Tuesday 24 de January de 2017

Contra una educación sexista

     25 Oct 2011 03:30:00

A- A A+

Compartir:

La separación de los niños y las niñas en las escuelas sólo consigue mantener los estereotipos y refuerza conductas sexistas, según un estudio de la revista Science, "La seudociencia de la escolarización por sexos".
La prestigiosa revista científica viene a apoyar la educación mixta en colegios que, en los últimos tiempos, se ha visto atacada por aquellos que prefieren aulas diferenciadas por sexos.
Las diferencias cerebrales entre los sexos y los éxitos en las notas académicas, defiende Science, no justifican que la educación diferenciada sea mejor. Por el contrario, las desventajas se hacen insalvables en el ámbito social.
Mujeres y hombres no somos iguales físicamente. Nuestros cuerpos son diferentes y nuestros cerebros también, como lo demuestra la neurociencia.
Por ejemplo, el cerebro femenino tiene más conexiones entre los hemisferios y está más compartimentado que el de los hombres. También reaccionamos de manera diferente ante los estímulos externos.
En el Hospital de la Universidad de Nueva York, el doctor Hoffman realizó un experimento con bebés recién nacidos. Tomó bebés de ambos sexos y observó cómo reaccionaban ante el llanto de otros bebés.
El resultado fue que los bebés femeninos se alteraban, se sentían incómodas, lloraban mientras que los bebés varones seguían tranquilos.
Así, Hoffman concluyó que las mujeres nacen más predispuestas a la empatía que los varones.
A estos y otros estudios han reaccionado algunos que consideran más adecuado para el desarrollo de niños y niñas que ambos sexos no estudien en las mismas aulas.
La profesora de la Universidad Carlos Tercero de Madrid, María Chaparro, cree que la educación diferenciada es mejor para el alumnado. Explica que las niñas se desarrollan antes y que tienen unas habilidades diferentes a las de los niños.
También Michael Fize, sociólogo francés y autor de "Las trampas de la educación mixta", argumenta que “la educación mixta no ha conseguido asegurar la igualdad de sexos ni de oportunidades, que era su objetivo, y en las escuelas sigue habiendo problemas de violencia entre géneros, sexismo, indisciplina…”
En países como Estados Unidos, Alemania, Francia o Canadá los colegios de educación diferenciada han crecido en los últimos años como opción para la formación de los jóvenes.
Sin embargo, los problemas de sexismo, violencia o indisciplina que se achacan a la educación en aulas mixtas no tienen que ver con el modelo en sí, sino por las personas que cada día dan las clases, con los estereotipos culturales y con aquello que los niños y las niñas ven en sus casas.
Así, si mamá es la que cocina y papá el que hace el bricolaje en casa, el niño repetirá el modelo. Si por el contrario, papá se encarga de bañarles o hacer la compra y mamá de llevar el coche a arreglar, pues ese será su modelo.
La educación mixta ayuda a que niños y niñas aprendan a relacionarse, a que interactúen y se entiendan.

*Centro de Colaboraciones Solidarias
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad