Tuesday 24 de January de 2017

Darle peso político al estado, reto de todos

     9 Apr 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Otros lo han logrado
Zacatecas tiene que afrontar el reto de darle peso político a la entidad para que sus necesidades cuenten y sus reivindicaciones sean motivo de atención desde el epicentro del poder político. De otro modo continuará el sacrificio de las generaciones instaladas en la fatalidad de depender de un presupuesto federal anual que se consume mayoritariamente en gasto corriente y en programas asistencialistas ineficientes y clientelares, posponiendo eternamente la inversión en desarrollo que nos  dinamice a partir del desenvolvimiento de nuestras propias potencialidades.
Al estado de Chiapas le ha llovido inversión federal constante desde que irrumpió el EZLN y se convirtió en un centro mundial de denuncia de la brutal desigualdad en que sobrevive el mundo indígena mexicano, pero esa vía no se advierte en el horizonte zacatecano. Los movimientos sociales autónomos son de corto alcance en cuanto a banderas, organización y audacia; muchos de ellos son vulnerables ante la constante captación que de sus líderes hacen los burócrates comisionados para tal efecto.
Por la vía de un sector privado poderoso, que interactúe en el globalizado mundo de la economía, no llegamos lejos. En las últimas décadas nos hemos convertido en territorio de “sucursalitas” de tiendas comerciales y en residencia de maquiladoras susceptibles de marcharse cuando sus intereses sean mejor servidos en otras partes. Los grupos inversionistas como los de las mineras y el grupo cervecero, siendo significativos interlocutores del Gobierno Federal, no lo son a partir de su identidad zacatecana. Nuestro sector privado lejos está de pesar lo que sus iguales asentados en Monterrey.
Por la vía de nuestro peso demográfico traducido a número de electores tampoco tenemos porvenir inmediato. Venimos de un prolongado ciclo de decrecimiento poblacional que hace que la mayoría de nuestros municipios tengan menos habitantes que los que tenían en la década de los ochenta del siglo pasado.

Ciudadanía más crítica,mejores políticos
La adquisición de importancia política como entidad, que nos dote de capacidad de obtener del poder central el impulso que nuestro desarrollo reclama, la podemos buscar mediante una ciudadanía en acción para sacudirse sus lastres como nuestros vecinos de San Luis Potosí lo hicieron al rebelarse contra su clase política local al percibirla como obstáculo al desarrollo. El periodo de inestabilidad que vivió el estado vecino es compensado con el advenimiento de un período de crecimiento que lo colocó muy delante de nuestra circunstancia y le dotó de instituciones públicas pioneras.
Si en Zacatecas surge la llama cívica contra quién transita por la vida pública dando evidencias de deshonestidad o ineptitud, empezará nuestro fortalecimiento como entidad.
Muchos siguen políticamente vivos después de desempeños cuestionados a partir de criterios de eficiencia y de moral. Ello se debe a una ciudadanía permisiva, murmuradora, si acaso, pero condescendiente con quienes nos han dejado una entidad muy mal administrada.
Conformamos una ciudadanía que tolera sin protestar el discurso de permanente auto-alabanza de actores políticos que nunca se ocupan de las cuestiones fundamentales y que nunca definen postura en torno a los grandes problemas sociales y nacionales.
La emergencia de un ciudadano más ciudadano que espectador es la vía de construcción de definiciones estratégicas en torno al futuro de la entidad, para que equipados con la claridad histórica necesaria dejemos atrás la demagogia en torno a frases huecas como el “proyecto Zacatecas”, sin que nadie sepa decir qué significa eso.
Requerimos dejar atrás la era de políticos sin contenido, que hoy defienden un ideario y mañana el opuesto.
Zacatecas requiere revolucionar la calidad de sus políticos, entendiendo por esto la adquisición, de parte de ellos, de un superior compromiso con el interés general y  calidad moral acreditada en los hechos.
Una moral pública que nos conduzca a preferir al ideológicamente "distinto honesto", que al "coincidente deshonesto".

¿Renovarse o morir?
Sí los actores políticos se pelean lo hacen en perjuicio de Zacatecas y cuando se reconcilian lo hacen en perjuicio de ... ¡Zacatecas! Sus disputas son por motivos particulares, sus reconciliaciones también.
El Sábado de Gloria en Jerez, reunida la clase política en plural espectáculo encabezado por el gobernador, me convencí que si alguien es figura emblemática del modo de hacer política sin ideas en la cabeza (con la salvedad de que él no pretendía tenerlas) es el ya fallecido don Andrés Bermúdez, El Rey del Tomate, que con la inteligencia que ninguna escuela le echó a perder vino a demostrar como se hace la política de este estilo.
El problema es que seguimos sin proyectos integrales, sin voceros efectivos ante la Federación y sin buenos administradores… y con mucha corrupción.
Nos encontramos el jueves en El recreo.
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad