Saturday 21 de January de 2017

Concluye el gobierno maderista

Los días del Bi-100:

     30 Oct 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:
J. Guadalupe González.
J. Guadalupe González.

Otoño de 1912. Martes, octubre 22. En la sala de sesiones del Congreso del Estado, el secretario de la asamblea leyó varios oficios suscritos fuera de la ciudad de Zacatecas. Uno de ellos lo remitió Venustiano Carranza, el gobernador maderista de Coahuila.
En el texto informa que entregó, interinamente, el despacho del ejecutivo a Emilio Salinas. En la parte de los papeles enviados por el gobernador de Zacatecas, J. Guadalupe González (49 años, abogado, casado), el primero era de él.
En el documento, redactado con máquina de escribir, solicitó una licencia renunciable de dos meses. La separación del cargo serviría para “atender su curación, con motivo de hallarse algo quebrantado de su salud”.
Tras la lectura, dos diputados intervinieron. Vidal Roldán solicitó dispensa de trámite. José Macías Ruvalcaba agregó: “que la licencia fuese con goce de sueldo”.
El presidente de la sesión, Francisco Zesati, determinó que el documento fuera enviado a las comisiones de Constitución y Hacienda, para que el dictamen saliera en la misma sesión.
La sesión siguió. La lectura de expedientes continuó. Al concluir la lectura de los dictámenes programados en el orden del día, el diputado Zesati ordenó suspender la sesión. El objetivo era esperar la resolución de las comisiones.
Pasado el medio día, se leyó la propuesta de los diputados: “licencia con goce de sueldo”. Enseguida el texto fue enviado al gobernador, para que opinara sobre el proyecto del decreto número 4. Volvió sin nota. Entonces se votó. El texto fue aprobado por unanimidad.
Siguió la propuesta de quien lo sustituiría. Quedó electo, por mayoría de votos, el diputado Rafael Ceniceros.
Ese mismo día, por la tarde, González entregó el despacho. Ceniceros lo recibió. La trascendencia de estos actos estriba en el cierre del gobierno de un maderista genuino que tomó las armas en Chihuahua (1911). Lo hizo contra el gobierno del general Porfirio Díaz.
El gobierno maderista finalizó en Zacatecas, porque días después González murió en la Ciudad de México.
De los revolucionarios maderistas de primera hora, nada hay de ellos en Zacatecas: Roque Estrada sigue en Jalisco y Ramón López Velarde vive en la Ciudad de México.
Del resto, los que tomaron las armas bajo el mando de José Luis Moya, el destino es discreto o nulo. Antonio Amaro y Manuel Caloca están muertos. Fallecieron en acciones de guerra.
Otros, en el otoño de 1912, son oficiales en el cuerpo de rurales, como Pánfilo Natera, Matías Ramos, Santos Bañuelos y Crispín Robles.

*Historiador y profesor universitario




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad