Monday 16 de January de 2017

De la A a la Z El déficit de ciencia y tecnología

La asignación de recursos para la educación y el impulso de la investigación científica es la mejor inversión que puede hacer una nación

     14 Mar 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El desarrollo de la ciencia y la innovación tecnológica en México se encuentra rezagado. Lo está, en gran medida, por la falta de inversión del Estado mexicano y una política de cancelación de plazas en los institutos de investigación federales desde el inicio del gobierno de Vicente Fox hasta la administración del presidente Felipe Calderón, aunado al desinterés de la iniciativa privada por invertir en estas áreas, al estimar que no son un polo de desarrollo que les genere dinero en el corto plazo.

Como desafortunadamente casi todos los centros e institutos de investigación son instancias del gobierno Federal, se puede decir que una de las grandes problemáticas que afronta el sector es la carencia de vacantes o plazas suficientes para emplear con salarios dignos a los recursos humanos que se están formando en las instituciones de educación superior, centros de investigación del país o en el extranjero.
O peor aún, muchos de los profesionales que realizan estudios de posgrado fuera del país, son absorbidos por las naciones donde cursan , con la consecuente pérdida de capital humano para el país porque se trata de estudiantes que fueron formados por el Estado mexicano en los diferentes grados escolares (primaria, secundaria, educación media y superior).  
La Academia Mexicana de Ciencias, en ese sentido, estima que en el país concluyen su preparación doctoral alrededor de tres mil estudiantes, y de ese universo, únicamente cerca de mil consiguen en empleo para continuar con sus trabajos de investigación. Por cada mil jóvenes que se pierden en un año, el  país pierde más de dos mil millones de pesos.
Dicho de otra manera: ni el gobierno federal o los estatales tienen la capacidad para contratar a  los egresados al ritmo que se requiere. Por otro lado, el sector empresarial de nuestro país no ha visto en el campo de la ciencia e innovación tecnológica una fuente de ingresos porque quieren el rendimiento de utilidades de manera inmediata. Contrario a esta visión la iniciativa privada en los países desarrollados considera que la inversión en el campo de la ciencia  es para obtener ganancias pero  hasta la siguiente generación.
Este es el contexto en que se enmarca el  arribo de Enrique Villa Rivera a la dirección del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). Es una buena noticia para la comunidad científica, porque el exdirector del Instituto Politécnico Nacional (IPN) posee una amplia trayectoria profesional estrechamente ligada al quehacer académico y científico y por ello mismo conoce el sector.
Es, desde esa perspectiva, un buen punto de partida en la ruta que se debe seguir en la construcción de las condiciones necesarias para el desarrollo de la ciencia y la innovación tecnológica, a través de una efectiva política de Estado.
Los diputados y senadores de las comisiones de Ciencia y Tecnología han externado su disponibilidad para apoyar el desarrollo del sector y Villa siempre ha planteado la necesidad de que se debe de trabajar con el legislativo para alcanzar el umbral  del 1% del Producto Interno Bruto (PIB), que establece la Ley de Ciencia y Tecnología.  
México padece graves rezagos en el desarrollo de la ciencia y la tecnología. El impulso de estos sectores es crucial para la competitividad, el crecimiento económico y el bienestar social.
 La asignación de recursos para la educación y el impulso de la investigación científica es la mejor inversión que puede hacer una nación, lo hemos dicho en anteriores entregas.  
Es, además, una recomendación que en las últimas décadas organismos internacionales, como Naciones Unidas, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha hecho a sus Estados miembros.
Es una tendencia mundial -avalada por el crecimiento económico- que han obtenido los países que han apostado por la ciencia y la innovación tecnológica como motor central de sus economías, aparejado a un bienestar social y una elevación de su tasa de desarrollo humano porque este binomio (ciencia-tecnología) gravita en la calidad de vida, salud, alimentación, la búsqueda de energías alternativas y el cuidado del medio ambiente, entre otros aspectos.

*Presidente de la
fundación SNTE




Lo más leído
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
Mineros, listo para recibir a Puebla en la Liga MX
Sevilla remonta, trunca racha del Madrid y se pone a uno
Ajuste salarial sólo ahorraría 182 mdp; recorte para alta burocracia
La Juve cae ante Fiorentina y queda presionada en la cima
Ante el 'gasolinazo', conoce las alternativas energéticas
Mineros caen ante Leones Negros en Segunda División
En un clásico de suspenso, Packers eliminan a Cowboys
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.65
Venta 22.15
€uro
Compra 22.97
Venta 23.47

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad