Friday 20 de January de 2017

¿De dónde aquello de “n, s o vocal”?

Horrografías

     2 Jul 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
Para morirse de la impresión con este letrerillo.
Para morirse de la impresión con este letrerillo.

Todos conocemos las pegajosas normas de acentuación que a manera de tonada nos inculcaron desde chiquillos: llevan tilde las que tienen el acento en la última sílaba, llamadas agudas, y terminan en “n, s o vocal”, y las que tienen el acento en la penúltima sílaba, llamadas graves,  y finalizan en letras diferentes a esas.
Pero, ¿de dónde salió aquello de “las que terminan en n, s o vocal” como criterio básico en la acentuación de las palabras?
No es que los señores de la Real Academia Española se hayan sentado un día en la mesa redonda para que uno de ellos preguntara: ¿cómo definimos cuáles llevan acentos?, y entonces uno de ellos respondiera: “ah, ya sé, basándonos en las que terminan en n, s o vocal”.
Nooooo. O sí, pero con razones de fondo. Si queremos entenderlo, viajemos al pasado. Para el siglo 18, después de que fuera casi inexistente, el uso de la tilde como indicador de la sílaba tónica se había vuelto una práctica generalizada.
La situación obligó a que interviniera la Real Academia Española y estableciera reglas para que la tilde se ajustara al llamado principio de economía y no degenerara en una tildadera sin ton ni son.
Si queremos entender qué es el principio de economía aplicado a la tilde, es preciso saber que la mayor parte de las palabras del idioma español son graves, en mucho menor medida, agudas, y muy pocas son esdrújulas.
Empecemos con las más abundantes: las graves. Dentro de este grupo de palabras, que se acentúan en la penúltima sílaba, la mayoría terminan en n, s o vocal, entonces, para evitar tantas tildes -el principio de economía-, la Academia estableció que solo la llevaran las que se salían de esa pauta, es decir, las que no tienen esas letras al final.
De ótro módo, múchas palábras llevarían tíldes y entónces la lectúra se haría muy pesáda al saturárse los ójos con tánta rayíta, y no digámos lo terríble que sería la escritúra para tódos nosótros, ¿compréndes?
Y pasó a la inversa con las agudas, que se acentúan en la última sílaba y la mayoría terminan en letras diferentes a n, s o vocal, por lo cual se determinó tildar justamente las que terminaran en esas letras.
Si no, la verdád es que escribír, al iguál que leér, no sería un placér, sino una contrariedád por no podér parár de tildár. Sin dudár, sería fatál. ¿Te creerías capáz?
Respecto a las esdrújulas y sobresdrújulas, son tan pocas que se decidió que todas llevaran acento sin importar en qué letra terminen.
Y en cuanto a las palabras de una sílaba, se optó por no tildarlas en primera porque son muchas, y en segunda, porque sería obvio dónde quedaría la tilde, de ahí que solo se aplica en algunos casos con función diacrítica, de lo cual hablaremos en otra entrega.
En conclusión, las reglas de acentuación permiten saber cómo se pronuncia una palabra desconocida, ya sea porque lleve tilde, o porque no la lleve y según su terminación podamos deducir qué sílaba es la tónica.

todahermosa@gmail.com




Lo más leído
Suspenderán el servicio del agua en colonias de Zacatecas y Guadalupe 
María Auxilio Tenorio, nueva titular de la DSP de la capital 
EU no impondrá pena de muerte a El Chapo: SRE
Destituyen a Eduardo López de Recaudación de Jerez 
Pagan quincena a trabajadores del PRI; les adeudan prestación
Encuentran cadáver descuartizado de niño de dos años 
#Video Se registra un aparatoso accidente en el entronque a Morelos 
Reportan disparos al aire en la avenida Hidalgo en la madrugada 
Reanudarán las clases el lunes en los 40 planteles del Cobaez
Estancia Infantil, un sueño hecho realidad para Rubí Dávila 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad