Tuesday 17 de January de 2017

Daños colaterales

     17 Feb 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Además del daño patrimonial causado al estado por la pésima administración del des-gobierno de Amalia García, han resultado otros perjuicios, cuyos efectos tal vez son de mayor dimensión que la afectación económica en términos sociales y políticos: el desmantelamiento del Partido de la Revolución Democrática en la entidad al que se ha cargado el desprestigio político del mal gobierno y el regreso del Partido Revolucionario Institucional al poder, sin que haya implicado para éste, esfuerzo ni necesidad de renovación.

Desde el inicio de su administración, Amalia García hizo evidente su desprecio hacia los perredistas,  la izquierda universitaria y los zacatecanos en general. Con ella llegaron a la entidad, un grupo de poblanos, michoacanos, tamaulipecos y defeños que, comandados por Claudia Corichi, prácticamente ocuparon los cargos de decisión dentro del gobierno y con un poder incrementado por la voluntad política de la mandataria.
La voracidad de éste grupo al que los zacatecanos conocieron como “la legión extranjera” pronto se hizo evidente. Los negocios al amparo del poder hicieron la vida cotidiana de aquellos que arribaron bajo la sombra de Amalia o de la hija de ésta. Noé Beltrán fue la excepción: maestro universitario en los 70, distinguido por su amplia cultura, su alto sentido de responsabilidad  y su honestidad, a su regreso a Zacatecas y el único con un nombramiento merecido, hizo a muchos que fuimos sus alumnos, ratificarle nuestro respeto, cariño y gratitud.
La estancia del maestro en Seplader, fue efímera. Conservó su sencillez y realizó su trabajo con el profesionalismo que invariablemente lo ha caracterizado, pero renunció al cargo cuando “la hija", sin saber con quien se metía, quiso hacerlo cómplice de sus tropelías y corruptelas. “Más vale buena esperanza que ruin posesión”, pensaría nuestro venerado maestro con aires de Quijote.
 Hoy, a pesar del tiempo transcurrido desde que Amalia García dejó el poder, los daños colaterales de su des-gobierno dan de que hablar: los medios locales destacan en primera plana del 16 de febrero, la detención de Eduardo Ruiz Fierro, quien fuera Oficial Mayor del Gobierno, así como la salida del Senador Tomás Torres Mercado del PRD.
Eduardo Ruiz Fierro fue, tal vez por su cercanía con Claudia Corichi, el funcionario  con mayor poder de discrecionalidad en el manejo de los recursos públicos. En su poder de decisión se concentraron todas las compras que el gobierno realizaba, así como los contratos más lucrativos e importantes. A él precisamente correspondió atender y recomendar los llamados contratos de prestación de servicios que dieron lugar a Ciudad Gobierno. La compra de cientos de botellas de mezcal, la adquisición de todos los medicamentos del sector salud y de insumos para las dependencias.
La semana entrante se resolverá si Ruiz Fierro queda vinculado a proceso. Por lo pronto el gobierno de Miguel Alonso cumple (en parte) a los zacatecanos. No en afán de venganza, sino de justicia.
La salida de Tomás Torres del PRD, no es asunto menor. Con él se va el mejor legislador y gran parlamentario que daba prestigio al instituto político. Su pecado: no haber atendido las imposiciones de la conducta antidemocrática de Amalia García para apoyar a su capricho político a la gubernatura. El PRD pierde y pierde mucho.
Aunque el daño colateral mayor, lo es el que implicó el regreso del PRI al gobierno de Zacatecas, sin que haya tenido necesidad éste partido de renovarse. Regresó el viejo PRI.
Las reglas de la lógica imponen que, si en una contienda el perdedor espera revancha o la pide, éste deberá ejercitarse, prepararse, actualizarse; en una palabra, renovarse para recuperar el espacio perdido. El mayor absurdo es que el PRI en Zacatecas, no tuvo necesidad de cambiar para lograrlo. Amalia García bajó el nivel de su gobierno por debajo de los regímenes priístas anteriores al gobierno perredista de Monreal. “Estábamos mejor cuando estábamos peor”, decían los zacatecanos, recordando la frase de Germán Dehesa.
 Pero eso no es bueno en modo alguno para Zacatecas, porque al regresar el viejo PRI con sus añejos vicios, no se motiva el cambio democrático ni los proyectos sociales: regresamos al culto a la personalidad, a la simbiosis del partido de estado, a la designación de funcionarios por lealtades políticas, a la dádiva como forma de hacer política, al autoritarismo, al despido de empleados por “limpia” en el gobierno y así, ¿a donde vamos?

*Profesor universitario




Lo más leído
Director de Seguridad Pública de Jerez balea a 4 jóvenes
Secuestran a dos hombres en Guadalupe
Se registra accidente múltiple en el boulevard
Encuentran a un hombre sin vida en Zóquite
Se pasa el alto y choca
Aseguran un vehículo robado
Se pone agresivo con Tránsito
Por Trump, anuncian cerco a Embajada de EU y bloqueo a puentes internacionales
Piden a SRE vigilar proceso de mexicano detenido en Letonia
Autoridades estatales inauguraron la presa la Suzaya en el municipio de Pánuco  
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.53
Venta 22.03
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad