Thursday 19 de January de 2017

Capital cultural y creativo

     24 May 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
Adela Goldbard, con su obra
Adela Goldbard, con su obra "La Quemada pública", aprovechó un lugar público como espacio de expresión.

En los últimos años los enamorados de la cultura se han esforzado por cambiar la visión que se tiene de ésta. Nos hemos empeñado en demostrar y sugerir el grandioso potencial de desarrollo no sólo en el ámbito social sino en el económico-político produciendo armonía, paz social y gobernabilidad.
Concebir la cultura como una industria no es un concepto reciente ni novedoso, ya para los años 50 se hablaba de este proceso de la transformación de actividades artísticas en objetos y servicios comerciales.
Aunque en un inicio la visión mercantilista no agradó mucho a intelectuales, artistas y gestores, con el paso del tiempo la globalización y modernidad tecnológica han colocado al desarrollo de industrias culturales como una tarea impostergable tanto para la iniciativa privada como para las instituciones públicas.
Con el auge de las “nuevas tecnologías” emerge el concepto de economía creativa, que da cabida a los servicios generados a partir de los procesos creativos, de vanguardia, el cambio tecnológico e intelectual. Los conceptos convergen en una arista común y sencilla: la imaginación que aterriza conceptos tan abstractos como el de cultura y arte, llevándolos a terrenos delimitados como economía y mercado.
Es hasta el 2009 donde la UNESCO se ve obligada a reforzar y desarrollar mecanismos eficientes para el desarrollo de Industrias Culturales e Industrias Creativas, entendidas como “aquellos sectores de actividad organizada que tienen como objeto principal la producción, reproducción, la promoción, la difusión y comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural, artístico o patrimonial”.
Definitivamente la visión más moderna para entender la cultura en una forma transversal donde tiene injerencia en todas las actividades sociales y económicas de los pueblos.
Este enfoque pretende activar una cadena productiva desde el creador hasta el público final.
Apostar por Industrias Creativas y Culturales es crear productos derivados del patrimonio cultural y natural, el diseño de servicios creativos, el apoyo a las artes visuales, reforzar nuestro ramo editorial y desarrollar programas visionarios para presentaciones artísticas y celebraciones.
Sin lugar a dudas, la integración de la cultura a la transversalidad de las políticas públicas no sólo abonará a la creación de empleos, aumento de la plusvalía, transformación y regeneración de espacios públicos, y atracción de turismo. En otras palabras, generará riqueza económica.
Por otro lado contribuirá a la cohesión social, a crear espacios de expresión y el desarrollo integral del individuo. En otras palabras, fomentará la riqueza cultural.
Las ciudades de economía más avanzada han entendido la ventaja transcendental y potencial de estas concepciones por lo que ha puesto en marcha programas de intervención que coadyuven al desarrollo del sector.
Mientras tengamos visiones anacrónicas del quehacer artístico-cultural, nuestros productos y gestiones serán antiguos y sin cabida en un mundo globalizado que exige una modernidad acelerada. Es tiempo de modernizar la gestión cultural.


Twitter: @mantramexicano
*Director de la Casa
 Municipal de Cultura




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.96
Venta 22.46
€uro
Compra 23.26
Venta 23.76

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad