Friday 24 de March de 2017

Desesperanza y suicidio juvenil

     8 Feb 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Cuando el dolor en el presente se vuelve insoportable y perpetuo, siempre existe el camino de la muerte. El suicidio es un mal que aqueja a las sociedades contemporáneas, acaso porque en un mundo atestado de gente se profundiza la sensación de vacío y de soledad, que lleva a la decisión de quitarse la vida.
Si la pérdida de un ser querido produce una intensa pena, la muerte por suicidio es infinitamente peor para los familiares, cuyo duelo se alarga tanto que parece no tener fin.
Según los especialistas, entre los padres y hermanos de quienes cometen este último acto de vida se gesta una serie de sentimientos que van desde la culpa a la vergüenza, del enojo a la sensación del rechazo social, de la depresión al cuestionamiento permanente sobre lo que pudo hacerse para evitar el desenlace.
Recientemente, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos han dado a conocer que sólo el número de accidentes y homicidios está por encima de la muerte por suicidio entre los jóvenes de 15 a 24 años, a nivel mundial. Además, considera que por cada suicidio de un joven hay por lo menos 25 intentos.
Las cifras que ofrece la Organización Mundial de la Salud son todavía peores. Esta institución señala que anualmente se quitan la vida cerca de 1 millón de personas y que el sector más vulnerable es el de los jóvenes, dado que el suicidio es la segunda causa de muerte entre la población de entre 10 y 24 años.
En México, alrededor de 5 mil 800 niños y adolescentes se quitan la vida al año. Según el INEGI, en la última década el número de suicidios en este sector aumentó al 31%, pero también se sabe que al año se realizan 10 mil 500 intentos suicidas. Para lograr su cometido, niños y jóvenes recurren a armas de fuego, navajas, raticidas y lugares altos desde donde se arrojan al vacío.
¿Por qué se suicidan niños, adolescentes y jóvenes cuando la vida apenas empieza para ellos? ¿Cómo puede alguien de tan corta edad tener la convicción de que no existe un futuro menos desolador que el presente vivido?
El suicidio infantil sólo puede entenderse por problemas familiares y sociales, tales como el abuso físico o mental, la agresión constante, la indigencia extrema. En los adolescentes, muchos de sus problemas surgen en el sinuoso camino de construir la personalidad, fortalecer la independencia y crear un mundo propio.
Algo se tiene que hacer al respecto. La sociedad no puede permitir que niños y jóvenes se quiten la vida por desesperanza y dolor existencial.

*Miembro del Sistema Nacional de Investigadores
bethsang@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.93
Venta 19.43
€uro
Compra 20.38
Venta 20.88

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad