Thursday 23 de March de 2017

Combatir el hambre, en manos de burócratas

Perspectivas

     28 Jan 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Entre más se acerca uno al tema de la Cruzada Contra el Hambre más se percibe el olor a improvisación, a burocratismo y a ineficacia.
No se puede dudar de la necesidad de combatir la pobreza alimentaria de 21.2 millones de mexicanos que la padecen. El problema es que la Cruzada Contra el Hambre se ve vacía de contenido y llena de burócratas de alto nivel; con propósitos dispersos, pero bien concentrada en comisiones, consejos y comités.
La bola de salida de la Cruzada es un decreto presidencial publicado en el Diario Oficial de la Federación el 22 de enero, en el que se establecen los objetivos, y se dan a conocer los “considerandos” del asunto.
En dicho decreto, por el que se establece el Sistema Nacional para la Cruzada contra el Hambre, se pone a cargo del problema a una Comisión Intersecretarial, integrada por 19 secretarías de Estado, que se reunirá cuando menos cada tres meses y será la instancia que proponga acciones, ajuste el diseño de los programas, la focalización o cobertura de los programas y la implementación de acciones eficaces de coordinación.
Luego, hay un Consejo Nacional de la Cruzada Contra el Hambre en el que estará la Sedesol, representantes de organizaciones de los sectores social y privado, de instituciones académicas y de organismos e instituciones internacionales y luego, se indica la necesidad de promover la integración de comités comunitarios.
Es decir, el problema del hambre en México se ha puesto en manos de una nutrida burocracia que ni idea tiene del problema y que estas nutridas burocracias son quienes en realidad aventaron a millones de mexicanos a la pobreza alimentaria.
El decreto establece también que para empezar serán 400 municipios los que entrarán al programa y donde están 7.4 millones de personas con hambre.
Y no hay más. No se sabe qué se les dará a los pobres de esos municipios, durante cuánto  tiempo, que más seguirá adelante.
El pronóstico es que esa burocracia enorme que tiene en sus manos el problema, delibere mucho, produzca muchos documentos, pero no saque a nadie de la pobreza alimentaria.
El Presidente de la República ha dicho que “el asistencialismo no saca a nadie de la pobreza” y el programa de combate al hambre es lo más parecido que se ha creado a un asistencialismo ineficiente.
Combatir el hambre no es una tarea sencilla y por eso no debe enfrentarse con nubes de burócratas donde todo mundo participa, nadie es responsable y nadie mide resultados.
Hasta el próximo lunes con nuevas…PERSPECTIVAS.

*Periodista
luemer@gmail.com
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.02
Venta 19.52
€uro
Compra 20.47
Venta 20.97

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad