Saturday 21 de January de 2017

Cruzada contra el hambre

     24 Jan 2013 04:00:00

A- A A+

Compartir:

La pobreza alimentaria que afecta a más del 18% de la población nacional (1 de cada 5 mexicanos en promedio no tiene para comer), es un agravio y una vergüenza colectiva para el país. Toda propuesta de desarrollo social debe contemplar de manera central el combate y la superación de este lastre terrible. Y ese, en esencia, es el objetivo central de la Cruzada Contra el Hambre, anunciada recientemente por el presidente Enrique Peña Nieto.
La lucha frontal contra la hambruna es una responsabilidad ética del Estado y un compromiso público para construir espacios de libertad, de dignidad, de justicia y democracia para la ciudadanía, como bien lo argumenta Amartya Sen, premio Nobel de Economía de 1998, en su destacada obra Pobreza y Hambruna: un ensayo sobre el derecho y la privación.
Peña Nieto reconoce, efectivamente, que la pobreza y la hambruna, se constituyen en el principal enemigo del progreso y la democracia. Una condición necesaria para promover el desarrollo integral de la nación se encuentra en reducir y, si es posible, resolver dicho problema estructural.
La Cruzada Nacional Contra el Hambre, es una acción de Estado y una estrategia fundamental con varios componentes que implican una amplia y muy vasta movilización de las estructuras del gobierno -en sus distintos niveles: federal, estatal y municipal-  y de los sectores social y privado.
En un gran acuerdo con el Congreso de la Unión, Enrique Peña Nieto logró integrar una bolsa presupuestal por más de 97 mil millones de pesos, que se destinarán, en el presente ejercicio fiscal, a atender a 7.4 millones de mexicanos localizados en los municipios de muy alta marginación. En una primera etapa se contempla una cobertura en beneficio de los habitantes de 400 municipios.
En la ejecución de la estrategia se involucrará a 14 secretarías de Estado, las que habrán de desplegar la acción en contra del hambre, a través de 70 programas alineados institucionalmente y orientados al logro del fin referido.
Para cumplir con esta altísima y superior tarea, se procedió  a la constitución de una serie de espacios administrativos y entes públicos específicos, entre los que destacan los siguientes: 1.-El Consejo Nacional de la Cruzada Contra el Hambre, 2.-La Comisión Intersecretarial para la instrumentación de la referida Cruzada y 3.-La integración de una amplia red de comités comunitarios, para involucrar a los ciudadanos en una dinámica y constructiva participación social, sin la cual no se podrá alcanzar el éxito.
Quienes participamos como integrantes de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, tenemos la obligación jurídica, política y ética de vigilar que dicha estrategia, se constituya en una alternativa para promover el desarrollo humano, y no derive sólo en mecanismo asistencialista de control político clientelar, lo cual sería incorrecto e inmoral.
Y como diputada que soy, representante de los intereses de Zacatecas, existe el interés de respaldar estrategias públicas de esta naturaleza y generar que sus bondades y beneficios alcancen a plenitud a nuestro Estado, en razón de que la entidad tiene hoy en día el registro de más de 370 mil personas con carencias profundas por acceso a la alimentación, según datos oficiales aportados y documentados por el Coneval.
En ese mismo sentido comparto la idea de que no habrá desarrollo social, si no se reduce la hambruna, y que democracia que no combate la pobreza, es democracia inexistente, como lo dijera en el siglo 19 el pensador francés Alexis de Tocqueville.

*Diputada federa
juditguerrerolopez@yahoo.com.mx




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.56
Venta 22.06
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad