Sunday 22 de January de 2017

Centros Históricos. Señales contradictorias

     16 Nov 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

¿De qué sirven esos arreglos si se consienten agresiones en las laderas de los cerros que circundan la cañada o chipotes y añadidos en los hoteles? Yendo más lejos, ¿para qué se hizo la costosísima inversión del cableado subterráneo que liberó el  primer cuadro de postes e instalaciones eléctricas y telefónicas? De nada, si brotan ventanales y portones clandestinos y toda clase de toldos y tejabanes sobre las azoteas al grado que, debería suspenderse el recorrido del funicular que resulta una penosa exhibición de la anarquía que aqueja al sitio. Esas son señales contradictorias.

Los cronistas de las urbes históricas explican detalles de su progresiva transformación, todas varían, algunas de modo virtuoso otras desastroso, el tiempo es inexorable y quedan las cicatrices de las reformas de las modas estilísticas, las exigencias de la transportación con sus aciertos y desaciertos, el mobiliario urbano, la incuria y los desastres naturales y los que  alteran la fisonomía del conjunto, lo desfiguran, lo vuelven un vario pinto, un cóctel de formas deplorable que sólo exhibe recuerdos de una etapa de auge y homogeneidad arquitectónica perdida, un caso muy evidente es Chihuahua capital (salvo la Catedral  y el Palacio de Gobierno se salvaron tres o cuatro fincas aisladas lo demás es una babel una capirotada), otro triste caso es Pachuca (su plaza principal destaca el formidable reloj porfiriano e intercalados los palacios con comercios con fachas de cristal de piso a techo un despropósito) esas son ciudades que sufrieron lamentables intervenciones de todo orden que descompusieron el concierto visual que alguna vez ofrecían a la vista de propios y de extraños. Tragedias urbanísticas.
En el caso de Zacatecas es frágil y porosa cantera con la que fueron edificadas las construcciones obliga a una serie de medidas y cuidados adicionales, el estuco de sus muros es necesario mantenerlo reponer su pintura y los guardapolvos conforme a la gama de colores característicos, pero eso no es suficiente
Siempre ha habido proyectos o soluciones atrevidas que luego el tiempo perdona -pocas- el  Teatro Calderón a pesar de su volumetría y altura se mimetizó con el casco antiguo al que fue disonante en principio y que hoy es imprescindible en la fisonomía de la Ciudad y en la de la propia arteria principal (antiguamente llamada Calle de la Caja) hoy Avenida Hidalgo, y, es que, la virtud de la fachada del mismo edificio aún de tres niveles (muy alta) forrada por una moldura amarilla con detalles  y ornamentos, fue combinada artísticamente con el pórtico de rosa cantera y que dicha fachada  está alineada con los muros de las fincas aledañas, rasgo uniforme de Zacatecas, y, si se  ve en perspectiva el Teatro Calderón –visto- desde el Portal de Rosales con la Bufa de Fondo dominante se acopla al paisaje y equilibra a la distancia en la acera de enfrente con la singular silueta de la Catedral .
Si bien  los muros  laterales del Teatro de ladrillo  son  demasiado altos  el sol los ha recocido y patinado de modo que han conseguido integrarse en una estampa que ya los hizo familiares y útil, porque si   se va en esa dirección  -del Portal de Rosales hacia la  Catedral,  ocultan el chipote escalonado del Hotel  Santa Rita sito dos fincas adelante que no se sabe porqué consiguió el permiso de la Junta de Monumentos Coloniales  para  construir tres niveles  apenas remetidos pero sesgados a la fachada de la finca original (que alberga el citado hotel) y que se ve que es una solución postiza y deliberadamente sesgada para que los balcones de dichas habitaciones alcancen a ver a la Catedral y la Bufa, en vez de que le tocara de fondo  la azotea del Mercado González Ortega y el caserío violentado por la Casa Torres y las ventanas de su piso superior y en medio las columnas de cemento y varillas inconclusas de la finca del Señor Varela (monumento a la terquedad nefasta ); por cierto ese mismo hotel  Santa Rita se amplía hacia la calle de atrás (Dr. Hierro) y han dejado al parecer sin terminar el arreglo de la fachada de lo que fuera la tienda del ISSSTEZAC; ojala que al terminarla –el propietario se apiade del conjunto- y no vaya a variar la simetría de la misma.
 Y en la misma calle de Dr. Hierro quedó pendiente desde hace casi 30 años el enorme portón  del acceso trasero del Teatro Calderón y que así como está permite se vea la finca moderna de la rotativa del NTR, esperamos que la UAZ no se conforme con el arreglo del Teatro por dentro y coloque de una buena vez el portón de atrás.

fjacuqa@hotmail.com
 




Lo más leído
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Una segunda oportunidad para tu basura
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Gael García, fiel a sus ideales
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Muere Yordano Ventura, pitcher de los Reales de Kansas City 
No es tiempo de revisar el contrato colectivo: Gerardo García 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad