Sunday 22 de January de 2017

Buscar el reino de Dios y su justicia... lo demás se dará por añadidura

El Día del Señor

     27 Feb 2011 03:40:00

A- A A+

Compartir:

INTRODUCCIóN
Dentro de las enseñanzas del Sermón de la Montaña que hemos venido contemplando y asimilando en los últimos domingos del tiempo ordinario, tenemos hoy para nuestra atenta y real consideración el tema de la prioridad del Reino de Dios por encima de todas las cosas materiales y espirituales, integrándolas y subordinándolas a este Reino como el supremo valor que Cristo nos propone para realizar nuestra existencia terrena puesta nuestra confianza cristiana en lo único necesario y que vale la pena colocar en la escala de nuestros valores, como lo principal que debemos asegurar... el resto de las cosas terrenas vendrán, por añadidura, trabajando y a la vez confiando plenamente en la providencia divina.

NO ES POSIBLE SERVIR AL MISMO TIEMPO A DIOS Y AL DINERO
Cristo parte del principio o axioma de que no es posible servir simultáneamente a dos señores, porque estará bien con uno y desatenderá al otro.
Sus palabras sabias son las siguientes: ”Nadie puede servir a dos señores, porque odiará a uno y amará al otro, o bien obedecerá al primero y no le hará caso al segundo. En resumen, no pueden ustedes servir a Dios y al dinero”.
He aquí el profundo planteamiento que Cristo nos hace hoy. Él sabe que con el dinero, fruto del trabajo honesto y bien conseguido, se pueden y se deben atender las necesidades, muchas veces imperiosas y apremiantes, para conseguir la subsistencia de cada día.
Tener casa, el vestido y el sustento es lo conveniente y lo necesario para llevar a cabo una existencia digna y feliz.
Nuestro trabajo para conseguir la cotidiana subsistencia y poder compartir con los demás debe ser en el plan de Dios, una inteligente y generosa colaboración con su providencia divina como fundamento de todo lo que es y existe, especialmente la realización individual y comunitaria de los hombres hechos a la imagen y semejanza del Creador.
La providencia divina es el cuidado que Dios creador tiene constantemente de sus criaturas. Él les da el ser y la capacidad de desarrollo progresivo, conquistando el poder cumplir con su mandato: “crezcan y multiplíquense y dominen la creación”.
Todas las cosas sirven para la realización del hombre, cumbre del mundo creado por Dios y llamado a colaborar con la energía y sustento sólido de la providencia del Señor.
Con Dios estamos llamados a construir siempre un mundo nuevo y amorosamente justo, en el cual pueda desarrollarse la “civilización del amor”.
Esta civilización, tan compleja y necesaria, debe favorecer y alentar tenazmente el que todo hombre -cuidando corresponsablemente las cosas creadas y a sí mismo, actuando con los talentos que Dios da a cada quien, con el despliegue del trabajo para tener lo necesario de cada día y ampliar la capacidad de una formación integral de la persona humana que requiere, no solamente del techo, el vestido y los alimentos, sino también crecer con la formación integral- como las personas que estudian, se capaciten para obtener mayores y mejores bienes para sí mismos y puestos al servicio de los demás, y así alcanzar un mundo de verdadera fraternidad, colaborando para el bien común de pueblos y naciones.

CRISTO NOS PIDE CONFIAR EN ÉL Y EN EL AMOR PROVIDENTE DE SU PADRE
El evangelio de esta eucaristía nos trasmite la enseñanza de Jesús acerca de que debemos desechar toda inquietud y angustia por las cosas que Él sabe que necesitamos constantemente.
Recurre a una comparación sencilla y hermosa para darnos a entender que somos seres inteligentes y libres poniendo todo esfuerzo en las manos de Dios.
En el evangelio se hace la comparación con las aves del cielo que no siembran ni cosechan, y sin embargo cada día con su instinto consiguen su sustento sin preocuparse.
Lo mismo nos habla de los lirios del campo que Dios viste con belleza sin igual y que crecen por la mañana y por la tarde se agostan.
Jesús nos hace ver que su Padre nunca desampara a sus hijos, a quienes ama providentemente. Lo que el Padre quiere es que confiemos en Él.
Es llevar a efecto con la oración y el trabajo de cada día, lo que el dicho popular tan bien expresa: “A Dios rogando y con el mazo dando”.

DESTERRAR DE NUESTRAS VIDAS DE FE TODA AMBICIÓN EGOÍSTA E IDÓLATRA
Estas enseñanzas de Jesús nos orientan para que no pongamos nuestras ambiciones únicamente en el poder idolátrico del dinero.
Nos damos cuenta actualmente (y siempre ha sido así) de que el afán de tener más y más cosas materiales e incluso espirituales, obtenidas y usadas de manera desordenada, llevan al hombre a la avaricia y al desenfreno.
La ambición equivocada y nociva de poseer cosas que satisfagan el placer a toda costa, tener el poder, afianzar de esta manera orgullosa  la falsa seguridad tratando a los demás de manera dura, despótica y manipuladora, conduce a la infelicidad, el crimen y el desorden de la injusticia y del deterioro doloroso de las relaciones humanas.
Necesitamos establecer la luz y la fuerza del evangelio de Cristo, que abre para todos la posibilidad real de compartir, como Dios lo hace al crearnos y al elevarnos al orden de la gracia.
Sólo el amor a Dios y al prójimo podrán capacitarnos para vivir cada día con la máxima doctrinal y prácticamente sabia que Jesús nos enseña hoy: “No se preocupen  por el día de mañana, porque el día de mañana traerá ya sus propias preocupaciones. A cada día le bastan sus propios problemas”.
Si vivimos y trabajamos como Cristo nos enseña hoy a hacerlo, seremos verdadera y auténticamente felices en el tiempo de nuestra presencia terrena y para el más allá que cada día debemos anhelar.

*Obispo Emérito de Zacatecas




Lo más leído
Mueren tres personas en volcadura en Sombrerete 
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Hallan 7 cadáveres dentro de un taxi en Manzanillo  
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Una segunda oportunidad para tu basura
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Gael García, fiel a sus ideales
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.52
Venta 22.02
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad