Monday 16 de January de 2017

Cambia Conalep vida de jóvenes del semidesierto

Conalep Mazapil es el único en su tipo a nivel nacional

     9 Jan 2011 23:02:46

A- A A+

Compartir:
  • Se imparten las carreras de Electromecánica e Industrial y Motores a Diesel. Se imparten las carreras de Electromecánica e Industrial y Motores a Diesel.
  • Las literas fueron donadas por una empresa que no participó en el convenio. Las literas fueron donadas por una empresa que no participó en el convenio.
  • La administración de Amalia García sólo regaló 67 butacas usadas. La administración de Amalia García sólo regaló 67 butacas usadas.
  • Se espera lograr una matrícula de 400 inscritos. Se espera lograr una matrícula de 400 inscritos.
Imagen de


MAZAPIL.- A los muchachos del semidesierto, el plantel del Conalep les está cambiando la vida.
La institución les da la oportunidad de continuar sus estudios, mediante un sistema de becas y un albergue donde permanecen mientras estudian.
El Conalep Mazapil es el único en el país que tiene un albergue que da hospedaje y alimentación a jóvenes de comunidades lejanas, de hasta más de 200 kilómetros de distancia.
Gran parte de la población es de alto y muy alto grado de marginación, por lo que la mayoría de las veces los jóvenes se ven obligados a dejar sus estudios apenas terminan la secundaria, para ingresar al terreno laboral y ayudar con los gastos de la casa.

El comienzo
La preparatoria inició clases el 24 de agosto de 2009 con una inscripción de 134 alumnos.
Las carreras técnicas son Electromecánica e Industrial y Motores a Diesel, acordes a la vocación minera de esa región, y en acuerdo propio del sector productivo.
La apertura de este Conalep se logró por el impulso de la minera El Peñasquito, que se hará cargo de construir toda la infraestructura del plantel, su equipamiento y además adquirió un camión escolar para los estudiantes.
La intención es dar la oportunidad de estudiar a los jóvenes de la región semidesértica y de paso, crear personas con el perfil que las mineras requieren para su planta laboral.
La mayoría de los muchachos inscritos proviene de localidades donde no hay transporte y los caminos son de terracería; “si a ellos no se les proporciona ayuda, es prácticamente imposible que estudien”, dijo el director del plantel, Eulalio Acosta.
Los alumnos provienen de 25 comunidades de los cuatro municipios de la región, Mazapil, Concepción del Oro, El Salvador y Melchor Ocampo.
La localidad más lejana es Nuevo Tampico; para llegar a la cabecera municipal de Mazapil son necesarias dos horas y media, ya que el camino es terracería.

Becados
Eulalio Acosta informó que 94% de los estudiantes está becado; 130 se benefician con albergue y 48 con el transporte, que a diario los traslada de sus casas a la escuela y los regresa.
De este grupo de muchachos, 18 alumnos, hijos de los ejidatarios de la comunidad El Peñasquito, están becados por la compañía minera; reciben 3 mil 500 pesos por mes.
Por el servicio de transporte, la compañía paga mensualmente 30 mil pesos, informó Norberto Rivera Pinales, jefe del proyecto de formación técnica y vinculación.
Pese a las bondades del proyecto, en un año, reconoció el director, ya hubo deserciones y han sido de jovencitas que se casaron a muy temprana edad y otros jóvenes que no han tenido dinero para el transporte.
“Aquí las chicas a los 20 ya se sienten quedadas”, por la cultura de que si no se casan a los 18, ya no alcanzaron marido.
Respecto al albergue, Acosta explicó que en el primer semestre fue para 60 jóvenes. En el ciclo escolar de agosto 2010, dijo, hubo 137 nuevos alumnos; a eso se suman 84 del tercer semestre, lo que da un total de 221 estudiantes.
De ellos, 132 ya son albergados, por lo que pronto será urgente pensar en la construcción de un nuevo edificio.
En porcentajes, 60% de los estudiantes tienen apoyo de albergue y el 22% de transporte.

Sin posibilidades
En el estudio de factibilidad que realizó el Conalep para sustentar la apertura del plantel, se registró que en el semidesierto, al año egresan alrededor de 370 jóvenes de tercero de secundaria.
De éstos, sólo 70 pueden continuar sus estudios de preparatoria, considerando que tienen escuelas cercanas como en Estación Camacho, Apizolaya y San Tiburcio.
Antes de la llegada del Conalep, explicó Eulalio Acosta Ayala, director de la institución, se quedaban sin estudiar 300 muchachos; con esta nueva opción, el plantel está cubriendo ya 46% de la necesidad de estudios que nunca se había atendido hasta el año 2009.
Por ello pueden decir que la llegada de la escuela ha tenido un impacto social muy grande gracias a la empresa minera, impulsora de este noble proyecto. “Ojalá llegaran más empresas con esta filosofía social”, dijo Acosta.
Alrededor de este plantel y el beneficio que trajo a los estudiantes de la región, se escriben a diario historias desgarradoras de necesidad.
Por un lado están las enfermedades que contraen los jóvenes por la separación que sufren de sus familiares y por otro, la mala alimentación ocasionada por las carencias económicas de sus hogares.
Norberto Rivera Pinales, jefe del proyecto de formación técnica y vinculación, explicó que un día fueron a realizar una visita de seguimiento a las comunidades para evitar la deserción escolar, y lo alcanzó la madre de uno de los niños.
“Llévele estos 17 pesos a mi hijo, dígale que fue lo único que pude juntarle”, le dijo la mujer.
El director del plantel agregó que en ocasiones hay muchachos que no se van del albergue hasta en un mes, debido a que no tienen para el pasaje.

En tres etapas
El proyecto del plantel Conalep Mazapil se desarrollará en tres etapas; se pretende tener una matrícula de 400 alumnos.
La primera etapa, que tuvo una inversión de 13 millones de pesos, ya fue entregada.
Se construyeron oficinas administrativas, dos aulas, módulos sanitarios, un taller de electromecánica industrial y de motores a diesel, una plaza cívica, una cancha deportiva mixta, fosa séptica y un aljibe.
La segunda etapa está por iniciar con una inversión igual. Se construirá un laboratorio de cómputo, tres aulas, un comedor, el pórtico, área de intendencia, una bodega, un laboratorio de física, el estacionamiento, barda perimetral, cancha múltiple y se terminará la plaza cívica.
En la tercerá se requerirán 16 millones de pesos y se hará otro edificio en una segunda planta para oficinas administrativas, un laboratorio de física y módulos sanitarios, así como sala audiovisual, biblioteca y taller de tronco común.
La minera El Peñasquito tiene el compromiso de entregar todo completamente equipado.
A este proyecto, el gobierno de Amalia García sólo apoyó con la donación de 67 butacas usadas.
La pasada administración municipal donó el terreno e instaló las redes de drenaje, agua potable y electricidad.
Prometió construir banquetas y pagar dos personas para vigilancia e intendencia, pero no lo ha hecho, por lo que los profesores y administrativos “la hacemos de todólogos”, dijo Eulalio Acosta.
Para el ciclo escolar de agosto, el director del plantel anunció que esperan integrar al plan de estudios la carrera de Técnico en Administración, sobre todo para mujeres, con el fin de evitar que trunquen sus estudios por el matrimonio.
A futuro se planea integrar la carrera técnica de Minero Metalurgista.

Un problema y una ilusión
El albergue principal para los jóvenes se habilitó en el viejo edificio que ocupaba la telesecundaria de la cabecera de Mazapil.
Los gastos de restauración, 400 mil pesos, corrieron también a cargo de la minera Peñasquito, pese a que no formaba parte del convenio de colaboración que firmaron la empresa, el Conalep y el gobierno estatal para crear el proyecto.
Tampoco estaba contemplada la adquisición de 60 camas dobles con literas, que aportó la compañía Sempenta, que trabaja con la minera.
Para este noble proyecto, no sólo Sempenta y Kepler, que laboran para Peñasquito, han apoyado de manera económica para desarrollarlo y mantenerlo.
También ha ayudado al sostenimiento del albergue y la alimentación de los jóvenes, el DIF estatal por medio de despensas.
La empresa Eurest, que atiende a la minera con comedores industriales, ayudó al equipamiento de la cocina.
Además, cada tercer día entrega a la escuela varios kilos de comida ya procesada que consumen los muchachos.
Otra parte de los estudiantes está albergado en la llamada Casa del Peregrino.
Además, la educación de estos jóvenes está siendo posible por el apoyo de diversos comerciantes zacatecanos; los principales son Almacenes Loza y El Canario Feliz.
Un problema es que para el próximo año se prevé el aumento considerable de alumnos y el lugar de hospedaje y atención será insuficiente.
Eulalio Acosta considera que ya se debe planear la construcción de un nuevo albergue, con todos los requisitos de atención.
La ilusión es que alguien otorgue patrocinios para lograr este propósito.

El PLANTEL
132 ALUMNOS son albergados en las instalaciones del plantel
48 ESTUDIANTES tienen beca de transporte, por parte de la minera
70 JÓVENES de 370 que salen de secundaria, tienen la posibilidad de seguir estudiando

EL ORIGEN
De 23 comunidades, que pertenecen a cuatro municipios norteños, provienen los jóvenes inscritos en el Conalep Mazapil




Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Pide Ivonne Ortega licencia; quiere ser candidata a la Presidencia
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.73
Venta 22.23
€uro
Compra 22.94
Venta 23.44

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad