Tuesday 24 de January de 2017

Detrás del director, Salvador García y Ortega

     8 Jan 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • El maestro en su mejor labor, como director de la Banda Sinfónica del Estado de Zacatecas. El maestro en su mejor labor, como director de la Banda Sinfónica del Estado de Zacatecas.
Imagen de


Salvador García y Ortega es un personaje conocido en todo el estado por su labor como director de la Internacional Banda Sinfónica del Estado de Zacatecas, ya sea en los tradicionales conciertos de los jueves en la capital o en sus constantes giras hacia los municipios.
Sin embargo son pocos los que saben hasta qué punto su vida ha estado ligada a la historia de la banda, por la que siente un cariño que va mucho más allá de lo meramente profesional.
Puede decirse que la relación de la agrupación y el maestro García y Ortega inició varios años antes de que este naciera un 7 de noviembre de 1943, pues su papá, Juan Pablo García fue uno de los miembros fundadores de la banda y con el tiempo su director.

La música, su oficio nato
Juan Pablo aprendió música como un oficio dentro de un internado para huérfanos en Guadalupe y al convertirse en padre de familia quiso evitar que sus hijos se hicieran músicos porque creía que era un trabajo muy sufrido.
Fue por ello que los hermanos mayores de Salvador aprendieron el oficio del abuelo en Jerez, que era la sastrería, pero con él la historia fue diferente.
“Andaba mucho con mi papá, siempre tras de él, ya fuera en la banda o en la tesorería del estado, donde trabajaba por las tardes como ministro ejecutor, o sea el que cobraba”, recuerda el maestro de muy buen humor.
Con el mismo tono habla sobre el imprevisto por el que entró a la Banda en 1959, dos años después de que su papá se convirtiera en director.
Sucedió que el tambora de la banda pidió permiso para ir a visitar a su familia en Colima por unos días, entonces el maestro Juan Pablo dispuso que el cita de la banda se ocupara de la tambora, y que su hijo, al que llamaba Chavolín y tenía 14 años, la hiciera de cita.
El cita, como su nombre lo dice, era el encargado de citar a los músicos cuando tenían presentación o ensayo.
“Era cuestión de ir a dos o tres cantinas, y ahí los hallabas a todos, lo difícil era sacarlos”, dice el maestro otra vez entre risas.
“El caso es que el tambora no ha regresado de Colima y yo ya llevo 52 años en la banda”, agregó.
El maestro recuerda la constante batalla de su papá y los músicos, pues los mayores eran muy tomadores y los más jóvenes tocaban con otras orquestas para eventos sociales.
La banda que tenía 35 integrantes estaba casi siempre incompleta y ante esa situación el maestro Juan Pablo tomó un decisión que la transformaría.
“Hay que enseñar Chavolín, mañana empiezo, y con usted”, recuerda el maestro que le dijo un día su padre.
A partir de entonces el joven García combinó tres horas diarias de ensayo con sus estudios en la Escuela Normal, en donde atrajo a otros jóvenes a las clases de música.
“Era una enseñanza muy dura, mi papá nos aplicaba la misma disciplina con que él había aprendido en el internado, pero no rajábamos”, cuenta con tono serio.
Esa dureza y disciplina sería heredada por el maestro Salvador, quien divertido confiesa que tiene “a raya” a los cerca de 95 músicos que conforman la banda en la actualidad, lo que le ha valido apodos de dictadores como Hitler y Pinochet.
Los siete muchachos con que empezaron las clases caseras del maestro Juan Pablo, pasaron a ser 21 en poco tiempo, por lo que fue necesario instalar la escuela en la sala de ensayos de la banda, que se ubicaba en el Antiguo Edificio de Caminos, hoy la Fototeca.
La nueva banda de músicos
La nueva camada de músicos fue vista con recelo por los miembros más antiguos de la banda, que llamaban a esos jóvenes “Los entrenados de Juan Pablo”.
Sin embargo no pasó mucho tiempo antes de que “los viejitos” fueran desplazados por la sangre nueva.
“Teníamos empuje; el acabóse para ellos vino cuando se cambió el sistema y en lugar de tocar sólo cinco piezas en las presentaciones de jueves y domingo se empezó a tocar hasta una hora seguida”, platica García.
La renovación de la banda también se notó en la adopción de un repertorio más variado, que además de las clásicas marchas, vals, oberturas, introdujo danzones, cumbias y temas modernos.
“A la gente le gustó la nueva onda y cada vez nos llegaban más invitaciones para eventos en todos lados”, recuerda.
Continuando esa costumbre, el maestro Salvador sigue esforzándose por adaptar música moderna de muy variados estilos, ya sea rock o salsa, dentro del repertorio de la banda que es de mil 850 piezas.  
Pero no todo ha sido música en la vida del maestro Salvador García, pues después de terminar su carrera como instructor de primaria en la Escuela Normal se dedicó dos años a la docencia.

Su formación y vida
No conforme con ser normalista se inscribió al bachillerato, y al terminarlo entró a la carrera de Derecho, de donde se recibió como licenciado en 1980.
Entonces empezó a litigar especializándose en asuntos laborales, materia en la que tenía bastante experiencia por los años en que estuvo al frente del sindicato de músicos.
Aunque le emocionaba defender a los trabajadores, llegó un momento en que García debió elegir entre continuar con su carrera como litigante u ocuparse de la banda, de la cual era subdirector desde 1974 en la que su papá ya no rendía lo mismo debido a su edad y sus constantes problemas de salud.
A diferencia de su padre, el maestro Salvador quiso que sus hijos aprendieran música desde muy pequeños, fue así que su hija mayor, Elaine, desfiló con la banda a la edad de dos años tocando el pandero.
Mónica y Esaú, hijos de su primer matrimonio, también se integraron desde niños a la banda.
Pasados los años, Elaine y Mónica se convirtieron en las flautas principales de la banda, mientras que Esaú se encargó de las percusiones.
Además de ellos tres, García tuvo dentro de su primer matrimonio a Jasvet y Ana Victoria, multimedallista paraolímpica.
De su segunda esposa tuvo otros tres hijos, Juan Pablo, Guadalupe y Vielka, quien también es flautista.
“Se me fue”, dice García con la voz entrecortada al recordar la muerte de su hija mayor Elaine, y detiene súbitamente su relato.
“Es lo más malo que me ha pasado en la vida”, continúa.
Su hija murió en diciembre de 1987 de una infección provocada por una negligencia médica, y al regresar de vacaciones en enero y ver la silla de Elaine vacía, García confiesa que varias veces interrumpió  el ensayo para encerrarse en su estudio a llorar.
“Cómo sufrí, pero lo superé a chaleco”, afirma ya más tranquilo.
Una de las mayores cualidades del maestro García es precisamente su firmeza de carácter, ello quedó demostrado en la Procesión del Silencio realizada en marzo de 2011 y en la que una falsa alarma de balacera provocó una ola de pánico entre los contingentes que marchaban y los espectadores.
“Iba muy a gusto dirigiendo cuando escuché que algunos instrumentos se dejaron de oir, así que volteé enojado y en eso miré una turba de gente corriendo hacia todos lados”, recuerda.
Uno de los músicos lo golpeó accidentalmente y casi cae, pero fue el mismo hacinamiento de gente lo que lo mantuvo de pie.
Ante los gritos que alertaban sobre una balacera, un sacerdote se le acercó y le recomendó irse antes de que le dieran, sin embargo García mantuvo la calma.
“Recordé que el show debe continuar”, dice.
En esos momentos de confusión le dijo a su hijo que volviera a tocar y él trató de poner orden entre los integrantes de la banda que se habían refugiado en el Mesón del Jobito.
“Cuando la Banda volvió a tocar estaba toda desafinada, jodida, pero mientras avanzaba, la gente la animaba con gritos y aplausos desde la calle y los balcones, de repente se creció y sonaba muy bien”, así explica García el desempeño de sus músicos durante aquél viernes santo en que la banda del estado salvó la Procesión del Silencio.
 




Lo más leído
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
Uno tiene que buscar la manera de tener un peso más: Cortés Navia 
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Habrá matrimonios colectivos en Zacatecas
Cercano a Trump percibe ventajas para canadienses
A la mesa, todos los temas: Peña; anuncia decálogo para negociar con EU
Mejor esperar que renegociar TLC con Trump: Excanciller Derbez
Confirma CNS captura de un hijo de ‘El Azul’ en Culiacán
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.34
Venta 21.84
€uro
Compra 22.99
Venta 23.49

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad