Saturday 21 de January de 2017

Buena para callar

ORDENANDO EL CAOS

     27 Dec 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Cuando las miradas de los padres eran látigos correctivos hacia los chiquillos, el silencio era una de las cualidades más preciadas. Emitir opiniones, y no se diga quejas, solía traducirse en insolencia que pagábamos con una lluvia de chancletazos y el poco halagador epíteto de “¡igualada, ésta!”, como solía decirnos don Felipe, mi abuelo.
Y es que la igualdad no existía en un sistema con jerarquías bien definidas, criticado sí, pero que tenía como resultado una sociedad que podía, hasta cierto punto, ejercer un autocontrol.
El caso es que, sobre todo en las mujeres, mantenerse callada era condición sine qua non para ser susceptible de herencia y, sobre todo, de matrimonio. Las boquiflojas de plano tenían pocas expectativas de encontrar un hombre serio, porque estos especímenes solían moverse en círculos conservadores que requerían de ciertas cualidades: cocinar, zurcir y ser discretas a toda prueba.
Con toda la debacle que se vino cuando a alguien se le ocurrió que hombres y mujeres somos iguales -cuando somos diferentes a todas vistas-, la discreción tornó su significado por otro más tolerante que no fuera sinónimo de silencio. Y tanto se distendió que llegamos al extremo.
Asunto es ahora que las chicas dejamos la discreción para mejor momento y nos lanzamos como Burro en Shrek. Primero sí se calló el secreto de Fiona, pero nunca dejó de hablar. La frase que el ogro bueno dice en algún momento del filme es muy cierta: cuando la princesa asombrada ve que el burro habla, el gigante verde le contesta: “¡Sí, lo difícil es callarlo!”.
Exactamente lo mismo les pasa a los señores con nosotros. Sean o no unos ogros, en verdad es complicado nos hagan guardar silencio: es más, ahora las frases célebres son como las de Reese Witherspoon: “La mejor enseñanza que me dejó mi abuelo fue que nunca desperdicie un buen momento para guardar silencio”.
Es cierto, las palabras correctas siempre son bienvenidas, pero no siempre esas venidas son buenas, por eso hay que meditarlas. Eso de hablar a la primera no siempre deja buenos resultados y lo filosóficamente llamado dianoia –dejar salir las palabras de nuestra razón– se convierte en una paranoia social que nos deja sordos.
Conclusión: antes una cualidad poco encontrada en las damas era su capacidad para arreglar asuntos por medio de la palabra; hoy, sin embargo, la mejor cualidad con que puedan referirnos es que somos buenas para callar.

dreyesvaldes@hotmail.com




Lo más leído
Hallan una camioneta incendiada y con restos humanos en bolsas 
La nueva casa de El Chapo: penal de mafiosos y terroristas 
Capturan a un hombre en posesión de un arma tras herir a otro 
Acusan de violación al Cabrito Arellano; se trata de su sobrina   
La Sedena denuncia sitio de internet apócrifo 
Anuncia Tello apoyo de $3 millones para cronistas del estado 
Pide PRI resguardo de sus instalaciones por amenazas de Arne
Sorprende extraño fenómeno en cielo de Michoacán 
Derrumban los vientos una barda de ladrillos y cae en un auto   
Vuelca un tráiler cargado con 29 toneladas de veladoras  
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad