Wednesday 18 de January de 2017

De morenos y güeritos

     30 Oct 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Hace algunos días, en Guadalajara, una niña rubia, de ojos azules, comenzó a pedir limosna en la esquina de las calles Vallarta y Niño Obrero; normal, para un país con tanta pobreza y desempleo.
Pero, todo comenzó cuando Germán Álvarez, uno de los millones de usuarios de Facebook, tomó una foto de la niña Alondra y la publicó en su muro del feis con una serie de suposiciones y juicios que encendió una mecha, que creíamos extinta, y que se leía así:
“Esta niña se llama Alondra y la tienen vendiendo chicles y dulces en la esquina (...) Lo extraño es que sus “papás” son morenos, tienen a varios niños en ese mismo crucero y ninguno se parece, ya me comuniqué al DIF y a la Procuraduría donde me dijeron que es necesaria una denuncia de los familiares para poder proceder, así que les pido que difundan esta foto para ver si alguien la reconoce, ya le trasquilaron su cabello y quién sabe qué otras cosas le hayan hecho o le puedan hacer, así que por favor difundamos esta foto”.
El asunto es que si la niña Alondra hubiera sido morena, nada hubiera pasado. Normal, porque para los ojos de Germán Álvarez todos los morenos se parecen. Es decir, las personas pobres deben tener tales características, entre ellas, que sean de rasgos indígenas, cabello negro y ojos cafés, según Álvarez. Pero, el asunto es que Alondra es rubia y sus papás no.
Y así, como Álvarez vio, tomó, creyó y escribió, muchas personas pensaron igual. Qué lamentable. Aún sigo preguntándome cómo esta pequeña chispa incendió toda una pradera de prejuicios, estigmas y alcurnias rancias. Así que ante tal denuncia, llegó la policía para interrogar a los papás y descubrir que el padre es adoptivo y la mamá concibió a Alondra por una relación que había tenido con un norteamericano.
Insisto, si Alondra fuera morena, ojos cafés, cabellos negros, aunque no se pareciera a sus papás, nada de todo esto hubiera ocurrido. Germán Álvarez hubiera acelerado y no hubiera tomado esa foto que ahora delata una serie de prejuicios que existen en la sociedad, en un segundo nivel o en el sótano de la conciencia.
¿Qué tanto hemos avanzado, como sociedad, para considerarnos iguales? No podremos avanzar como entidad y país si seguimos pensando que los indígenas o los morenos son inferiores. Eso ha desatado guerras y ha parido atroces genocidas. Como sociedad estamos obligados a fomentar el respeto por las ideas y las personas distintas a nosotros. Y al estilo más telenovelesco y mexicano, el saber que los rubios también lloran.
 
*Periodista freelance
Director de elhorizontal.com
edgarfelix@elhorizontal.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.51
Venta 22.01
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad