Thursday 19 de January de 2017

¿Cultura o gobernanza?

Referencias

     7 Dec 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El pasado fin de semana fue de “pura botana”, como dicen los jóvenes, gracias a que el precandidato a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, no pudo contestar acertadamente una pregunta reporteril sobre los tres libros que más han marcado su vida.
El dislate fue decir que uno de esos libros es "La silla del águila", de Enrique Krauze, cuando el autor es Carlos Fuentes. Cosa menor es para muchos, pero para la mayoría fue motivo de mofa y de un regocijo que dura hasta estos días. Nueva aportación involuntaria hizo el político mexiquense al anecdotario político mexicano, que de inmediato lo colocó en el mismo nivel del jocosamente recordado expresidente Vicente Fox.
¿Realmente importa si un aspirante a la Presidencia de la República es persona ilustrada? En lo personal creo que bastaría con que supiera gobernar bien, engrandeciera al país, fuera honesto y sobre todo, “un mexicano bien nacido”.
Todo esto remite a un somero repaso de expresidentes, entre los cuales, por sus escasas luces, destacan los dos panistas. De Vicente Fox, basta con decir que es más recordado por sus torpezas léxicas que por actos de gobierno.
De Felipe Calderón ya quisiéramos que fuera recordado por las vistosas máculas de su pobre bagaje cultural y no por el país ensangrentado que deja.
Más atrás, a Ernesto Zedillo no se le podrían achacar deficiencias culturales. En cambio, sí habría mucho que reprocharle en cuanto a políticas de gobierno, por la entrega del patrimonio nacional a empresas extranjeras; tanto desastre económico y social causó que en la desesperación los mexicanos optaron por darle la espalda al Partido Revolucionario Institucional. No en balde es hoy destacado consejero de las mismas transnacionales beneficiadas durante su administración.
Antes, Carlos Salinas de Gortari fue un hombre culto, de notables prendas intelectuales, lector constante y actualizado, pero conductor de un gobierno que continuó el desmantelamiento del estado nacionalista y además empujó al país a la vorágine de la corrupción y el crimen.
Más atrás está el oscuro Miguel de la Madrid Hurtado, inaugurador del neoliberalismo y del desmembramiento del estado. Hombre de poca luz, no fue inculto ni un impreparado al estilo de los panistas, pero cuánto daño hizo a la nación.
José López Portillo, ya para no ir más lejos, quizás haya sido el más culto de los presidentes de los últimos decenios. Autor de obras valiosas, brilla, con todo y sus defectos personales y errores de gobierno, como el último mandatario nacionalista.
Se podría decir que los últimos presidentes priístas fueron hombres cultos y bien preparados ¿pero de qué sirvieron esas virtudes? Definitivamente, lo que debemos exigir a quienes desean conducir al país es, además de cultura y acervo bibliográfico, sapiencia para gobernar, consciencia y compromiso social y más que nada, amor a México.

*Periodista




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.90
Venta 22.4
€uro
Compra 23.29
Venta 23.79

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad