Monday 16 de January de 2017

Detrás de una iniciativa

Tren Parlamentario

     28 Jan 2013 03:20:00

A- A A+

Compartir:

Todos los grupos parlamentarios del Congreso de la Unión están a tiro de piedra de que concluyan sus respectivas agendas legislativas y las den a conocer.  Se sumarán todas estas a la agenda que impusieron el Ejecutivo federal y los líderes nacionales de los tres partidos políticos con mayor representación: PRI, PRD y PAN, bajo el nombre de Pacto por México.
Una pregunta, sin embargo, se ha enseñoreado por el país: ¿Las del pacto y las otras realmente representarán los intereses de la mayoría de la población? La respuesta vendrá pronto. La gente conocerá esta semana a qué se atendrá con cada una de las fuerzas políticas representadas en el Congreso de la Unión.  
De hecho, las reformas de mayor calibre están cantadas ya. Lo hizo el mismo Enrique Peña Nieto desde que era candidato a la Presidencia.  Y han comenzado a barbotar, a la vera del camino de la República, reformas que acarrearán grandes consecuencias, como la energética y la hacendaria, entre otras.
El PRI ha anunciado que modificará sus estatutos, que prohíbe a sus legisladores legislar en favor de la privatización del petróleo.   Y ya el PRI y el PAN han hecho coincidir sus discursos en el camino de la generalización del Impuesto al Valor Agregado (IVA).
El debate sobre estas dos iniciativas gira en torno de dos argumentos: serán funestas para la población en general, según la izquierda representada por Andrés Manuel López Obrador, porque causarán grandes afectaciones sociales y económicas.
Serán iniciativas de trascendencia histórica, positiva y acordes con el siglo 21, ha justificado el  PRI, el partido que las empuja desde la Presidencia de la República, y para las cuales ha tenido como aliados tradicionales al PAN y al PVEM.
Un tercer aliado el PRI lo tiene desde hace un buen rato en el PRD, que se ha empecinado en jugar en la misma cancha y con las mismas reglas que ha dictado el Revolucionario Institucional a su conveniencia. Es un PRD al que muchos izquierdistas consideran desflemado y cínico, que olvidó sin rubor sus orígenes.
Además de estas iniciativas conocidísimas,  que al Ejecutivo federal le interesan por mucho que se realicen cuanto antes, sobrevendrá un gran manojo de otras  iniciativas, la mayoría propuestas por los diputados y senadores.
¿Entre estas iniciativas habrá unas que tengan que ver con el reforzamiento del desarrollo democrático en el país? Lo sabremos en unos días; pero no será sino hasta el 30 de abril -día de la clausura del periodo ordinario que comenzará este 1 de febrero- en que se sepa si sólo se presentaron para rellenar agendas o si lo hicieron con el propósito de aprobarlas.
Algunas de estas necesariamente tendrían que ser iniciativas que ampliarán la participación directa de la gente en los asuntos públicos, más allá del sistema de representación que tiene el sistema político mexicano.  
Tendrían que incluir los partidos políticos y el presidente Enrique Peña Nieto, entre sus acuerdos político-parlamentarios, iniciativas que vayan a reforzar la función de control político del Congreso de la Unión, como, por ejemplo,  el fortalecimiento de las instituciones encargadas de la rendición de cuentas,  el fortalecimiento de las facultades de las comisiones legislativas, la instauración de nuevos modelos de control del ejercicio del presupuesto, para que éste se realizara con grados de calidad suficientes para evitar tantas fugas de dinero, tanta corrupción y tanto desmadre en el ejercicio presupuestal de la Federación.
Tendrían que presentar iniciativas de reformas constitucionales y de leyes secundarias que tuvieran como propósito esencial el acercar entre sí a la legalidad y la justicia.  En México es de sobra conocido que las leyes tienden a no ser justas, a no obrar de acuerdo con la justicia. Y sí, en cambio, tienden a funcionar para el beneficio de minorías poderosas, expresadas en poderes fácticos legales y aun ilegales.  
Si los diputados y senadores estuvieran realmente dispuestos a  legislar para la gente -el elemento más importante de cuantos componen al Estado mexicano-, entonces estarían incluyendo en las agendas que ahora pergeñan, una gran revisión de leyes que atañen a las minorías sociales; porque es allí donde el derecho positivo mexicano expresaría con mayor claridad, si  la justicia figura en su esencia, en su espíritu.
Tendrán, sin duda, mucho trabajo los legisladores. Sólo faltará que ellos, a su vez, puedan sacudirse ese modelo parlamentario de México que ha respondido más a los intereses de las cúpulas partidistas que a ellos, como diputados y senadores, en lo individual.  
Veremos qué presentan estos días, tirios y troyanos. Y, de acuerdo con sus propuestas, para quién, quiénes trabajan. La Constitución en su artículo 51 mandata que para la nación... Veremos qué imprime cada uno de ellos en el lienzo de la realidad.

vicentebello1@hotmail.com
 




Lo más leído
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Abren Alcohólicos Anónimos región Norte 
Mineros, listo para recibir a Puebla en la Copa MX
Ajuste salarial sólo ahorraría 182 mdp; recorte para alta burocracia
Sin drenaje, algunas escuelas en municipios
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.64
Venta 22.14
€uro
Compra 22.97
Venta 23.47

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad