Thursday 19 de January de 2017

Campesinos, sumidos en crisis por la sequía

Las afectaciones que les provocaron años de sequía persisten

     5 Aug 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:
  • Algunos productores ni siquiera pudieron mantener a sus vacas que murieron de hambre o tuvieron que malbaratar. (Cynthia Sánchez) Algunos productores ni siquiera pudieron mantener a sus vacas que murieron de hambre o tuvieron que malbaratar. (Cynthia Sánchez)
  • Muchos perdieron toda la cosecha por la falta de lluvias. (IMAGEN) Muchos perdieron toda la cosecha por la falta de lluvias. (IMAGEN)
Imagen de


La sequía que afectó a Zacatecas desde el 2010 tiene sumidas a miles de familias campesinas en las deudas, el hambre y el desaliento.
La pérdida total de sus cosechas el año pasado agudizó la situación y a muchos los llevó a endeudarse por primera vez para alimentarse y sobrevivir.
Algunos otros también por vez primera no pudieron pagar los préstamos que año con año solicitaban en cajas populares para sembrar.
Hoy, cientos de ellos, al ya no ser sujetos de crédito sólo les queda como opción endeudarse con agiotistas que les cobran hasta un 12% de intereses.
Otra porción ha rentado o vendido su tierra para salvar los compromisos, a pesar de que eso conlleva terminar con su patrimonio.
La mayoría se sostiene gracias a los programas asistenciales de los gobiernos estatal y federal, o bien, a base de empleos temporales que ofrecen los mismos gobiernos o que consiguen en talleres mecánicos, mercados o trabajando para “los ricos del pueblo en lo que se ofrezca”.
Alberto Acosta, originario de la comunidad Laguna Seca en Pánuco, comenta que son afortunados los que tienen estas posibilidades de subsistencia, pues muchos otros han tenido que “irse a delinquir” para llevar sustento a sus hogares.
Contrario a lo que ocurría antes, la gente ya tampoco tiene la opción de migrar a Estados Unidos porque la crisis se agravó mucho e incluso hasta los propios familiares que mandaban dinero han tenido que regresarse por las leyes antiinmigrantes, dice.
“Hace tres o cuatro años no se apuraba uno tanto, conque algún hijo estuviera allá tan siquiera para comer mandaba, ahora ni eso se puede, aquí en el pueblo el 70% de la gente que estaba al otro lado se ha regresado o la ha echado la migra”, lamenta Acosta.

La falta de lluvia,el inicio de la tragedia
Eduardo Gallegos, campesino de Tacoaleche, expresa que los problemas iniciaron el año antepasado cuando una parte de los cultivos no prosperaron debido a la falta de lluvia.
Sin embargo, lo peor sucedió en el 2011, pues lo que sembraron no nació y la pérdida fue mayúscula, ya que no recuperaron ni siquiera un costal de frijol para comer.
Ante este escenario, Gallegos explica que optó por solicitar un préstamo a un agiotista porque no tiene ningún bien que pueda dejar como garantía prendaria para solicitar un crédito en alguna caja popular.
Le prestaron 10 mil pesos con un interés mensual del 12% que utilizó para comprar tres vacas que tuvo que vender a los pocos días, pues alimentarlas le salía muy costoso.
El dinero que adquirió de la venta lo utilizó para la manutención de su esposa y sus cuatro hijos y a la fecha no ha podido abonar nada para saldar su deuda, pues cada semana tiene que pagar más de 200 pesos de interés.
Actualmente se dedica al traslado de animales a solicitud de los ganaderos de la comunidad que le pagan entre 300 y 400 pesos por viaje, de los cuales hace uno o dos por semana.
Pese a estas adversidades, el agricultor manifiesta que por el momento está a la espera de que la Comisión Para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett) le entregue las escrituras de su casa, a fin de obtener un crédito en una caja popular con un interés más bajo.

Las consecuencias
Ante las graves pérdidas del 2011 muchos productores no sembrarán en este ciclo agrícola, pues la gente no tiene dinero.
Un kilo de semilla de frijol cuesta 30 pesos y la tonelada de fertilizantes vale cerca de 16 mil pesos.
No obstante, Francisco González de Pinos destaca que la gente no se resigna a dejar sus tierras sin sembrar y sacan el frijol picado y agorgojado que tienen arrumbado en algún rincón con la esperanza de que algo nazca.
“Los campesinos estamos acostumbrados a trabajar, para nosotros dejar de hacer lo que siempre hemos hecho es causa de desesperación y enojo ante un gobierno que no se compadece de su pueblo”, lamenta.
Al respecto, Carlos Arellano de Villa de Cos, explica que en la comunidad Bañón los apoyos gubernamentales beneficiaron únicamente al 10% de la población con aportaciones no superiores a 3 mil pesos que sólo paliaron la necesidad por algunas semanas.
En su caso, dice que ha tenido que vender sus pocos animales para tener recursos que le permitan sembrar este año, pues se rehúsa a resignarse a dejar de cultivar las tierras que durante décadas le han dado de comer.
“Mi esposa no quería que vendiera el ganado, pero yo tengo la esperanza de que habrá un buen temporal y saldremos adelante, de nada me sirve tener dos, tres becerros si no habrá rastrojos para mantenerlos”, expresa.
No obstante, el productor revela tener miedo de que la naturaleza les dé la espalda de nuevo, asume que lo que les ha permitido sobrevivir aunque con muchas limitaciones son programas como Oportunidades que teme que en el futuro se puedan terminar.

Un problema añejo
Desde 2007 los productores de riego del estado se han visto en graves problemas para pagar los recibos de energía eléctrica de sus pozos.
A la fecha alrededor de 11 mil campesinos adeudan a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cerca de 130 millones de pesos.
Efraín Mendoza, de Chaparrosa Villa de Cos, explica que el problema comenzó con el aumento de los combustibles hace seis años, pues la inversión que se tenía que hacer para la producción no generaba ganancias para solventar los costos de electricidad.
Manifiesta que conforme ha pasado el tiempo, el conflicto se ha recrudecido, pues las tarifas también se incrementaron y los cobros son excesivos respecto al consumo, situación que la dependencia federal se ha negado a aclarar.
“La cereza del pastel llegó en estos últimos dos años, a raíz de la sequía los robos se dispararon, ya no se puede tener tuberías de metal porque se las roban y no se diga los transformadores que cuestan hasta 50 mil pesos”, menciona.
Aunado a ello, dice “está la escasez de semillas y la falta de dinero para comprarlas, por más que insistimos el gobierno a los productores de riego no nos quiso apoyar, únicamente a los de temporal”.
Para sortear estos problemas, Mendoza revela que tuvo que vender una hectárea de tierra, pues necesitaba dinero para a partir de enero estar al corriente con los pagos a la CFE, ya que de lo contrario le cortarían el suministro y lo imposibilitarían para trabajar.
A pesar de ello, el agricultor debe más de 100 mil pesos de recibos atrasados correspondientes al 2010 y al 2011, su esperanza es que los distintos órdenes de gobierno se pongan de acuerdo y los apoyen con recursos para subsanar esas deudas.

Necesarias, alternativas de fondo
Los campesinos requieren soluciones urgentes como precios de garantía para sus productos, acceso a créditos blandos y facilidades para la contratación de seguros catastróficos, afirma Isaías Castro, dirigente estatal de la Coordinadora Plan de Ayala de Zacatecas.
El líder campesino explica que la problemática del agro no se reduce a los factores climáticos adversos que han afectado al campo zacatecano en los últimos dos años, sino a cuestiones políticas que impactan de manera negativa en las actividades rurales.
“Desde que despareció Banrural, los problemas se incrementaron, actualmente ninguna institución financiera apoya al campesino, está Financiera Rural, pero esa sólo beneficia a los industriales”, reprocha.
Además comenta que desde que apareció el Procampo, el gobierno se ha desentendido de los productores, pues mediante ese apoyo se deslindó de responsabilidades para con este sector.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.94
Venta 22.44
€uro
Compra 23.31
Venta 23.81

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad