Tuesday 24 de January de 2017

Batman y morir en México

     24 Jul 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Hasta ahora los 80 mil muertos por violencia, en el país, no tienen nombre. Son una cifra que desfigura el respeto por quienes han nacido en este país, motivada por las autoridades, por los medios y por nosotros mismos.
Hemos perdido la capacidad de asombro ante las matazones, las desgracias de otros y el sentido más primario de todos que es el cuidado de la vida: propia y ajena.
El viernes 20 de julio un psicópata mató a 12 personas en Denver, Estados Unidos, y con algunas horas de diferencia, en Nayarit, México, 24 personas murieron en el autobús en que viajaban cuando se quedó sin frenos.
La cobertura que dieron los medios mexicanos sobre estos dos casos evidencia el grado de violencia al que hemos llegado, como sociedad, y el menosprecio a la vida.
Pasamos de la indiferencia al absurdo y de la cifra amorfa al catálogo de la importancia. Morir también es un asunto de clases sociales, de estatus y de caché.
¿Qué pasaría si los 80 mil muertos por violencia en México tuvieran nombre y apellido? Empezaríamos por respetarnos y le daríamos una dimensión apropiada para indignarnos por lo que pasa en este país.
De otra manera, es contribuir a la brutalidad y la estupidez que encierra la guerra de cárteles y la corrupción de autoridades para solapar muchas de estas matazones. Los muertos en México no tienen importancia, al menos ese es el mensaje oculto en la cifra, que es como contar toneladas de papas, costales de zanahorias o cualquier cosa que no sea un ser humano.  
El pasado 20 de julio, cuando un psicópata entró al estreno de Batman asesinando a diestra y siniestra a los espectadores, con un saldo de 12 muertos y 50 heridos, los medios estadounidenses se dedicaron a investigar nombres, el historial del asesino, la forma, el fondo, cómo llegó, qué hizo. En fin, un respeto a la vida, desde la investigación periodística y el buen funcionamiento de autoridades.
La información fluía con datos interesantes, con historias de vida de quienes fueron asesinados, con el perfil del asesino, etcétera.
De ahí que la mayoría de los periódicos mexicanos, salvo algunas excepciones, tanto sus ediciones en internet como impresas, difundieran los cables provenientes de Estados Unidos, como nota principal, la indignante matazón de Colorado.
La muerte de los 24 turistas que iban rumbo a Guayabitos, procedentes de Chihuahua, apenas tuvieron llamada en portada o algunas menciones en las redes sociales. No hubo nombres, ni historias, ni investigación, ni mapas. Morir en México no es importante, queda claro.
El domingo 22 de julio llegaron a Chihuahua, procedentes de Nayarit, los 24 cuerpos de los turistas muertos en el accidente a bordo de un camión, como si fueran costales de papa o de cebolla. Ningún medio, salvo algunos locales, investigaron algunas historias de quienes perdieron la vida en ese lamentable percance. Qué pasó con el chofer, no se sabe. Con el otro, tampoco. Cuántos niños, niñas, ancianos, ancianas, qué hacían, a qué se dedicaban, algunas declaraciones de sobrevivientes. No se sabrá. No tiene importancia.

*Periodista




Lo más leído
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
Habrá matrimonios colectivos en Zacatecas
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.29
Venta 21.79
€uro
Compra 22.87
Venta 23.37

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad