Monday 23 de January de 2017

Desastre de la educación en México

     24 Aug 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

He leído un artículo de Enrique Quitana, colaborador del periódico Reforma, que me ha producido escalofrío por lo espeluznante de las cifras que ahí se mencionan sobre la educación en México, las cuales han sido tomadas del censo de 2010 y del último reporte de la OCDE.
Veamos. De acuerdo con el censo, el grado de escolaridad promedio, para los mexicanos mayores de 15 años, es de 8.6; esto es, con la secundaria casi terminada.
A este bajo nivel educativo habría que añadir otro dato más terrible: en 1990, la cifra de este indicador era de 6.5, lo que significa que para avanzar un grado de escolaridad se han requerido 14.3 años.  
De continuar con ese ritmo, habría que esperar 48 años para que la población tuviese cubierto el bachillerato. Por ahora, sólo el 19.3% cuenta con ese grado y únicamente el 16.5% posee estudios superiores.
Si vamos al reporte de la OCDE para analizar la calidad educativa mexicana, las cifras son también sumamente desalentadoras: el 75% de los estudiantes de secundaria posee los niveles más bajos en habilidad lectora, matemáticas y ciencias, cuyos porcentajes son 0, 1 y 2, respectivamente. Además, el nivel de excelencia no la obtuvo ni el 1% del estudiantado.  
Especialista en el tema del empresariado mexicano, Quintana ofrece otra información reveladora: el 20% de los empresarios sólo tiene estudios de primaria y el 11% ni siquiera la terminó. Un 27% concluyó la secundaria y el 42% cuenta con bachillerato.  
La escolaridad de los dueños de empresas nos dice que el rezago educativo no se explica sólo por cuestiones económicas. Habría que ver cuáles son los niveles de estudio de nuestra clase política, pero podríamos adelantar una hipótesis: en un país donde impera la corrupción, se rebaja el valor de la educación porque no es un aspecto indispensable para ascender en la escala social.
Quintana cuestiona la insistencia de los políticos de impulsar la reforma energética, la hacendaria, la laboral o la de seguridad social, dejando en el olvido la reforma educativa que es prioritaria para el desarrollo del país.
Comparto su punto de vista, pero añadiría algo más. Elevar el nivel educativo no sólo es fundamental para incrementar la productividad mexicana, sino también para la convivencia social, la disminución de la violencia, la constitución de una ciudadanía capaz de participar en la solución de los problemas que la nación enfrenta.
Los políticos no han entendido, o no quieren entender, que la pobreza que más daña al país no es la económica, sino la educativa y cultural; es decir, la ignorancia.

*Miembro del Sistema Nacional de Investigadores
 




Lo más leído
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Firma Trump salida de Acuerdo Transpacífico 
Chocan 4 vehículos; hay 2 mujeres lesionadas
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Incentivan el pago del predial  
Inaugura Isadora Santiváñez casa de gestión 
Le niegan el permiso para salir con amigos y se quita la vida en casa
Prepara Hacienda precio máximo para gasolinas en febrero 
Se queda Chicharito sin novia y boda 
No se cancelarán los apoyos del Pronapred: Joselin Lozano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.37
Venta 21.87
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad