
Uno tiene que buscar la manera de tener un peso más: Cortés Navia 
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Habrá matrimonios colectivos en Zacatecas
Cercano a Trump percibe ventajas para canadienses
A la mesa, todos los temas: Peña; anuncia decálogo para negociar con EU
Mejor esperar que renegociar TLC con Trump: Excanciller Derbez
Confirma CNS captura de un hijo de ‘El Azul’ en Culiacán
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.34
Venta 21.84
€uro
Compra 22.99
Venta 23.49

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad