Sunday 22 de January de 2017

Chavela, un canto a la vida

     8 Aug 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El domingo pasado la cantante Chavela Vargas murió como tenía que morir: en paz, con semblante tranquilo, sin dolor ni sufrimiento.
El duelo también fue donde y como ella lo quiso: en Garibaldi. Esa plaza tradicional donde los defeños suelen celebrar momentos cumbre de su vida o sus peores tristezas.
Luego vino un homenaje en el Palacio de Bellas Artes. El recinto se honró al recibir a una de las voces populares más admiradas y queridas de México.
Otras tres cantantes de gran categoría, que fueron sus amigas y fervientes seguidoras le dieron el adiós con sus voces: Tania Libertad, Eugenia León y Lila Downs.
En sus últimos días la diva creó una expectación mediática como hace mucho no sucedía y abundantes comentarios.
Se dijo que era una guerrera en lucha contra la muerte; que no moriría por ser chamana; que con entereza y lucidez se enfrentaba a la muerte.
Al final, María Cortina, su biógrafa, informó: La cantante se fue en paz y con un semblante tranquilo, sin dolor y sin agonía.
Así debía ser porque una mujer que ama profundamente la vida, ama también la muerte, sólo otra forma de vida. Cuando en el día a día se vive intensamente como lo hizo, la muerte es tan natural y bienvenida como el sueño después de un día productivo o una noche de juerga.
Alguna vez hizo cuentas y resultó que habría ingerido unos 40 mil litros de tequila. Tal volumen, indudablemente suicida, poco estragó su cuerpo y la consciencia de tal generosidad de la vida la hizo cambiar y a los 70 años decidió dejar sus dos grandes demonios: alcoholismo y tabaquismo.
Chavela, siempre a contracorriente, al vivir bellamente o desvivir apasionadamente rindió los máximos honores a la muerte.
Cumplió bien su misión: con muchas amarguras, con mucho dolor. Pero todo eso pasó. “No dejaron cicatrices en mi vida. No tengo malos recuerdos. Todo ha sido bellísimo”, decía.
Hay quienes en su existencia, como ella, están para dar, hasta darse a sí mismos. También estamos otros, quienes recibimos, aunque muchas veces cerramos la mano o ciegos no vemos lo que el universo nos ofrece. Ella se dio siempre entera, en vida, hasta la muerte. Por eso hoy ese México que no la conoció íntegramente ni apreció legítimamente su canto, hoy se le entrega como si siempre la hubiera querido.
Ahora se dirá que se nos fue. Sí, para quienes lo dicen. Para quienes desde la juventud la amamos estará más presente. Nos quedan las canciones, el recuerdo del trato afectuoso, franco y sencillo que daba un grupito de preparatorianos que desde 1965 la admiraba y veneraba en la Hostería del Bohemio, su templo. ¡Salud, Chavela!

*Periodista
ricgomm@hotmail.com




Lo más leído
Mueren tres personas en volcadura en Sombrerete 
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Hallan 7 cadáveres dentro de un taxi en Manzanillo  
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Una segunda oportunidad para tu basura
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Gael García, fiel a sus ideales
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.52
Venta 22.02
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad