Thursday 23 de March de 2017

Brasil: ¿potencia o líder?

La corrupción engendra problemas sociales graves, es responsable del trabajo esclavo en minas y en el campo, y de la deforestación del Amazonas para la agricultura ilegal y el contrabando de madera.

     14 Jun 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Brasil se afianzó como potencia económica y fuerza política mundial desde la apertura que propició el expresidente Fernando Henrique Cardoso y el juicio político que destronó a su colega Fernando Collor de Melo, cuando se demostró que la democracia iba en serio.

    Mensajes y sociedad

Desde la anterior administración de Inacio Lula da Silva, sin embargo, la intención del país, como en el fútbol, es convertirse en un jugador de peso en el contexto internacional. De ahí que insista en ser miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, participar en todos los grupos degobiernos desarrollados e influir en cada conflicto regional.
Por su bien manejada economía, traducida en una drástica caída de la pobreza y la extensión de la clase media, así como por su capacidad energética, Brasil es y será potencia económica. Pero esas fortalezas, ¿lo convierten en el país líder al que todos quisieran imitar?
La ecuación no es simple. El buen liderazgo trae consigo responsabilidades y Brasil todavía no termina de asumirlas. China vale como ejemplo. Acaba de desplazar a Japón como la segunda fuerza económica del planeta, pero por sus sistemáticas violaciones a los derechos humanos está muy lejos de ser el país ideal.
El desafío más acuciante para Brasil sigue siendo la corrupción, ubicado en el puesto 73 de 180 países del Índice de Percepción de la Corrupción según Transparencia Internacional. Un paso al frente fue la renuncia esta semana por enriquecimiento ilícito de Antonio Palocci, el ministro y hombre más fuerte del gobierno de Dilma Rousseff.
Sus vicios no son nuevos, se remontan a la época en que debió dejar la cartera de economía en la presidencia de Lula o luego como diputado federal, cuando su fortuna se multiplicó por 20.
Tampoco son únicos. El soborno, el tráfico de influencias y el enriquecimiento ilícito están institucionalizados. Lo demuestran los ejemplos de los expresidentes Collor de Melo y José Sarney, de muchos diputados y senadores, a quienes no se exige declaración jurada de bienes y se les permite negocios paralelos, y de muchos gobernadores y alcaldes que regentean sus regiones como caudillos, manipulando a las policías y con la complacencia de una justicia poco independiente.
La corrupción engendra problemas sociales graves, es responsable del trabajo esclavo en minas y en el campo, y de la deforestación del Amazonas para la agricultura ilegal y el contrabando de madera.
La deforestación se multiplicó por seis desde el 2010 y en los últimos dos años, se talaron más de 6 mil 500 kilómetros cuadrados de bosque. Las mafias que operan en las tierras acaban de asesinar a cuatro activistas que luchaban contra de la tala ilegal, de un total de 125 amenazados de muerte, según la Comisión Pastoral de la Tierra.
La violencia y las muertes extrajudiciales no se detienen y siguen en la impunidad. Escuadrones de la muerte en el estado de Sao Paulo cobraron 23 vidas y también en 2010, en Río de Janeiro, la policía fue responsable de la muerte de 505 personas.
Mientras tanto, en el interior del país, siguen siendo comunes las violaciones a los derechos humanos, desde asesinatos contra periodistas hasta restricciones a la libertad de expresión.
Para liderar, más allá de ser potencia económica, la presidenta Rousseff necesitará combatir esos males con la misma determinación que ha enfocado su lucha contra la pobreza con Brasil sin miseria. Un programa que invertirá 12 mil millones de dólares, hasta el 2014, para derrotar la situación paupérrima de 16 millones de personas que sobreviven con menos de 43 dólares al mes, en un país donde un 1% de la población controla el 46% de las tierras cultivables.
Con ese programa, y la continuación de Bolsa familia, implantado por Lula, Brasil tendrá un gran impacto y mostrará su liderazgo, exportando ideas y conceptos a imitar para combatir la pobreza, el hambre y la miseria que afectan a gran parte de la población del planeta.
Si a ello le suma remedios y acciones sobre cómo combatir la corrupción, respetar los derechos humanos y cuidar del Amazonas como una reserva de la humanidad, Brasil, recién ahí, podrá graduarse de líder mundial.

*Director de libertad
de prensa de la SIP.
 




Lo más leído
Muere un hombre al ser atropellado por un tráiler
Hallan cuerpo de hombre sin vida en Vialidad Siglo 21
Mujer denuncia haber sufrido violación y asalto
​Queman dos plantíos de droga en Zacatecas
Chocan por alcance; el saldo, dos menores lesionados
Denuncian a aviadores y nepotismo en el ITSZN
Tendrán empleados de Issstezac descuentos
Pierde capital $15 millones por no presentar proyectos a tiempo
Invitan a sumarse a actividades de la 'Hora del Planeta'
Ingobernable, la serie que unió a México y Estados Unidos
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.91
Venta 19.41
€uro
Compra 20.42
Venta 20.92

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad