Thursday 19 de January de 2017

Desamparan a viejecita en la comunidad Estación San José

     9 Jan 2013 04:00:00

A- A A+

Compartir:
  • Inés Moreno Rivera, de 92 años. (Tomás Vázquez) Inés Moreno Rivera, de 92 años. (Tomás Vázquez)
  • Inés Moreno Rivera, de 92 años. (Tomás Vázquez) Inés Moreno Rivera, de 92 años. (Tomás Vázquez)
Imagen de


Uno de cada 10 de los abuelitos que se atienden en el Centro Integral de Salud Mental (Cisame), sufren de depresión. A estos se suman otros 15 casos que detectó el DIF, de viejitos en calidad de abandono; sin embargo existen muchos casos que no se atienden en instancias o asociaciones.
Inés Moreno Rivera, una abuelita de 92 años, es una de los tantos adultos mayores que viven en el olvido de sus familiares y sufren depresión, aunque el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) no la ayuda, recibe atención de una de sus antiguas vecinas.
La viejita es originaria de Tacoaleche, pero ahora desde hace meses uno de sus sobrinos, a quien alojó en su casa, la sacó de su hogar y la llevó a Fresnillo con la excusa de que visitaría a una de sus ahijadas por unos días.
Su ahijada, vive en Estación San José y fue ahí donde Doña Inés esperó y esperó horas hasta que una vecina, de nombre María del Socorro Aguinaga, le brindó alojamiento en su casa, pues ambas señoras se conocían cuando tenían su hogar en la misma comunidad.
Desgraciadamente, Doña Inés no tuvo hijos y su conocido más cercano era su sobrino, quien la dejó a su suerte en la comunidad y se fue con rumbo desconocido.
La abuelita recuerda que se casó a los 19 años y su primer embarazo fue fallido, “Dios así lo quiso, fue su voluntad la que no me permitió tener hijos, pero no le reprocho nada, estoy feliz con lo que me ha permitido vivir”.
Después de que Doña Inés se quedó sola, llegó uno de sus sobrinos para hacerle compañía, pero este vendió la propiedad que la viejita tenía en Estación San José y la llevó con un solo cambio de ropa a dicha comunidad.
Su sobrino la dejó afuera de la casa de otro familiar y sin esperar a que le abrieran la puerta arrancó el coche y se fue.
“Yo le di el consentimiento de vender la casa, él siempre decía que  mi propiedad estaba ubicada  en una esquina y representaba un riesgo para mí, porque la gente que se agarra a cada rato en esa zona y hay muchos borrachos. Le di permiso que vendiera la casa y le dije que se quedara con el dinero, yo para que lo quiero si ni puedo salir a comprar nada, no me sirve la vista”, explicó Doña Inés.
Desde el abandono de sus únicos familiares, la viejecita vive en la casa de María del Socorro, quien la ve como su madre.
“Aquí la tengo porque la quiero, ella es parte de nuestra familia, la he alojado y le he brindado abrigo, alimentos y amor en mi humilde casa sin esperar nada a cambio”, comentó María del Socorro.
Lamentó que Doña Inés a veces llora, pues extraña a sus seres queridos y piensa que es una molestia para su nueva  familia adoptiva.
“Estoy muy a gusto, pero no quiero darles tanta lata, la gente de aquí ha sido muy buena ya me regalaron muchos cambios de ropa porque no tenía nada y de mi sobrino y su familia no sé nada, ya los han ido a buscar, pero la casa en la que vivían tiene candado”, comentó la viejecita.

Apoyan a ancianos
En El Mineral hay alrededor de 16 clubes para atender a los adultos mayores y evitar que sufran de depresión debido a su situación, ya que es común que parejas de abuelitos vivan solos y pasen el tiempo sin atención alguna la mayor parte del día.
Además, en otras instancias como el DIF o el Cisame, se atiende a los adultos mayores para evitar problemas.
Tan sólo en el Cisame se atiende a 45 abuelitos que padecen de depresión.
Blanca Marina Trejo Vázquez, directora del DIF municipal, explicó que los ancianos con depresión, en lugar de manifestar  su tristeza, se retraen, aíslan y en algunos casos se vuelven más irritables.
“En muchos de los casos, los adultos se dicen sentirse  tristes o inútiles y hasta una carga para su familia, razón que ocasiona que su autoestima decaiga y caer en la depresión”, dijo Trejo.
En otros casos  incluso han detectado  que  los propios familiares  o médicos  sean quienes les achaquen los síntomas de la depresión  como parte del  envejecimiento.
La funcionaria explicó que las trabajadoras sociales del DIF municipal han detectado a 15 ancianos en condición de abandono total y todos presentan signos de depresión.

Cynthia@imagenzac.mx




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.90
Venta 22.4
€uro
Compra 23.29
Venta 23.79

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad