Monday 23 de January de 2017

De la Madrid quiso decir

     3 Apr 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Para verlo más gráfico, la Presidencia de la República tiene cuatro grandes bloques de líderes que han llegado a su poderosa silla después del movimiento armado de 1910: los primeros, fueron los caudillos revolucionarios (de los cuales se han escrito muchísimos libros) que terminaron con el general Lázaro Cárdenas del Río; los segundos, los abogados que concluyeron en el sexenio de Miguel de la Madrid Hurtado, quien fue el primero en aplicar las recetas económicas de Harvard y con ello inaugurar la etapa de los economistas que duraron hasta Ernesto Zedillo Ponce de León y, por último, los doce años de panistas.
Un trazo de corte grueso, sí, pero que ahora es importante recordar con la muerte del olvidadizo Miguel de la Madrid Hurtado, quien se fue a la tumba con temblor de pulso. Hace tres años acusó a Carlos Salinas de Gortari de robarse dinero de la caja chica y a su hermano Raúl de tener nexos con el narcotráfico y algunos días después dijo que siempre no, que no era así y que se disculpaba. Así fue desde aquel trágico diciembre de 1982 cuando llegó a la Presidencia de la República.
¿Qué le habrán dicho del clan Salinas a Miguel de la Madrid para recular tan vergonzosamente? ¿Del tamaño de ese papel fue el tamaño del miedo para ejercer el poder? Pocos los recuerdan en los terremotos de septiembre de 1985 porque tres días después de la tragedia comenzó a darse cuenta de la dimensión del problema y fue entonces que salió a la calle a verificar los daños. Fue lento, sí, también gris y siempre le faltó para todas su acciones eso que llamamos carácter. Con Miguel de la Madrid se va una época negra del país y seis años de experimentos en la economía, la plataforma inicial de Carlos Salinas de Gortari con su TLC y sus pactos de solidaridad, y de Ernesto Zedillo Ponce de León, con sus “medidas” de austeridad.
De la Madrid sucedió a su maestro José López Portillo, quien le dio lecciones de corrupción y le amarró las manos desde que llegó; y a Carlos Salinas de Gortari, a quien le entregó el poder mediante el ritual priísta del dedazo, le dejó un país en ruinas con una nueva izquierda fundada por expriístas y un sindicato petrolero en rebeldía. Es decir, un país totalmente caótico en lo político y en lo económico. Nadie recuerda otros años tan atroces en México como esos.
Fue un mago para hacer que hacía y no hacer que hace o un experto para inflar cualquier cosa y venderla como una estrategia sin fisuras. Cuando estuvo a punto de poder, de cambiar del gris a un color se echó, otra vez, para atrás. Dijo, se desdijo, pidió perdón y luego se quedó pensando que sería demencia senil, que el alzhaimer lo alcanzaba y eso pasa cuando le siguieron faltando los tamaños para ser Presidente. Así murió, sin poder decir esta boca es mía.

* Periodista




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.52
Venta 22.02
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad