Monday 23 de January de 2017

Catedral de Zacatecas, ¿un tesoro a la intemperie?

     18 Apr 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Cómo explicarnos que el exterior de Catedral esté tan dañado, si se sabe que Amalia y sus tenaces amanuenses, Héctor Castanedo Quirarte y Rafael Flores, le metieron mano a su antojo y satisfacción al interior (el absurdo, costoso y enigmático retablo mayor), cómo justificar su urgencia de alterarla más por dentro, cuando por fuera se están desmoronando las piedras labradas y la cúpula muestra grietas que amenazan, como lo dijera Bernardo del Hoyo allá por el siglo 19, que "se vino abajo un trozo mientras se oficiaba misa".

Pregunté al ingeniero Germán Contreras Santoyo de Obras Públicas del Gobierno del Estado, ¿qué está pasando sobre Catedral? Especialmente, en el tambor de la cúpula mayor y la linternilla. Amable me dijo: "Estamos realizando la intervención de la cúpula y azoteas de Catedral. La cruz, recibirá un pasivado (tratamiento con químicos para evitar problemas de oxidación e intemperismo)".
Los andamios y las escaleras metálicas avisan que se trata de una remoción integral de los exteriores de la Catedral. "La cantera, recibirá un hidrofugado, con este tratamiento buscamos evitar la absorción de humedades y que las piezas no sufran de exfoliación".
¿Y por qué están recubriendo los laterales, los botareles y los contrafuertes? Los aplanados sobre los botareles y contrafuertes son con cal apagada (con mucílago de nopal), este es el proceso original, esos aplanados permiten la transpiración de la piedra y la protegen del intemperismo.
 Me invitó a subir, pude constatar los extremos cuidados que el equipo de profesionales que ahí trabajan tienen con la estructura, escuché la explicación que complementaron el arquitecto Edgar Urbán y el ingeniero Manuel González, Manuel me aclaró más lo de la cal apagada: "La cal, para que nos sirva en la obra, tiene que ser 'apagada' con agua: al agregar el líquido, reacciona químicamente, de no apagarla concienzudamente, la cal ya integrada a los aplanados seguirá reaccionando con la humedad del ambiente, provocando que partan y en algunos casos, cuando hay grumos, estos revientan como si fueran palomitas de maíz".
En amena metáfora, la Catedral de Zacatecas es para el sitio, como la Pirámide de Keops en Giza (Gizeh, Egipto), la colosal tumba del Faraón es la mayor de las tres, la que más incógnitas ha despertado sobre su construcción, la que ha sido más veces saqueada en su interior como en su exterior; en esa suposición voluntariosa la Bufa podría jugar el equivalente de la Esfinge porque según la mitología (la figura de león con rostro humano) estaba allí antes de las pirámides… Otros dicen que precisamente, la esfinge se edificó para cuidar a las pirámides.
En Zacatecas, (aunque las primeras capillas del fundo minero fueron las de Bracho y Mexicapan), la Bufa inspiró el asentamiento del caserío alrededor de la parroquia confirmando la vocación de grandeza de “la Civilizadora del Norte.”
Con la licencia metafórica en curso, mientras la Pirámide egipcia es una anciana pretérita petrificada, la Catedral de Zacatecas es una niña de piedra suave y porosa, una infanta que padece osteoporosis.
La pirámide (lo conjeturaba Herodoto estuvo cubierta por bloques de mármol que fueron hurtados por los bárbaros), la joya zacatecana en parte rosada y sonrojada es una manifestación prodigiosa del siglo 18 que, fue transformándose hasta quedar casi como ahora la vemos por fuera (por dentro ha sufrido mayores cambios…. y, gracias a la codicia y la estupidez interesada, casi todos para mal).
La Catedral ajusta más de 250 años y es sin disputa el monumento principal de la pequeña urbe anclada a las faldas del cerro coronado, ese capricho orográfico e ícono del lugar al que podemos concebir figuradamente como nuestra esfinge.
La de Egipto es un monstruo dorado con cuerpo de león y rostro de mujer, la nuestra es un corcel verdoso por el musgo, un corcel que se encabrita, y “que lleva al dorso una capilla alzada al patrocinio de la virgen…”. La Bufa (reza la leyenda) un día molesta, de un relincho, expulsó de su cima a “la peñuela”. De ser cierta la profesía, una peñuela similar debió caer sobre el salón de fiestas cristalizado del Motel del Bosque autorizado por el impresentable del alcalde Cuauhtémoc Calderón, lo peor, el Baruky el propietario era en ese momento en ese terrible 2009 para la ciudad de Zactecas, regidor del ayuntamiento, dicen.   
Hace unos meses en diciembre pudimos alegrarnos de no ver más el ridículo letrero luminoso que decía “Felicidades” o “Bienvenidos”; corrió el rumor que porque el crestón de la Bufa estaba muy lastimado por tantas perforaciones para colgar las luminarias…
Al menos el gobierno de Miguel Alonso  tuvo la delicadeza de no ofender más a la heráldica Bufa con esa decoración hollywoodense, que tanto gustaba a los extravagantes secretarios del gobierno de Amalia Dolores; lo malo de ella que viajaba tanto, no era eso, sino que regresaba, finalmente se fue, y, nos legó su segundo nombre: "Dolores", la ciudad fue dolorosamente intervenida,  digámos aplanada a gusto y placer pero con cal viva y los monumentos heridos estructuralmente (Catedral, Santo Domingo y San Agustín) mientrascon fines de relumbrón fueron preñados con esas "atracciones espectaculares".

fjacuqa@hotmail.com
Twitter: @f_javier_acuna




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.52
Venta 22.02
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad