Thursday 19 de January de 2017

De la A a la Z Los costos del acoso escolar

Un estudio elaborado por el INEE, establece que al menos el 20% de los alumnos de escuelas primarias y secundarias del país sufre violencia física, o verbal por parte de alguno de sus compañeros\"

     21 Mar 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

La semana pasado alumnos de una  secundaria técnica de la Ciudad de México, acudieron a la Asamblea Legislativa del DF,  para solicitar al legislativo local crear una materia obligatoria que les informe sobre el  bullying  y qué hacer ante un caso de violencia escolar.

En ese sentido, se puede decir que la firma del Convenio de Colaboración y Creación de una Red de Prevención del Delito entre la Secretaría de Educación capitalina y la Procuraduría de General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), es una iniciativa pertinente que favorecerá la lucha contra la violencia que se registra entre alumnos en los planteles de educación básica y media superior de la Ciudad de México.
Esta problemática no es exclusiva del Distrito Federal y por su gravedad puede alcanzar visos de un tema de salud pública.
De hecho, el maltrato físico o psicológico entre estudiantes mediante golpes, insultos, burlas, rumores, segregación o menosprecio -que ha sido denominado por los especialistas como acoso escolar o bullying- es un fenómeno social que desde hace varios años se ha manifestado a escala nacional en las primarias, secundarias, preparatorias  y bachilleres pero que hoy en día se ha hecho más tangible.
Las nuevas modalidades del bullying
Si en la década de los 70 y 80 el acoso escolar sedaba en el entorno escolar (salones de clases, pasillos, baños y patios), en la actualidad -con el desarrollo  de las tecnologías de la información-  el bullying salió de los centros escolares para esparcirse a través de la telefonía móvil e internet en una nueva modalidad:  ciberbullying. La mensajería instantánea y la difusión de notas insultantes a través de las redes sociales. Hoy conforman el acoso vitual.
No hay una regulación y sobre ello el Instituto Federal de Acceso a la Información, ha insistió al legislativo sobre la necesidad de contar un marco jurídico sobre la regulación de los datos personales.
Hay indicios e indicadores, en muchos sentidos, de que este asunto representa una amenaza para la convivencia entre pares. Un estudio elaborado por el  Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), establece que al menos el 20% de los alumnos de escuelas primarias y secundarias del país sufre violencia física, o verbal por parte de alguno de sus compañeros.
Otro hallazgo de la investigación establece que las manifestaciones de violencia en primaria y secundaria registran mayor incidencia entre los hombres, aunque no en forma exclusiva: tienen más edad en relación al grupo y son alumnos irregulares con repetición de grado, bajas calificaciones y cambio más o menos frecuente de escuela.
Además, el documento ubica las peleas como principal acto de violencia en primaria -con 19%, mientras que en secundaria es de 11,1%- seguidas de daños a instalaciones o equipos escolares, amenaza e intimidación a otros alumnos y, por último, el robo.
Sin regulación sobre datos personales
La manifestación de estos actos de violencia no sólo afecta al agresor y víctima; también al resto de los compañeros que observan los ataques. Hay una escasez de estadísticas sobre los efectos que tienen los estudiantes que padecen el acoso escolar.
El maltrato físico o psicológico entre alumnos a través de golpes, burlas, hostigamiento y menosprecio está en aumento. Deja al descubierto una temática -que en los hechos- desequilibra la convivencia en los planteles educativos.
Amerita la intervención del legislativo federal y los congresos locales. El asunto se agudiza, estamos lejos de avanzar en la erradicación de este problema, agudizado por la proliferación de redes sociales, mensajería móvil, blogs, chats y páginas de internet con plataformas en las que circulan videos de vejaciones entre alumnos, mensajes intimidatorios, montajes fotográficos y filtración de datos personales, sobre los cuales no existe una regulación.
La autoridad educativa federal ha desarrollado importantes acciones y medidas para controlar la violencia en las escuelas. El país necesita futuros ciudadanos más tolerantes, con conocimiento básicos sobre el ejercicio de sus derechos y obligaciones.
Es de suma importancia, como una condición imprescindible, que los niños y los jóvenes se desenvuelvan en un entorno escolar donde prive la solución de conflictos a través del diálogo.
Las autoridades educativas, maestros, padres de familia y la sociedad en general, ante los escenarios de violencia que se registran en el país, habrán de redoblar sus esfuerzos para fortalecer el papel de la escuela como formadora de hábitos para la convivencia armónica entre alumnos, sustentada, desde luego, en un marco de diálogo, tolerancia y de respeto.

*Presidente de
la Fundación SNTE




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.90
Venta 22.4
€uro
Compra 23.29
Venta 23.79

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad