Monday 23 de January de 2017

De la A a la Z La vuelta de Chiapas

Actualmente el número de turistas que visitan Chiapas ha rebasado la cifra de los 2 millones al año

     28 Mar 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Una visita a algunos de los lugares más emblemáticos de Chiapas -como las cascadas de Agua Azul, las lagunas de Montebello, Palenque y San Cristóbal o, bien, el Cañón del Sumidero y el Chiflón- se ha convertido recientemente en un destino turístico muy atractivo.

Primera parte

Quienes hace poco seguían con preocupación los conflictos sociales del estado, hoy lo consideran un lugar seguro para vacacionar, ya sea con la familia o para una convención gremial o de empresa.
En no mucho más de una década, Chiapas ha dado un giro radical en la percepción que tiene el resto de la población de su desarrollo. Mientras que la gobernabilidad misma del país fue puesta en jaque por el levantamiento armado zapatista (en enero de 1994), y la violencia interna en los Altos, el norte y la Selva polarizó a la sociedad civil (en la segunda mitad de los 90), actualmente el número de turistas que visitan Chiapas ha rebasado la cifra de los 2 millones al año.
En el mapa geo-político que elaboran agencias como el CISEN o la Sedena, los riesgos asociados a Chiapas han disminuido de manera significativa en los últimos años. La situación de relativa paz y gobernabilidad destaca en comparación con la violencia en el centro y norte del país.
Esto es producto, entre varios factores, de la dinámica propia del narcotráfico en aquellas regiones, pero también de una lógica propia, local e histórica, derivada del desarrollo de Chiapas en los últimos años.
Los nuevos escenarios
Las causas de las nuevas condiciones que caracterizan a Chiapas son múltiples y requieren de un análisis más profundo. Pero desde ahora se puede adelantar que este proceso tiene que ver con las políticas seguidas en más de una década por los gobiernos federal y estatal y, actualmente, por el que encabeza el gobernador Juan Sabines.
Dicha lógica tiene una dimensión política nacional y local y, tratándose de los zapatistas, también la tuvo en el ámbito internacional. Sin haberse concretado formalmente la paz, las condiciones de distensión modificaron profundamente la naturaleza del conflicto. Hoy en día, Chiapas goza de gobernabilidad; pero también de un tipo de progreso.
Para entender esto, habría que analizar la ruta económica que se ha seguido; tanto en la esfera financiera, en lo que respecta al manejo de la deuda pública, como en lo que respecta a la materia de gasto público, en particular en infraestructura de comunicaciones. Ya se cuenta con una red carretera y de puentes así como con conexiones aéreas (a través del Aeropuerto Internacional Ángel Albino Corzo) y el funcionamiento de Puerto Chiapas en la región del Soconusco, que han integrado al estado con el resto del país.
Una situación muy distinta de la que existía apenas a fines del siglo 20, cuando el aislamiento relativo de Chiapas contribuyó al agravamiento del conflicto social. Adicionalmente, el gobierno estatal ha gozado de condiciones favorables en materia presupuestaria y en los mercados bursátiles, y ha sido práctico en focalizarse en el fomento del sector turístico.  
Chiapas en el siglo 21
¿Cómo logró Chiapas esta vuelta tan dramática e importante en apenas una década o poco más? Y, quizás una pregunta más significativa que debe hacerse es, ¿qué tan profundos son en realidad los cambios alcanzados en este periodo en el estado?
Para el visitante eventual la diferencia es sin duda clara, tanto en su percepción como en la realidad objetiva que conoce durante el recorrido que realiza durante un viaje turístico.
Pero también no se puede negar que lo es también para el observador político -que hacía análisis de Chiapas a fines de los 90, y lo hace hoy en día.
Y, sin embargo, ¿qué tan distante está Chiapas de su pasado de marginación y falta de posibilidades de un desarrollo integral y autónomo como entidad número 32 de la República? Esta pregunta requiere todavía de una respuesta más compleja.
La respuesta a dicha pregunta está vinculada desde ahora al proceso político de fin de sexenio. Nuevamente, la dinámica político-electoral, donde se entrelazan lo local con lo nacional (y donde serán relevantes las decisiones que se tomen en el DF y Toluca), determinará el rumbo del desarrollo en Chiapas.
En próximas entregas analizaré estas distintas vertientes.

*Presidente de
la Fundación SNTE




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad