Wednesday 18 de January de 2017

De endeudamiento y otras cosas

Tren Parlamentario

     9 Jan 2013 03:20:00

A- A A+

Compartir:

Este comienzo de año seguía a tambor batiente en los territorios del Congreso de la Unión. Era, a final de cuentas, la reconformación cíclica, sexenal, de las fuerzas políticas la que prevalecía en la agenda política de este martes 8 de enero de 2013. Una agenda pasada rigurosamente por la disputa de los manubrios del poder público.
Dentro y fuera del Congreso de la Unión, tirios y troyanos trazaban con insistencia el camino de las reformas que Enrique Peña Nieto quiere para el acomodamiento de su ejercicio del poder.
Cuando fue presentado el Consejo Rector de eso que han dado en llamar el Pacto por México -integrado básicamente por representantes del Ejecutivo Federal y de los líderes nacionales del PRI, PAN y PRD-, quienes asistieron no hablaron más que de las reformas que el Congreso de la Unión deberá atender en el año que comienza.
Y se utiliza el verbo “deberán” porque el tono de todos ellos nunca dejó de ser  impositivo y determinativo, a pesar de que algunas voces, como la de Jesús Zambrano, juraron que la estructura del Pacto por México “no suple al Congreso de la Unión ni a los Congresos Estatales, como tampoco es la suplantación del papel del legislativo”. Y apostillaba: “no es la partidocracia supliendo al Poder Legislativo”.
Ni siquiera se lo habían preguntado; pero así lo dijo Zambrano en su discurso oficial. Más allá del tono advertiente -y ominoso, por supuesto, para un gran sector de la población-, remachaban otra vez todos ellos en que las reformas que ocurrirán este año serán la hacendaria, la de telecomunicaciones, la energética y la de coordinación fiscal, esta en alusión al endeudamiento de estados y municipios, que ayer, por cierto, en el Senado y en San Lázaro fue un tema objeto de declaraciones políticas, como la de aquel secretario de Hacienda en el sexenio de Ernesto Zedillo y actual secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), José Ángel Gurría, quien felicitaba por anticipado el posicionamiento que hoy sostendrá el Congreso, en la sesión de la Comisión Permanente, de respaldar a la actual secretaría de Hacienda de Luis Videgaray, de rechazar que sean rescatados los estados y municipios de sus deudas.
Gurría fue el participante más renombrado del Seminario Parlamentario sobre Políticas Públicas: México-OCDE, que ayer el Senado celebró. Su voz siguió un itinerario muy parecido al que tomó Ernesto Cordero, secretario de Hacienda también como Gurría, pero aquél en los tiempos recientes de Felipe Calderón Hinojosa.
Ernesto Cordero -actualmente, senador de la República por el PAN- dijo: “me parece que es lo correcto; no se debe rescatar ni a los municipios ni a ningún estado. Esa ha sido la política hacendaria del país en los últimos años. Me da mucho gusto que las nuevas autoridades hacendarias estén continuando con esa medida. Al final de cuentas si un estado o un municipio incurren en un nivel excesivo de deuda, de manera irresponsable, bueno pues el resto de los mexicanos no tenemos por qué, con nuestros impuestos, pagar el rescate. Hay que explicarle a la sociedad que esos rescates, pues es con lo que pagamos todos los mexicanos de IVA, de ISR. Son nuestros impuestos y pues yo creo que no hay que utilizar estos impuestos para tapar los hoyos, para rescatar estados y municipios que actuaron de manera irresponsable”.
Jiribilloso, un reportero preguntó entonces a Cordero: “bajo esa analogía, senador, entonces no debió haberse rescatado ni la banca ni las carreteras. ¿No le parece?”
Pujó Cordero, y respondió: “en el 94 (1994) se rescataron a los ahorradores y prueba de eso es que nadie perdió su patrimonio y sus ahorros, porque estaban en un banco. Y en el caso de las carreteras me parece que también el tema generó crecimiento económico; se mueven mercancías y eso genera empleo.”
El tema del endeudamiento de estados y municipios barbotó también en otro momento del Congreso, cuando comparecían los cuatro que fungirán como nuevos vocales ejecutivos del Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB).
Senadoras del PT como Martha Palafox y, del PRD, Dolores Padierna, preguntaron a los entonces candidatos cuáles serían sus criterios ante eventuales nuevos rescates, como aquel que se hizo de la banca con la transfiguración del Fobaproa en IPAB (deuda privada en deuda pública).
Los cuatro fingieron demencia, sobre todo cuando Padierna les recordó que el endeudamiento de estados y municipios lo prohijó el Ejecutivo Federal al autorizar que los bancos en la crisis de 2008-2009, cuando les rezumaba la liquidez por todas partes,  podían prestar millones de pesos a gobiernos estatales y municipales teniendo como garantía a las participaciones federales.
Un dato de la Padierna: en los 15 años del IPAB, el Presupuesto de Egresos de la Federación ha pagado 511 mil 638 millones de pesos y aún se deben 812 mil millones más.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.51
Venta 22.01
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad