Wednesday 18 de January de 2017

Desde la época prehispánica

     10 May 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Antes de la Conquista, los aztecas rendían culto a la madre del dios Hitzilopochtli, la diosa Coyolxauhqui o Maztli, que según era representada por la luna.
“La conquista representó un encuentro entre dos civilizaciones que alteró la vida de los indígenas, significo un cambio en el pensamiento de ellos, entre tanto caos y desconcierto se perdió la cosmovisión de la maternidad y el parto que durante el período mesoamericano eran considerados una bendición de los dioses y era una finalidad natural de ser mujer, eso sin dejar de considerarse un acto heroico que rivalizaba con las hazañas de los grandes guerreros”. (León Portilla)
En el pensamiento indígena la maternidad es un estado natural de la mujer, el ser madre es propio de su naturaleza, el hecho de generar vida era la misión de las mujeres y una bendición de los dioses.
El origen de la vida es la función de los dioses, pero el Origen es un misterio que se convirtió en mito en todas las culturas y el mito le pone rostro de mujer a la fecundidad. Ya sea tierra o mujer, de ellas fluye la vida.
Las culturas mesoamericanas poblaron de dioses su universo para explicarse los cambios de la naturaleza y de los hombres, Tlalteu representaba a la madre diosa que tenía como fin dar vida a los dioses, pero de ella también nacieron los hombres.
Los habitantes de Mesoamérica centraban su atención y pensamiento en la creación y orden del universo y su relación con los astros, el sol principalmente, los consideraban reguladores del orden natural, en coordinación con las actividades de los hombres. Esta relación entre los astros y los hombres tiene como punto central la fertilidad como origen de la vida.
Los festejos de la maternidad entre los indígenas eran sagrados, la futura madre, recibía los parabienes de los familiares y amistades, mediante eventos establecidos, daba gracias y se ponía al cuidado de las diosas de la salud.
León Portilla resume en estas palabras, la consideración del status de las mujeres indígenas al convertirse en madres “… son seres continuadoras del trabajo de los dioses”.
 Esta bella metáfora encierra el homenaje que los indígenas rendían a la madre tierra y a las madres de los hombres, pues las consideraban como el alma de su hogar, de su familia.
Desde la época prehispánica la maternidad ha sido motivo de alegría y han existido muchas maneras de honrar a las madres, desde rituales como el que se celebraba en el cerro del Tepeyac en honor a Tonantzin, así como también se ha considerado una estrategia de mercadotecnia, lo cierto es que honrar a las madres es una obligación intemporal
Felicidades a las madres en su día.
*Integrante del grupo "Voces de mujer" presencia y transparencia




Lo más leído
Detienen en Tacuba, capital, a un hombre con una navaja y en vehículo robado 
Agresor en colegio de Monterrey anunció el ataque en foro 
Muere estudiante que disparó en colegio de Monterrey
Estudiante dispara a compañeros y maestra en colegio de Nuevo León
Se suma Alejandro Tello a la propuesta de reducción de diputados 
Autor de tiroteo en colegio de Monterrey padecía depresión
Fallece don Raúl Muñoz Popoca, destacado fresnillense
No toleraré actos de corrupción ni solaparé a quien viole la ley: Uc Jacobo
Denuncia el Supdacobaez el desvío de $100 millones por año, desde 2010 
Gallos Cedar representará a Zacatecas en la Liga Mexicana de Futbol Femenil
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.93
Venta 22.43
€uro
Compra 23.26
Venta 23.76

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad