Saturday 21 de January de 2017

Comer bien para sentirse mejor

     31 May 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Los hábitos alimenticios dependen en gran parte de los patrones culturales y de las tradiciones familiares, más allá de la carga genética que reciben muchas personas obesas de sus padres y madres, el factor más importante en las familias de obesos es la transmisión de inadecuados hábitos alimenticios.
En las últimas décadas se ha visto que el número de personas con sobrepeso y obesidad crece en grandes proporciones en nuestro país y esto es producto de diversos factores.
 La obesidad a veces es hereditaria, pero los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo ayudan  a que engordemos más de lo que hubiera sido nuestra “tendencia a engordar”, el crecimiento económico para muchos países se ha visto acompañado de un gran desarrollo de su industria alimentaria y la globalización de los mercados han incidido, no sólo en la cantidad de alimentos disponibles, sino en su calidad, ya que muchos se caracterizan por su gran contenido de grasas y azúcares.
A esto se une la creciente preferencia por las comidas rápidas, las cuales representan una alternativa práctica, aunque no muy saludable, a la falta de tiempo para la preparación de las comidas en las casas.
Por otra parte, las características de la vida moderna han hecho que disminuya significativamente la actividad física. Se ha incrementado el acceso a medios de transporte y también existe la tecnificación de muchas de las actividades domésticas.
Desde el nacimiento de los hijos e hijas se da inicio a un proceso de enseñanza y aprendizaje, involuntario e inconsciente, centrado en la alimentación.
Así, el acto de comer se convierten en el centro de una sucesión de ejemplos que los padres,  madres y otros adultos le dan a los niños y niñas, llevándolos a  preferencias, rechazos y muy especialmente, a conocer el tamaño adecuado de las raciones.
En muchas familias se establece una relación muy estrecha entre  el cariño, especialmente de las madres, y la forma de servir la mesa como expresión de  cariño.
Muchas personas llegan a relacionar  el afecto con la comida, que cuando sienten alguna emoción fuerte comen sin control,  algunas llegan a hacer de esto un hábito y comen cuando están frente a alguna situación que les genera ansiedad.
En nuestra sociedad mexicana como en muchas del mundo, la comida es la mejor manera de  celebrar un evento especial. Tan importante como los hábitos alimentarios, es el hábito que debemos formarnos desde la infancia de  practicar algún tipo de deporte o ejercicio.
Las personas que practican algún ejercicio de manera disciplinada a lo largo de toda su vida se mantienen más saludables y en mejor control de su peso y su figura corporal que aquellos que no lo hacen.
*Integrante del grupo "Voces de mujer", presencia y transparencia




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad