Friday 20 de January de 2017

Continúa la búsqueda de cadáveres en Japón

Confirman más de 7 mil muertos y al menos 10 mil 900 personas desaparecidas

     20 Mar 2011 03:30:00

A- A A+

Compartir:
Tayo Kitamura es una de las miles de personas que entre los restos lloran a los cuerpos de sus familiares.
Tayo Kitamura es una de las miles de personas que entre los restos lloran a los cuerpos de sus familiares.

ONAGAWA, JAPÓN.- Mientras un viento helado le soplaba en la espalda, Tayo Kitamura, de 40 años, se arrodilló a un lado del cadáver de su madre y presionaba su mano contra la cubierta de plástico azul que utilizaron los equipos de rescate para envolver un cuerpo.
La mujer se inclinó como si fuera a abrazar el cadáver, luego cerro sus ojos y las lágrimas rodaron por sus mejillas.
Los bomberos recién habían sacado el cadáver de Kuniko Kitamura, de 69 años, de entre los escombros de su casa en Onagawa, que alguna vez fue una vibrante comunidad pesquera.
Tras el tsunami de la semana pasada, la población se convirtió en un paisaje de muerte y desolación.
A ocho días de ocurrido el terremoto más grande del que se tenga registro en el país y su subsecuente tsunami, las familias desesperadas siguen buscando a sus seres queridos entre las ruinas de las poblaciones devastadas.
La dolorosa y penosa labor de rescatar los cuerpos debe estar completa para antes de que lleguen a la región grandes cantidades de maquinaria pesada y comience la siguiente fase: limpiar los océanos de escombro, que son lo único que queda de la costa nororiental de Japón.
Hasta ahora, la policía ha logrado confirmar más de 7 mil 300 muertes. Hay al menos 10 mil 900 personas desaparecidas y se teme que hayan muerto.
La búsqueda se repite una y otra vez a lo largo de la costa. En la localidad de Kesennuma, Sachiko Kikuta camina 20 kilómetros diariamente buscando señales de su hermana, pero no puede creer en la posibilidad de que hubiese muerto.
"Hablamos de cómo ha sido la búsqueda, pero no hablamos sobre lo peor que le pudo haber ocurrido o de que no pueda hallarla", afirmó la mujer, de 27 años.
En los helados restos de la población de Onagawa, un niño se resistía a creer en el peor escenario posible y gritaba angustiadamente entre los escombros en busca de su madre: "¡Yuki, Yuki!". Los gritos parecían ser inútiles.
El terremoto y el tsunami del 11 de marzo fueron tan poderosos que destrozaron poblaciones enteras. Al no haber muchos sobrevivientes entre los restos derruidos de las casas, los equipos de rescate se enfocaron casi exclusivamente en la búsqueda de cadáveres. Los habitantes creen que la mitad de los 10 mil residentes que tenía Onagawa murieron.
El niño y su familia movieron vigas de madera y barras de acero en una masa de escombros de lo que solía ser la casa de su madre y los hicieron a un lado, pero ella no estaba allí.
En tanto, Mizue Yamamura, de 76 años buscaba a su esposo. Ella llevaba un palo delgado que llevó para tocar un pedazo sucio de tela blanca que parecía un cadáver hinchado por su estado de descomposición.
"Creo que hay muchos cadáveres allí", afirmó la mujer, al mirar una enorme montaña de placas despedazadas de madera que alguna vez fueron hileras de casas. Los equipos de rescate "ni siquiera han comenzado a buscar debajo de todo esto", agregó.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.98
Venta 22.48
€uro
Compra 23.37
Venta 23.87

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad