Thursday 23 de March de 2017

De policías y chicanerías

El aumento a los policías estatales, que es justo y necesario, obliga ahora al Gobierno del Estado a hacer una revisión general de salarios de todos los policías que dependen de su nómina

     25 Feb 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Debe reconocerse que como un acto de justicia laboral, se haya atendido uno de los reclamos de la Policía Estatal Preventiva, autorizándose un incremento económico por arriba del 50% del salario anterior. Es buen principio y faltaría por resolver el asunto del servicio policial de carrera y corregir las infames jornadas laborales de 24 horas o mayores.

Bueno el incremento, pero es necesario señalar que algo faltó a la asesoría brindada al gobernador al aconsejarse  el aumento salarial únicamente para los policías de la Estatal Preventiva. Se vio el árbol pero se desatendió el bosque.
La seguridad pública implica varias etapas, a saber: la prevención del delito,  parte que tiene que ver con la vigilancia y disuasión y que es tarea de las policías preventivas, federales, estatales y municipales.
La procuración de justicia que conlleva a tareas de investigación policiaca a cargo de los peritos (policía científica) y de los agentes de policía ministerial, ambos sectores bajo el mando directo e inmediato del agente del Ministerio Público, quien en esencia es un policía de investigación y, finalmente, las áreas de readaptación y prisión preventiva, que corren a cargo de los custodios en los centros de readaptación social y cárceles distritales.
Al incrementarse exclusivamente el sueldo de los policías de la estatal preventiva, se generó un desajuste salarial en relación con la estructura global de los policías que trabajan para la seguridad pública.
El aumento a los policías estatales, que es justo y necesario, obliga ahora al Gobierno del Estado a hacer una revisión general de salarios de todos los policías que dependen de su nómina.
Incluyendo, desde luego, a los peritos y a los custodios, de manera tal que un nuevo tabulador de sueldos en las áreas de seguridad pública vaya acorde con las responsabilidades, las tareas específicas y el grado de estudios y capacitación de sus elementos, de todos.
De no hacerse así, pronto tendremos nuevos reclamos en los cuerpos de seguridad, sólo que ahora en la policía ministerial y los custodios.   
De chicanerías
El Diccionario Breve de Mexicanismos, de Guido Gómez de Silva, define chicanería (De chicana “ artimaña”, del francés chicane, “artimaña de un abogado en un proceso”) artimaña, subterfugio.
“Amalia actúa conforme a la ley, con ampliación de plazos para la audiencia incidental”, cabecea un diario en su sección local .
Y es que, a dos semanas de que concluya el plazo para que Contraloría del Estado defina sobre las sanciones que en su caso amerita imponer a la exgobernadora, una suspensión provisional dictada por un juez de distrito dentro de un juicio de amparo, podría diferir los tiempos de la determinación del órgano de fiscalización.
Por diversos medios de comunicación, la exgobernadora ha inducido la idea de que un juez de distrito le ha concedido un amparo.
En realidad, lo que obsequió el Juez Segundo de Distrito, es únicamente la suspensión provisional del acto reclamado, para que la autoridad señalada como responsable (el contralor), no resuelva el asunto, hasta en tanto se determine si se violaron normas de procedimiento en cuanto a los tiempos solicitados por Amalia García para ofrecer pruebas (algo así como un año).
En el argot de los litigantes, se conoce como chicanero a aquel que, siendo parte en algún procedimiento (civil, administrativo, penal, etc.), evita que se resuelva el fondo del litigio (en este caso el resarcimiento del daño económico causado por muchos millones y, eventualmente, acciones penales), a través de medidas retardatarias, en la esperanza de que el tiempo conlleve al olvido o al fastidio a la contraparte.
Dice la diputada priísta, Ana María Romo Fonseca, que el asunto “no debe quedar impune; no se le debe dar vuelta a la página sin que haya castigo para los culpables.”
Hace más de cuatro años, la entonces diputada panista de la 58 legislatura, Sonia de la Torre, se refirió a aquel gobierno como “corrupto y corruptor”. ¿Chicanero también?

*Profesor universitario




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.98
Venta 19.48
€uro
Compra 20.57
Venta 21.07

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad