Tuesday 17 de January de 2017

Consolidan Tortas Don Pepe con esfuerzo y dedicación

Receta original las caracteriza

     5 Aug 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • Los comensales disfrutan del sabor sin igual de las tortas. Los comensales disfrutan del sabor sin igual de las tortas.
  • Ricardo Zavala pertenece a la familia. Ricardo Zavala pertenece a la familia.
  • Las tortas y hamburguesas Don Pepe son una tradición en El Mineral. Las tortas y hamburguesas Don Pepe son una tradición en El Mineral.
  • Don Pepe preparando una torta. Don Pepe preparando una torta.
  • Sus hijos siguen en el negocio. Sus hijos siguen en el negocio.
Imagen de


FRESNILLO.- El negocio de Tortas Don Pepe se ha mantenido durante décadas complaciendo el paladar de los fresnillenses.
La empresa fue iniciada por José Antonio Pérez Delgado, quien tenía el gusto de servir a la gente.
Su padre le enseñó este oficio desde pequeño, ya que la familia era dueña de Nevería Plaza, en donde Pepe creció.
Fue el 12 de agosto de 1965 cuando contrajo matrimonio con Alejandra Arellano Cerda, con quien tuvo cuatro hijos.
A su esposa le prometió darle un patrimonio forjado con el fruto de su esfuerzo.
Y así lo cumplió. Al llegar de su luna de miel les sobró algo de dinero, y decidió poner su negocio a un costado del Hotel del Fresno.
Don Pepe siempre tuvo muchas ganas de prosperar y para hacerlo ofreció tortas preparadas de una manera diferente.
En la nevería de su padre ya vendían tortas y emparedados, pero se preparaban en frío, por lo que él decidió ofrecerlos calientitos con un comal.
Doña Alejandra también hacía lo suyo por apoyar a su marido, pues sin tener ningún conocimiento previo en repostería se dedicó a cocinar pasteles, que se ofrecían como postres.
En el menú que tenían en aquellos tiempos también vendían jugos de naranja, zanahoria, licuados y pay de queso.
En ese tiempo muchos de sus clientes eran los viajeros que pasaban por el lugar, pues a un costado estaba el negocio de los Rivas, quienes vendían gasolina.
Años después, se fue a trabajar a la cooperativa de la secundaria Benito Juárez.
En esos tiempos, recibió la propuesta de un gerente de una compañía refresquera para estar al frente de un depósito ubicado en la calle Hombres Ilustres, frente a la escuela secundaria 1.
La empresa le permitió seguir vendiendo las tortas, además de cigarros y puros. El gerente le ofreció pagar la renta del local, además le pagaban comisiones por las ventas mensuales de los refrescos.
Debido a que en el lugar se instaló una sinfonola, fue motivo para atraer a los estudiantes de secundaria, CBTIS y Preparatoria 3, quienes llenaban todos los días el lugar.
Don Pepe tenía un carácter muy amigable, cualidad que facilitaba su relación con los adolescentes.
En el depósito estuvo prestando el servicio por 21 años, en los que logró consolidarse como comerciante.
Sin embargo, le pidieron el lugar, así que decidió cambiarse a la avenida Hidalgo a un costado de lo que fuera el Cine Plaza.
En ese local sus ventas se incrementaron, volvieron a ofrecer jugos, licuados y pasteles.
En el año 2000, don Pepe tuvo problemas relacionados con el corazón; sus hijos lo apoyaron en el negocio, pues fue una de las recomendaciones que les hizo el médico.
Entre tanto, en el 2004 su hijo José Antonio Pérez Arellano, decidió independizarse y para ello abrió una sucursal en la misma calle.
En ese establecimiento ofreció hamburguesas preparadas con una receta especial, acompañadas de papas a la francesa y los tradicionales jugos y postres como los hacía su madre.
Seis meses después de que Pepe hijo abriera el negocio, su padre cerró el suyo y se fue a trabajar junto a él.
A pesar de su enfermedad, don Pepe nunca se mostró con ganas de descansar; cada día atendía a sus clientes con una sonrisa.
Solo la enfermedad y la muerte pudieron alejarlo de su trabajo y familia. El 13 de septiembre del 2011 falleció don Pepe.
“Lo habían operado del corazón, le pusieron un marcapasos; ese día fue a la ciudad de Aguascalientes a que le quitaran los puntos, y en la revisión médica todo salió muy bien según los doctores”, recordó su hija Ana María.
Sin embargo, mencionó que en el trayecto de regreso a Fresnillo se comenzó a sentir mal, “apenas alcanzó a llegar a su tierra para llevarlo al hospital Real de Minas, pero allí falleció”.
Su partida no sólo afectó emocionalmente a su esposa e hijos, sino que también a los clientes que durante años iban al lugar a buscarlo para que él mismo les preparara las tortas.
“Poco a poco fuimos aceptando su partida, pero nunca olvidamos al gran hombre que fue, con una personalidad inigualable ni a su particular chiflido para comunicarse con sus hijos y empleados para pedir que fueran”, dijo.




Lo más leído
Secuestran a dos hombres en Guadalupe
Se registra accidente múltiple en el boulevard
Asesinan a taxista en Ojocaliente
Vocera de PGR descarta orden judicial contra Kate del Castillo
Aseguran un vehículo robado
El viernes será la Feria del Empleo en Calera
Encuentran a un hombre sin vida en Zóquite
Piden a SRE vigilar proceso de mexicano detenido en Letonia
Se pasa el alto y choca
Peña Nieto anuncia medidas en favor de economía y Pymes
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.51
Venta 22.01
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad